Yunior García Aguilera o el valor de la coherencia

Yunior García Aguilera: si decidí quedarme en Cuba no es para estar de brazos cruzados