Por: José Amesty colaboración para La Joven Cuba

Mujer… hermoso nombre, cargado de Esperanza… Camarada, hermana, amiga y compañera… 

Al igual que otros días festivos, la sociedad capitalista ha banalizado el día Internacional de la Mujer, así como también lo ha comercializado. Lo ha convertido en un simple día para regalar, convirtiendo esta fecha en  una jornada de estimulo al consumo masivo e irracional. No esta mal, regalar, reconocer y resaltar la virtudes de ciertas mujeres en estos días, lo malo es cosificar al ser humano; además, de desvirtuar el hecho histórico de este día.

Hay toda una discusión en torno al verdadero día, así como a los hechos verdaderos de un incendio y la muerte de determinado número de mujeres. No deseamos entrar en los detalles de esta discusión, sólo queremos destacar el sentido indiscutible en relación a la dignificación histórica de las mujeres.

El capitalismo siempre a colocado a la mujer en minusvalía, siempre la ha relegado a las tareas domesticas de la sociedad. Hay toda una historia

Edmundo García Por Edmundo García

Era algo que conocía pero no había comentado por pudor; sin embargo, la periodista Rouslyn Navia Jordán lo hizo público el pasado miércoles 29 de febrero en un artículo para el periódico matancero Girón, titulado “Susana Pérez en los Estados Unidos ¿Una historia de sueños logrados?”. La periodista se refiere a la amarga entrevista que la actriz cubana ofreció a la mal llamada emisora Radio Martí a comienzos de año. No me voy a extender sobre su contenido pues lo ha resumido de forma inmejorable. Solamente quiero recordar que Susana Pérez dice que extraña a su público cubano en la isla, su presencia en la Televisión Cubana y el teatro de buena calidad, donde no hay que decir palabrotas o desnudarse por capricho del mercado sino por exigencias del arte.

Pero Susana Pérez no es la única figura de primera línea de la cultura cubana que se ve obligada a trabajar fuera de su especialidad artística en Miami; o dentro de la misma, pero en niveles inferiores a los que merece, tanto por trayectoria como por nivel de competencia. Si es que en Miami puede hablarse siquiera de una competencia capitalista según estándares norteamericanos nacionales.

Susana Pérez declara a dicha emisora que estaba administrando una clínica de belleza. Cualquiera puede verla además fuera de horarios de programación regular recomendando cirugías e implantes para mantener un rostro hermoso y otras vanidades. Administrar y anunciar no tiene nada de malo; lo peligroso es, como le dijo Manolín a Carlos Manuel cuando este abrió una discoteca (que al final cerró casi de inmediato), que los artistas no nacieron para eso, ni vinieron al mundo, y se supone que tampoco a Miami, para que solo ocasionalmente se ocuparan de su arte.

Excepto un caso que conozco bien, el del actor Reinaldo Miravalles y su esposa, que llegaron a Miami en busca de calor familiar porque aquí reside su único hijo, el resto se quedó fuera de Cuba confiando en que alcanzarían la cima del “star sistem” de los EE.UU. Esa es la verdad. Una verdad que más temprano que tarde se les convierte en una pesadilla difícil de reconocer y aceptar.

La misma Susana Pérez confiesa que

Por:  Julián Gutiérrez Alonso

 

Hace mucho nos vienen pidiendo que cambiemos de mentalidad pero casi nunca nos dicen como debe ser el cambio. Esta imprecisión nos lleva a que queda cual aplique su visión en ese cambio de mentalidad. Por tanto quisiera exponerles cual es mi visión.

Voy a brindarles un ejemplo que no quisiera que se tomara como una receta que haya que aplicar como la expreso y si, tomemos en cuenta la necesidad de pensar diferente alejándonos de las recetas capitalistas y acercándonos a soluciones comunistas.

Voy a partir de cómo actúa el sistema capitalista en la solución de los problemas económicos y sociales en algunas actividades muy conocidas. Por otra parte que hemos hecho nosotros en ese sentido. Y por último, como, en mi visión, deberíamos actuar para solucionar los problemas bajo la premisa que señalo en el párrafo anterior.

¿Cómo actúa el capitalismo en cuanto a la Educación Superior?

La educación superior en el capitalismo es elitista. El sistema busca controlar el acceso a la educación superior para poder asegurar un ejercito de trabajadores dedicados a tareas menores, sin los conocimientos necesarios que lo hagan comprender la explotación a que es sometido y por sus mecanismos económicos logra que fundamentalmente solo los de buena posición económica puedan acceder al conocimiento.