La burocracia socialista favorece una crítica complaciente con límites predefinidos

Necesitamos las opiniones reales de las personas en la sociedad

Yo no soy militante, ni un cuadro destacado, ni diputado a la asamblea… pero no puedo desentenderme de la política