Rusia-Ucrania: raíces y escenarios

por Domingo Amuchastegui
Rusia-Ucrania

El actual conflicto entre Rusia y Ucrania estremece al mundo por su peligrosidad y complejidades, que se agigantan ante la injerencia sostenida y desplegada por EE.UU. Los medios saturan sus espacios informativos con noticias cada vez más alarmantes. Pareciera que estamos a punto de una monumental debacle mundial. Examinemos el caso lo mejor posible.

Raíces

Existen no pocos elementos que, históricamente hablando, ayudan a comprender la formación y expansión de la lengua, cultura, identidad y múltiples nexos psicosociales del mundo eslavo y de su núcleo protagónico principal: Rusia y la lengua rusa, desde su formación inicial en torno el siglo IX. Su corazón nace en Novgorod y Kiev —en lo que conocemos como El Rus—, y en especial a partir de este último enclave de urbanización, poder, expansión y unificación; hasta que, siglos más tarde, su primacía se desplaza hacia la región y ciudad de Moscú. Desde Alexander Nevski hasta la conocida novela Taras Bulba, así se conforma la Rusia moderna.

Entre los siglos XIII y XVI el Imperio Mongol (La Horda Dorada), se había enseñoreado sobre las tierras rusas —eran tiempos en que Ucrania, Bielorrusia y otros estados que hoy encontramos en los mapas no existían ni remotamente—, pero con su derrota a manos de los príncipes rusos, las amenazas e invasiones desde el este cesaron. Culminó entonces la unificación de Rusia y, a partir de aquí, —como hicieron todos los imperios de esos siglos— se inició su expansión por Asia Central, Siberia y las costas e islas del Extremo Oriente, y en dirección al Mar Negro.

No obstante, desde el siglo XVIII en adelante, fueron las monarquías y poderes imperiales de Europa Occidental los que, una y otra vez, atacaron e invadieron el espacio geoestratégico ruso. Desde Federico el Grande hasta Napoleón Bonaparte; desde los suecos, lituanos y fineses hasta la gran coalición de Gran Bretaña-Francia-Imperio Otomano que pugnaron, inútilmente, por despojar a Rusia de Crimea, un espacio de suma importancia para la economía rusa, dado su acceso al Mar Negro con puertos que no se congelan.

Luego vinieron —una vez más desde el occidente europeo—, los devastadores episodios de la primera y la segunda Guerras Mundiales. Razones de sobra para que la Rusia zarista del pasado, la URSS de su tiempo y la Rusia de hoy; hayan tenido y tengan enorme desconfianza hacia los desplazamientos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), bloque militar que desde los 90 del siglo pasado ha venido «reclutando» nuevos miembros del finado campo socialista hasta lograr colocarse a las puertas de Ucrania.

Este territorio (Ukrainía en sus orígenes) era identificado por un término que indicaba en lengua rusa: tierras fronterizas o zonas distantes hacia el oeste. Solo en el siglo XVIII comienza a emerger cierta corriente de identidad propia —como parte de las tendencias paneslavistas de la época— en oposición a la opresión zarista. Y cristaliza como Estado, con fronteras cambiantes durante años, en los inicios del poder soviético, tras 1917.

Rusia-Ucrania (1)

Manifestación ucraniana por la independencia en Khreshchatyk, en marzo de 1917.

En la década de los 90 del siglo XX, los primeros gobiernos de Kiev se resistieron a las tentaciones y ofertas para sumarse a la OTAN y alterar con ello el espacio inmediato de Rusia en sus fronteras occidentales. Estas delimitan hoy con las repúblicas bálticas (Lituania, Letonia y Estonia), Polonia, Bulgaria, Rumanía y Moldavia, y varios países del Cáucaso. Todos ellos miembros de la OTAN, hostiles a Rusia y con gobiernos que no pocos observadores caracterizan como neoconservadores y hasta fascistoides.

A lo interno, luego de 1991, Ucrania atravesó por un proceso similar al de otras ex-repúblicas soviéticas, identificadas por etapas iniciales en que las viejas estructuras del Partido y el gobierno de la época soviética dominaron la escena política —no pocos transformados en grandes magnates u oligarcas—, echando mano a sus recursos para perpetuarse en el poder.

En Ucrania eso estuvo simbolizado por los presidentes Leonid Kuchmá y Víktor Yanukóvich hasta mediados de la primera década del presente siglo, enfrentados a una creciente ola de descontento y protestas, donde confluían oleadas de generaciones jóvenes de muy diversas filiaciones (desde pro-fascistas seguidores de Stepan Bandera, el mayor y más sanguinario colaborador de los ocupantes nazis; junto a nuevos grupos socialdemócratas, socialcristianos, comunistas y otros).

Dicha situación se conjugaba con un intenso proceso de entrenamiento, asesoría y financiamiento en el terreno, por parte de las grandes potencias europeas y, en especial, de EE.UU. (Departamento de Estado, USAID, y otras instituciones públicas y privadas), que les aportaron más de sesenta y cinco millones de dólares, de acuerdo a medios de prensa de Europa Occidental.

Bajo el efecto de los diversos factores apuntados, el primer gobierno ucraniano, presidido por Víktor Yanukóvich, sería puesto en jaque por las dinámicas de confrontación y cambios. Esto culminó en una renovación del proceso político y electoral sobre nuevas reglas. Le llamarían «La revolución naranja» por el color que identificaba a los opositores.

De ahí emergió como ganador la figura de Víktor Yuschenko, que inició los tanteos para un desplazamiento total hacia Occidente, dio los primeros pasos de asociación con la Unión Europea y coqueteó con la posterior iniciativa de sumarse a la OTAN. A ello daría continuidad el siguiente presidente, Petró Poroshenko, que fue derrotado por el actual mandatario, Volodymyr Zelensky, en medio de un flujo y reflujo de partidos, bloques y alianzas de gran inestabilidad.

A Poroshenko en particular, le correspondió enfrentar las tendencias separatistas del oriente del país (zona del Donbáss) como reacción a sus inclinaciones pro-occidentales/OTAN y a la ruptura con el Patriarcado Cristiano de Moscú, al reforzar el papel de la Iglesias ucraniana y su crecientes nexos con el Papado.

Rusia-Ucrania (2)

Petró Poroshenko (Foto: Financial Times)

¿Por qué el oriente del país? Por una diversidad de factores de identidad, lengua, nexos económicos y demográficos, de profundo sentido de pertenencia, que hacen a esa zona proclive a enlazarse con Rusia desde los tiempos de la emperatriz Catalina de Rusia. Y para no olvidar el rol de la lengua rusa y sus muy diversas connotaciones, una breve anécdota: un tiempo atrás, la conocida encuestadora Gallup aplicó un instrumento en Ucrania, pero antes preguntó a los encuestados en qué idioma preferían contestar, si ucraniano o ruso. El 83% escogió el ruso.

Todo esto desembocó en los conocidos episodios bélicos acaecidos en la zona del Donbáss (2013-2014), que culminaron en la autodeterminación de las repúblicas de Lugansk y Donetsk, y su separación del gobierno de Kiev.

Tal desenlace fue consagrado por los Acuerdos de Minsk (2013-2014) —pactados entre Rusia, Ucrania y la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE); respaldados mediante una declaración de apoyo por Francia, Alemania y Rusia—, que continúan pendientes de materialización hasta que no se produzca una solución efectivamente concertada para su puesta en práctica.

Durante semejante conflicto, Rusia decidió apoyar a los separatistas de Luhansk y Donetsk, y avanzar sobre Crimea, donde se hallan los puertos y bases de Sebastopol y Odessa, incorporados unilateralmente a Ucrania en los años 50 bajo la égida de Nikita Jruschov.

Fue a partir de esta coyuntura que EE.UU. y la UE aplicaron sanciones múltiples a Rusia desde el 2014, e impulsaron —como nunca antes— la captación de Ucrania para las filas de la OTAN, sobre todo con el beneplácito del nuevo presidente, Volodymyr Zelensky. Paralelo a ello, el despliegue de fuerzas y medios militares de la OTAN en Ucrania y Estados vecinos se incrementarían a ritmo diario.

Tienen al mundo en vilo, tan preocupados como cuando la famosa Crisis de Octubre de 1962. Washington lleva meses anunciando la invasión rusa a Ucrania para justificar sus propias acciones agresivas. El nudo gordiano o meollo del conflicto en su etapa actual descansa en un tema crucial: ¿se suma o no Ucrania a la OTAN?

Preguntémonos: ¿hay razones de sobra o no para que Rusia se alarme y despliegue medidas defensivas apropiadas, tanto militares como político-diplomáticas? La dirigencia rusa ha reiterado que la incorporación de Ucrania a la OTAN es una amenaza directa a su seguridad y a la de su espacio geoestratégico.

¿Es necesario o no que exista una zona de neutralidad, un espacio de eventual contención, una suerte de Estado-tapón (buffer state, como se identifica en inglés), que separe y aleje a los potenciales contendientes? ¿Exageran los rusos, juegan a la guerra o asumen una postura justificada? ¿Qué razones o justificaciones pueden ser aceptables para colocar la OTAN a las puertas de Moscú?

Rusia-Ucrania (3)

Volodymyr Zelensky durante la toma de posesión de su cargo como presidente (Foto: EPA-EFE)

Ninguna. Ya han avanzado de sobra en los últimos treinta años y nadie en su sano juicio se explica por qué un bloque militar de tal envergadura, el único en su tipo a escala mundial, sobrevivió injustificadamente al fin de la primera Guerra Fría —pues ya andamos de lleno en la segunda— con el colapso de la URSS. Hoy esa OTAN asedia en su totalidad las fronteras de Rusia.

Invito a los lectores a que revisen un mapa con el sistema de bases militares norteamericanas en el mundo y vea lo que ahora pretende en las narices mismas de Rusia para que comprueben con creces lo que planteo.

Escenarios

Los llamados politólogos, en especial los norteamericanos, son muy dados a la «construcción» de escenarios posibles, a especular de manera argumentada en qué posibles direcciones puede derivar el conflicto actual; o sea, ¿qué puede ocurrir o no?  Siguiendo su estilo, propongamos algunos:

1. El conflicto desemboca en una confrontación, limitada o generalizada, con el empleo de medios nucleares. Altamente improbable debido a sus devastadoras consecuencias para ambas partes. Hasta hoy ha prevalecido la más plena conciencia de que tal conflagración plasmaría la teoría post-era nuclear e implicaría la Destrucción Mutua Asegurada (DAM o MADen inglés).

2. Tendencia a apaciguarse y negociar un arreglo (similar al desenlace del 2013-2014). Mucho más probable ahora, pues en Europa se abre paso un estado de conciencia contrario a forzar la expansión de la OTAN, teniendo como promotores a Francia y Alemania, que impulsan activamente un desenlace negociado. A lo que se suman duelos verbales y posibles negociaciones en el ámbito de la ONU.

No puede olvidarse que ambos países son piezas clave dentro de la OTAN. El propio Zelenski parece estar  moderándose y llamó en días recientes a «no crear pánico entre la población», agregando que «No consideraba ahora la situación más tensa que antes. La gente en el exterior cree que hay una guerra. Este no es el caso».

En dirección similar se ha pronunciado el presidente de Croacia, Zoran Milanovic, que criticó el proyecto norteamericano de incorporación de Ucrania a la OTAN y con ello de «desestabilizar la situación geopolítica de la región». Dicho mandatario ordenó el retiro de tropas croatas en Polonia, acusó a su propio primer ministro, Andrej Plenkovic, de «ser un agente de Ucrania»,  y apuntó a un ángulo válido cuando afirmó: «Esto no tiene que ver con Ucrania o Rusia, sino con las dinámicas de la política interna de EE.UU.».

No se puede pasar por alto que la administración Biden busca contrarrestar los efectos de descrédito como consecuencia de su desastroso manejo de la retirada de Afganistán, mientras que Trump y sus partidarios procuran capitalizar los beneficios de semejante desastre.

Rusia-Ucrania (4)

Presidente de Croacia, Zoran Milanovic (Foto: EPA-EFE)

3. La actual situación económica tiende a empeorar y con ello se refuerza el segundo escenario. Brevemente: a. El pánico al que bien alude Zelensky, agrava el deterioro económico de Ucrania desde hace dos años y mantiene alejada a la inversión extranjera; b. Las operaciones económicas —comercio e inversiones— de la UE en Rusia (en especial de Alemania y Francia) comprenden operaciones enormes; c. Un porciento muy elevado de la seguridad energética de Europa Occidental —máxime ahora que comienzan a desmantelarse las plantas de energía atómica en Alemania—depende de los suministros de gas y petróleo de Rusia.

¿Arriesgar todo esto por las maniobras de Washington de forzar la entrada de Ucrania en la OTAN? No parece que le beneficie a los principales actores económicos de Europa Occidental y los rumbos que deban impulsar o no en contra de Rusia.

4. El gobierno de Zelensky —asumiendo el eventual apoyo de EE.UU, indirecto o directo— decide avanzar militarmente sobre los separatistas de Lugansk y Donetzk —los que contarían seguro con apoyo, directo o indirecto, de Rusia—, a fin de recuperar dichos territorios.

Se origina un conflicto local limitado, cuyo desgaste obligaría a las partes a regresar a los esquemas de negociación definidos en los Acuerdos de Minsk como punto de partida con vistas a un arreglo más abarcador y viable. Escenario que cuenta con muchas probabilidades, pero que cede terreno a la esfera político-diplomática que propugnan Francia y Alemania, ahora con la incorporación de la ONU como marco negociador auxiliar.

5. Un incremento en escala hacia un conflicto local generalizado que involucre directamente las fuerzas militares convencionales de Kiev y Moscú, y que eventualmente incluya también fuerzas convencionales limitadas de la OTAN (países miembros fronterizos con Ucrania), configurándose un conflicto con muchas similitudes al de la desintegración de Yugoslavia en los 90 del siglo pasado y en algunos aspectos a aquellos que se desarrollaron en las repúblicas del Cáucaso en la misma década. Escenario probable en caso de fracasar los procesos de negociación y mediación.

6. Viraje interno en Ucrania. Los servicios de Inteligencia británicos han denunciado que Moscú alienta una suerte de giro político interno en Kiev. Parecen descubrir el agua tibia. No puede omitirse que en Ucrania la oposición a Zelensky, en número y fuerza, es todavía apreciable (no solo de partidarios pro-rusos), incrementada por el rechazo creciente a un conflicto militar y al deterioro económico en ascenso.

¿Cómo se refleja esto en el seno de las fuerzas armadas ucranianas? Alrededor de ello hay un sinfín de especulaciones y rumores, pues los militares ucranianos saben perfectamente que sucumben en caso del escenario (5). Todo esto puede repercutir muy negativamente para Zelensky, y la combinación de tales elementos bien pudiera dar lugar a choques políticos de envergadura, que precipiten la caída de Zelensky y produzcan un vuelco político que rechace la opción de sumarse a la OTAN y avancen hacia nuevos desenlaces pactados.

No creo que tengamos que esperar mucho para conocer cuáles de los escenarios anteriores prevalezca o se combine. Imposible olvidar que EE.UU. está en un año de elecciones de medio término, donde se define el control del congreso, y Biden se ubica en una situación política en extremo precaria que lo obliga a tratar de salir lo mejor parado posible de este conflicto.

27 comentarios

Manuel* 9 febrero 2022 - 8:58 AM

Supongo que Putin se defiende porque teme que Ucrania ataque a Rusia e intente conquistarla. De risa.

dario 9 febrero 2022 - 9:22 AM

ante todo,no me explico la mania de los cubanos “hombres nuevos” de admirar y perdonar a Rusia y sus intervenciones.Rusia ha pasado del sistema Imperial de gobierno zarista a gobierno imperial de gobierno comunista,para terminar con un gobiero absolutista que sigue las politicas intervenconistas y totalitarias de sus antecesores.Por que un cubano seria partidario de la rusia de putin ? No le basta con el totalitarismo cubano ?Los paises del este europeo tienen temor del expansinismo que una vez los eslaviso y ahora amenaza de nuevo,con diferentes caretas,la rusia de Putin no ha sido capaz de crear un estado liberal,de derechos para todos y florecimiento economico…..sigue la herencia imperial y lo peor de todo,en el interior sigue los metodos represivos para mantener una oligarquia que,si no es comunista,si es totalitaria e imperial.Ya Ruia invadio a ukrania,mantiene un estado de amenaza latente y hay que pararle los pies,,,,,Y quien lo hara ?? Los mismos que han ayudado a los europeos en las dos guerras mundiales y que rehicieron a Europa y lo convirtieron en un continente de paz ylibertas,Ukrania es un pais agredido por rusia….hay que defenderlo y si putin quita el gas a europa,en otras partes hay gas…..Tener a la Rusia de Putin como Paradigma cubano es muy ,pero que muy negativo.

ivan 9 febrero 2022 - 9:36 AM

saludos y respetos a todos, una pequeña, los rusos no pueden hacer eso porque no tienen dinero, los gringos si, ya que ocupan militarmente siria sin el beneplacito de ninguna organizacion o pais y sin la anuencia de siria, por lo que se dedican entre otras cosas a proteger a los terroristas buenos o afines y a ROBAR DESCARADAMENTE EL PETROLEO QUE LE PERTENECE AL PUEBLO NO AL GOBIERNO SIRIO, por eso tienen dinero para todo eso y mas.

pasen un buen dia y gracias de antemano a la joven cuba.

dario 9 febrero 2022 - 10:38 AM

sr. Ivan : sabe usted cuato petroleo y gas hay en los EEUU ?? Basta de ese cuento del petroleo !!!

Oscar+Alvarez 9 febrero 2022 - 10:16 AM

USA tuerce los argumentos y reduce la cuestion a un diferendo Rusia Ucrania. No, es unconflicto entre Rusia y la OTAN-USA. Rusia no ha dicho que se siente amenazada por Ucrania sino por la progresiva expansion de la OTA hacia el este y que pretendan usar Ucarania como base de missiles que podrian atacar a Rusia en pocos minutos. Preguntese ud. cual es el proposito de la OTAN y por que existe la OTAN.

Manuel Figueredo 9 febrero 2022 - 10:50 AM

Siempre que hay un conflicto en el mundo la culpa la tienen los EEUU, pero para beneficiarse de él, no es el Ogro de la película.
Por eso, están pidiendo el agua por señas.
¡ Señor, apacienta mis corderos !

Oscar+Alvarez 9 febrero 2022 - 10:28 AM

Cuanta generosidad. Pero si es una forma de penetracion carente de otro proposito que no sea el de influir. Los Ucranianos que viven en el Donbass por varias generaciones rechazaron un golpe de estado orquestado por USA que por confesion propia, invirtieron 5 billones a lo largo de 5 anos, para promover un regime change derrocando a un presidente democraticamente electo. Recuerda usted que Polonia rechazo la propuesta de ayuda militar de la URSS ante la amenaza alemana o acaso se olvido que durnte la ocupacion Nazi de los paises balticos se crearon batallones adscritos a las SS que atcaron a la URSS y colaboraron en el envio de judios a los campos de concentracion. Rumania, Slovaquia y Hungria se unieron a la invasion de la URSS y cometieron atrocidades sin cuento. La historia no es tan simple.

dario 9 febrero 2022 - 10:36 AM

estimado sr.Oscar :seguro usted es uno de los que aun condenan la anexion de texas a los EEUU,verdad ?? Y sabe usted que paso en texas ?? Y estamos hablando de casi la prehistoria. Con la diferencia que hoy,los mejicanos van en masas para texas y los ukranianos no para el dombass,region en donde se prectico una inyeccion de poblecion rsa,al igual que en todas las “republcas ” satelites de la URSS como hacen los chinos con la etia Han……

cubano47 9 febrero 2022 - 10:45 AM

El rus es lo que los esvandinavos se referian a los habitantes del este, a mediados del siglo IX y hasta el siglo XII los vikingos convirtieron la ciudad en un punto comercial entre Escandinavia y Constantinopla luego, llegaron los mongoles y en 1320 paso a manos de Lituania y tambien Polonia. La relacion con rusia fue a partir de1686 cuando el ejercito de Zar ocupo la ciudad. En 1917 declaran la Republica independiente de Ucrania hasta que en 1921 pierden la guerra, los bolcheviques ocupan el pais y en 1922 paso a ser RSSU. Hago este resumen Ya que el articulo parece querer demostrar que Ucrania siempre ha sido rusa.

Manuel Figueredo 9 febrero 2022 - 11:09 AM

Los ladridos de Putin, con el conflicto de Ucrania llegaron hasta Maduro y Díaz Canel.
Pregunto si las alianzas llegan al extremo de que estos dos países se vean obligados a enviar tropas, si el conflicto llega a su clímax.
Yo, no lo dudaría, pues si lo hicieron con otros
países, que no harían por la Rusia comunista, ahora en fase capitalista. Espero que el pueblo Cubano no lo involucren en ese problema.
Esperemos que NO.

José A. Huelva G. 9 febrero 2022 - 11:41 AM

No creo que Rusia se meta en Ucrania. Lo que estamos viendo actualmente no es mas que presión de los Medios de Comunicación. Ucrania que ya era el país mas pobre de todas las ex-republicas sovieticas de Europa del Este ha recibido el apoyo de la OTAN (que si bien no la quiere en su seno) ha puesto en el territorio tecnología militar de avanzada desde drones fancy turcos hasta buques antisubmarinos, pasando por asesoría de muy alto nivel y tropas especiales de todas las naciones. Solo les queda aprender a manejar bien todo lo que le han dado. Se estima que en caso de agresión los rusos pasarían, pero tendría un costo bien alto. Y son esos costos los que la economía Rusa actual sabe que no puede mantener en el tiempo.
Los países del Este de Europa se han sumado a la OTAN porque buena parte de ellos recibió agresiones de Rusia (la URSS) en el pasado, bien terroríficas (Esa parte de la historia, no se cuenta mucho en Cuba). En el Norte de Polonia esta en enclave de Kaliningrado que es territorio ruso, pero además es una superbase militar donde tienen todos los misiles rusos de última generación. Un ataque ruso desde esta base alcanzaría las ciudades europeas mas alejadas en 40 mins (no incluye el último armamento supersónico ruso). Y ya saben lo que hay dentro de los misilitos… ¡III Guerra Mundial!. La capacidad de respuesta de Europa es mucho mas lenta, (según un debate en la TV alemana hace 2 días). En Guerra electrónica los ejércitos de Rusia, China (que ya saben de parte de quien estará), e Israel son los mejores del mundo. Los rusos hasta amenazaron con volver a poner misiles en Cuba (ya tenemos la experiencia de la Crisis de Octubre del 62). Y sabemos lo que eso significa.

¿Cuál es el camino hacia la paz? ¡Negociación! Y dejarle claro a los rusos que no aguantarán la ola de sanciones por venir si atacan Ucrania.

Oscar+Alvarez 9 febrero 2022 - 1:02 PM

Noto un sentimiento anti-Ruso y una admiracion hacia los USA que es puro prejuicio y falta de capacidad para analizar un articulo bien fundamentado y aclaratorio de las raices del conflicto y sin tomar partido por uno u otro bando. Muchos lectores siguen viviendo en el viejo stadium del Cerro y solo contemplan un partido Habana- Almendares.

dario 9 febrero 2022 - 1:16 PM

por que cuando un izquierdita ve algo contrario a lo que piensa ensegida empieza a descalificar como imbeciles,mercenarios a todos los que asi piensan ?? Por que no ve claro que en este caso la potencia agresora y ameazadora es Rusia ??Por que no ve claro que estos paises que fueron esclavizados or la URSS y sus agentes no quieren confiar en Rusia ??

José A. Huelva G. 10 febrero 2022 - 12:48 PM

OSCAR+ALVAREZ, ud no necesita notar mi sentimiento anti-ruso, yo se lo digo directamente: No comulgo con los rusos. Yo vivo en Europa del este y por razones de trabajo he tenido la oportunidad de vivir un poco en casi todos los países de la antigua “area de influencia soviética”. El rechazo a los rusos es general. ¿Porqué? Pues por la ola de abusos que en aquellos tiempos hicieron con todas estas naciones. ¿Sabe usted cuales son las naciones mas pro-rusas en Europa del Este? Bielorrusia y Ucrania. También son las que peor están económicamente hablando y en el caso Ucraniano está peor incluso que ex-repúblicas rusas del area asiática (para que no me vayan a hablar de la influencia de la Unión Europea ahora).Los rusos no solo j.. a todos esos países (Cuba incluída) en la era soviética, lo siguen haciendo hoy día. Los cubanos de izquierda suelen descargar su odio contra EEUU por el embargo, pero la verdad es que nunca hemos sido atacados directamente por ellos. A día de hoy, si alguien prepara en EEUU una expedición con armas para liberar a Cuba, estará automáticamente preso. Sin embargo los cubanos pusimos en el 62 armas nucleares rusas en nuestro territorio para atacar EEUU y casi desatamos la III GM. Si las armas llegan a estar en poder de “Satanás” no estaríamos hablando aquí. Peor, esos malos malignos, con sus mas malos y malignos sentimientos lucharon una guerra contra España que los mismos cubanos no queríamos luchar. Lo hicieron con sus luces y sombras, pero gracias a eso pudimos tener Independencia. Es verdad que no la supimos mantener, pero al menos algunos lograron saber que era eso en Cuba. A día de hoy, hay un sentimiento anti-ruso acá que mayor que el sentimiento anti-alemán por los desmanes de la II GM. ¿Cree usted que es por gusto?

Dany 9 febrero 2022 - 11:53 AM

Vamos, que si Rusia invade Ucrania, no esta haciendo mas que ejercer un derecho a su “espacio vital” jajaja lo que hay que leer…

Este parrafo me encanta:
…Durante semejante conflicto, Rusia decidió apoyar (mas no subvencionar y financiar) a los separatistas de Luhansk y Donetsk, y avanzar (mas no invadir) sobre Crimea, 

Se habla de autodeterminacion de Lugansk y Donetsk..
Pero no vale la autodeterminacion si es Ucrania quien quiere unirse a la OTAN ante el temor mas que fundado (y que en este articulo se roza la justificacion) de una invasion rusa..
Se habla de las 2 guerras mundiales como justificacion del “temor” del desplazamiento de la OTAN o sea como que occidente es el unico que invade y se olvida MUY CONVENIENTEMENTE a Finlandia, el reparto de Polonia con los nazis, la ocupacion de las repúblicas del europa oriental, Afganistan y claro, pq no, Crimea…
El doble rasero es gigantesco…

Oscar+Alvarez 9 febrero 2022 - 1:06 PM

La Historia contada por Selecciones del Reader’s Digest.

Observador 2021 9 febrero 2022 - 12:45 PM

Quien no la debe, no la teme. El temor de Rusia de ser atacada se basa en la repulsa que les provoca a la inmensa mayoría de sus vecinos del continente europeo, a partir de la vocación imperial de los rusos desde su constitución como nación. Preguntele a un polaco por un ruso y recibirá la misma respuesta de un vietnamita si le pregunta por China. Estas dos naciones, de enorme pedigree imperial, son peores que los Estados Unidos, un benjamin al lado de esas dos potencias, sin intención de eximirles de intromisión en todas partes. Rusia, en su temporada como Union Sovietica no tuvo reparos en ocupar todo el este europeo tras la II Guerra Mundial, como tampoco lo tuvo en ocupar Crimea y subvertir todo el Donbas ucraniano y sobran ejemplos de como acaba con cualquier idea de autonomía o independencia en su territorio. No es moral exigirle a Ucrania que renuncie a su derecho a protegerse y aliarse a quienes le garanticen su independencia y estabilidad con tal de no molestar o asustar a Putin. Creo que nadie en su sano juicio se imagina una invasion o ataque militar a Rusia sin que esta lo provoque, y la OTAN no se prestaría para eso. Pero se sabe que Rusia considera a Ucrania como su patio trasero y nunca la reconocerá verdaderamente como pais independiente. Aunque no es el tema, no olvidar que los chinos no reconocen el derecho de Taiwan a existir, y aun con todo su extenso territorio, están rellenado en el mar para aumentar su dominio en el area. Su vocación imperial la desarrolla no por su rama militar sino por la económica, lo que les hace menos violentos.

Esperemos los acontecimientos. De hecho, la respuesta de Occidente ha frenado a Rusia y si además logran independizarse del gas ruso, Ucrania será un poco más libre y más segura. Aunque su poderoso vecino siga pensando en su ilegítimo derecho de exigir respeto mientras no cesa en pisotear o escrutar los de sus antiguas “colonias”.

Oscar+Alvarez 9 febrero 2022 - 1:17 PM

Observador: Las Republicas del este de europa participaron en la invasion Nazi a la URSS y no fueron invadidas tras la 2nda. guerra sino que la guerra se siguio librando en esos territorios hasta la caida de Berlin. Era justo, aunque luego se cometieran errores y hasta crimenes, no peores que los cometidos por las otencias coloniales Europeas en Asia, Africa y America, que la URSS se procurara un cituron de seguridad ald derrotar a esos aliados del Nazismo. Si, hablamos mucho de los crimenes de Stalin, pero nunca de las intevenciones y agresiones Norteamericanas y europeas contra la URSS, ni de los crimenes cometidos por el Imperio Britanico, Francia, Espana, Portugal, etc contra poblaciones indefensas. Has observado la historia que nos ha contado Hollywood y no la verdadera y muy sangrienta de esos que hoy se dan golpes de pecho y hablan de libertad y democracia. Como decia el comediante George Carlin: Un grupo de hombres blancos duenos de esclavos nos dijeron que todos lo hombres nacimos iguales.

Observador 2022 9 febrero 2022 - 2:22 PM

Oscar: El ominoso tratado Ribbentrop-Molotov no deja lugar a dudas y al amparo de este, Polonia y Checoslovaquia fueron atacadas y la URSS se anexó en 1939 parte del este de Polonia y también de Finlandia. Del accionar de los sovieticos en el este europeo tras el fin de la II Guerra Mundial no vale la pena, la respuesta de todos esos pueblos es evidente. Le invito a poner en una balanza lo que se ha dicho en Cuba en los últimos 60 años sobre los crimenes de Stalin y lo que se ha divulgado sobre los crimenes y abusos de las potencias occidentales en cualquier sitio, el resultado es exactamente lo contrario de lo que Ud. sugiere. Y aunque lo siguiente no lo dijo George Carlin, también hay un grupo de hombres con poder (como todos los dirigentes de ideologia marxista) que nos dicen que todos los hombres somos iguales.

AMD 9 febrero 2022 - 12:58 PM

¿Esto La joven cuba o una filial de RT?

Manuel Figueredo 9 febrero 2022 - 1:39 PM

AMD diste en la mera cabeza del clavo, es una vieja añoranza, de algunos aquí por RT difunden las noticias al viejo estilo ruso y después despotrican contra los EEUU, que a
lo mejor los viste y los calza, aunque sea de trasmano.

Manuel* 9 febrero 2022 - 3:01 PM

Hablando de Rusia, Vladímir Zhirinovski, líder del ultra nacionalista partido ruso LDRP y entusiasta de la vacuna sputnik, de la que recibió 7 dosis, hospitalizado con COVID, con más del 50% de los pulmones afectados.

La noticia en ruso: https://www.rbc.ru/politics/09/02/2022/62039e349a7947ebd953e084?utm_source=twitter&utm_medium=social

Si no sabes ruso tienes que conectar un traductor.

Joaquin Benavides 9 febrero 2022 - 7:41 PM

Amuchastegui, Muy buen analisis. Pienso que Rusia no puede ceder, ni va a ceder en especial con respecto a Crimea.

Nilda Bouzo Torres 10 febrero 2022 - 1:36 AM

INTERESANTE

MAURICIO DE MIRANDA 10 febrero 2022 - 9:04 AM

Me gustaría hacer algunos comentarios al artículo de Amuchástegui, tanto desde el punto de vista histórico como desde la situación geopolítica actual. Respecto a las cuestiones históricas, es cierto que La Rus de Kiev fue el origen de la nación rusa, que luego cedió en preponderancia ante los principados de Novgorod, Suzdal y Moscovia que fue la que logró unificar los territorios eslavos del Este bajo su égida, se convirtió en Gran Principado y luego en Zarato (Imperio después de Pedro el Grande). El principado de Moscovia pasó de vasallo de la Horda de Oro a someter a ésta a vasallaje. La disolución de la Horda de Oro, llevó a la formación de pequeños kanatos, entre ellos el de Crimea que estuvieron en medio de las disputas geopolíticas entre Rusia y el Imperio Otomano. A partir de Iván IV “El Terrrible” y especialmente en las épocas de Pedro I y Catalina II, Rusia busca su lugar como un gran imperio europeo y para ello rivaliza con los demás poderes de las épocas respectivas, entre ellas Suecia, la “República Dual de Polonia-Lituania” (Reczpospolita), Prusia, Austria y el Imperio Otomano. También Gran Bretaña y Francia estaban interesadas en frenar el avance de Rusia como poder europeo. Me llama la ateción que se pretenda legitimar unos intereses imperiales sobre otros. Cuando Suecia y Rusia rivalizaron por el dominio de la región del Báltico se trataba de una rivalidad entre poderes imperialistas, pasando por encima de los intereses nacionales de los territorios objeto de los conflictos. Lo mismo cuando Rusia avanza hacia el Cáucaso suprimiendo la independencia de Georgia, rivalizando con Persia y con Turquía la influencia sobre Azerbaiján, o hacia el sur para acceder al Mar Negro, a costa del Kanato de Crimea y sacando de paso a Turquía de la zona. Ciertamente Jruschov hizo una “cesión alegre” de Crimea desde Rusia para Ucrania porque no pudo imaginarse que algún día fueran dos estados independientes. No es el caso de Odessa. Odessa no fue cedida a Ucrania, sino que fue incorporada a ella cuando se creó la RSS de Ucrania. Claro que era parte de Rusia dentro del Imperio Zarista como lo era toda Ucrania y los demás territorios incorporados. No puede negarse que en Ucrania había sentimientos nacionalistas pero su debilidad la hizo pasto de sucesivas reparticiones entre Rusia, Polonia y Lituania. La última de ellas, fruto de la guerra ruso-polaca de 1920 creó una línea divisoria entre la “Ucrania Rusa” (mayoritariamente ortodoxa) al Este y la “Ucrania Polaca” (significativamente católica) al Oeste. Históricamente, la nacionalidad ucrania, su lengua, cultura y costumbres fueron sometidos por algú poder extranjero. Trataron de independizarse en 1918, a partir del decreto sobre la autodeterminación promulgado por el gobierno bolchevique (como hizo Finlandia) pero estos intentos fueron aplastados en medio de la guerra civil que afectó a Rusia entre 1918 y 1921. Ahora bien, siguiendo la línea de análisis de entender este conflicto desde claves geopolíticas entre potencias imperialistas, considero necesario destacar que no hay imperialismo bueno o malo, no existen intenciones imperialistas válidas y otras no. El imperialismo debe ser condenado a menos que se adopte una posición favorable a algún pro-imperialismo, sea el estadounidense, el ruso o el chino para solo mencionar a tres de los actuales. Me gustaría preguntar … ¿La OTAN ha adoptado una estrategia expansionista hacia las fronteras rusas o los países fronterizos con Rusia temiendo a su goloso vecino han decidido colocarse bajo el paraguas de esta organización como mecanismo de protección? Yo respondería que ambas. Sin embargo, esto no sería un problema si Rusia fuera un aliado en lugar de ser un “enemigo”. Y me refiero a que sea un aliado en la lucha contra el terrorismo internacional, por ejemplo. Pero la práctica de política exterior de Rusia, sobre todo desde que Putin está en el poder ha sido claramente expansionista. Lo demuestran sus acciones ocupando parte del territorio de Georgia (Osetia del Sur y Abjasia), su evidente apoyo a los intentos secesionistas de Donetz y Lugansk, mientras al mismo tiempo no apoya la independencia de Kosovo e impidió militarmente la secesión de Chechenia. Con esto no estoy tomando partido por el imperialismo estadounidense, sin embargo, creo necesario poner las cosas e la perspectiva de analizar estas crisis como conflictos entre potencias imperialistas.

Julia Rodríguez 10 febrero 2022 - 10:26 AM

EUA, en éste conflicto, generado por ellos y sus aliados de la OTAN, ha sustituido la sensatez,con arrogancia, amenazas y sanciones, pretendiendo tratar a Rusia cuál si fuese una “República bananera”, de su “patio trasero o del delantero”, en lo cual se equivocan totalmente. Eso, es lo primero a tener en cuenta.
Por otra parte, quien está rodeada de Bases Militares de la OTAN y de los norteamericanos, es Rusia, que por supuesto, también tiene Bases Militares en su Territorio y en el de sus aliados dentro del bloque europeo, entre otras cosas, porque no pueden ser tan tontos, ni tan ingenuos, como para no hacerlo, máximo cuando es claro, que ni la OTAN, y mucho menos los EUA, asumen con seriedad y responsabilidad, los Acuerdos y Tratados.
Desde hace rato la OTAN y los EUA han estado concentrando tropas y armamento, en Ucrania, en la frontera con Rusia, por lo que Rusia ha respondido, desde su territorio, y desde el Territorio de algun aliado, con el despliegue de similares efectivos.
Ahora, “el pollo del arroz con pollo”, hablando en buen cubano, está en que Rusia no puede servir de inocente y tonta observadora, cuando está viendo cómo con el despliegue de las fuerzas militares de los EUA y la OTAN, se están instalando elementos del sistemas antimisiles global de EUA, cerca de sus fronteras, ya también emplazados en Rumanía, y en vistas de emplazarse también en Polonia, lanzadoras MK-41, adaptadas al sistema de ataque Tomahawk, ya que de emplazarse éste tipo de armamento en Ucrania, su tiempo de vuelo hacia Moscú se reduciría a 7-10 minutos, y a solo 5 si desplegaran armas hipersónicas, lo que significaría un grave desafío para la seguridad de Rusia.
Por tanto, es justa, lógica y real la preocupación de Rusia.
Si los rusos, previo acuerdo con Cuba, Venezuela y Nicaragua, hiciese lo mismo, qué pasaría? Quién le aguantaría la pataleta a los norteamericanos?
Rusia está defendiendo su Territorio, y está exigiendo garantías y compromisos, por parte de la OTAN y de los EUA, porque está siendo amenazada, lo cuál es real.
Por otra parte, recordar cómo salieron, de “forma apresurada” los EUA de Afganistán. Estoy segura de que cuando lo hicieron, ya tenían bien planeada ésta nueva”aventura bélica” porque ellos sin guerras, no saben vivir y lo han demostrado a lo largo de la historia.
Por otra parte, la UE, en éste caso representada por la OTAN, que no es otra cosa que los “lamebotas” de los norteamericanos en Europa, son tan, pero tan “servirles” que, como ya pasó en la antigua Yugoslavia, con tal de “complacer a sus putos amos” son capaces de dejarse arrastrar a una Guerra en Europa, en vez de frenar el frenesí norteamericano, por iniciar una contienda. Su ya usual servilismo no les da ni siquiera para darse cuenta de que, una guerra en su continente, les traería nefastas consecuencias a toda Europa, y tampoco les da para cuestionarse porqué todas las Guerras iniciadas, auspiciadas y promovidas por los EUA, nunca afectan al territorio de los propios norteamericanos, que desde la Guerra de Secesión, no han sufrido guerra alguna en su país. Lo de ellos es “armar guerras” por todo el mundo, enriquecerse vendiendo armamento, y luego de destruir, arrasar y dejar en escombros los países, aparecer con sus Corporaciones Constructoras, para “reconstruir” lo que ellos mismos ayudaron a destruir, volviendo además a enriquecerse, ah, y todo ésto, con unos pocos muertos del Ejército norteamericano, y sí muchas bajas militares y civiles en el territorio donde se efectúa la contienda. Puro negocio sucio, y cínico el de los EUA. que lleva haciendo ésto hace años, por todo el mundo.
Esperemos que alguien con algo de cerebro, logre parar ésta “nueva aventura bélica” de los EUA, porque, como ya es sabido de una III Guerra Mundial, ” no salvaría ni el médico chino” .

Los comentarios están cerrados.