24 C
Havana
sábado, octubre 31, 2020

Venezuela: el ascenso de Juan Guaidó

Por: Dan Cohen y Max Blumenthal (fragmentos del original)

Juan Guaidó es resultado de un proyecto de una década, supervisado por  Washington para efectuar cambios de régimen. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

A medida que la violencia y la polarización política se intensificaba en Venezuela, el gobierno comenzó a actuar contra los líderes de la Voluntad Popular que ayudaron a alimentarlo.

Freddy Guevara, el Vicepresidente de la Asamblea Nacional y segundo al mando de Voluntad Popular, fue el principal líder en los disturbios callejeros de 2017. Ante un juicio por su papel en la violencia generada, Guevara se refugió en la embajada chilena, donde permanece.

Lester Toledo, un legislador de Voluntad Popular por el estado de Zulia, fue buscado por el gobierno venezolano en septiembre de 2016 por cargos de financiamiento del terrorismo y planeación de asesinatos. Estos planes se hicieron con el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe. Toledo escapó de Venezuela y ha realizado varias giras con Human Rights Watch, el Freedom House que respalda el gobierno de Estados Unidos, el Congreso de España y el Parlamento Europeo.

Carlos Graffe, otro miembro de la Generación 2007 y entrenado por Otpor que dirigió Voluntad Popular, fue arrestado en julio de 2017. Según la policía, estaba en posesión de una bolsa llena de clavos, explosivos C4 y un detonador. Fue puesto en libertad el 27 de diciembre de 2017.

Leopoldo López, el líder de Voluntad Popular, está hoy bajo arresto domiciliario, acusado de jugar un papel clave en la muerte de 13 personas durante las guarimbas de 2014. Amnistía Internacional calificó a López como «prisionero de conciencia» y criticó que su traslado de la prisión a la casa no es «suficientemente bueno». Mientras tanto, los familiares de las víctimas de guarimba presentaron una petición por más cargos contra López.

Yon Goicoechea, el padrino de los Koch Brothers, fue arrestado en 2016 por las fuerzas de seguridad que afirmaron haber encontrado un kilo de explosivos en su vehículo. En un artículo de opinión del New York Times, Goicoechea protestó que los cargos fueron «falsificados» y afirmó que había sido encarcelado por su «sueño de una sociedad democrática, libre del comunismo». Fue liberado en noviembre de 2017.

David Smolansky, también miembro de la Generación 2007 entrenada por Otpor, se convirtió en el alcalde más joven de Venezuela cuando fue elegido en 2013 en el afluente suburbio de El Hatillo. Luego fue despojado de su puesto y condenado a 15 meses de prisión por el Tribunal Supremo, que lo encontró culpable de promover las violentas guarimbas.

Enfrentando su arresto, Smolansky se afeitó la barba, se puso gafas de sol y se deslizó dentro de Brasil disfrazado de sacerdote con una biblia en la mano y un rosario alrededor del cuello. Ahora vive en Washington, DC, donde fue elegido por el Secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, para dirigir el grupo de trabajo que atiende la crisis de migrantes y refugiados venezolanos.

Este 26 de julio, Smolansky sostuvo lo que llamó una «reunión cordial» con Elliot Abrams, el condenado convicto del caso Irán-Contra, designado por Trump como enviado especial de Estados Unidos para Venezuela. Abrams es conocido por supervisar la política encubierta de Estados Unidos durante la década de 1980, de armar escuadrones de la muerte de derecha en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Su papel protagónico en el golpe de Estado de Venezuela ha avivado los temores de que otra sangrienta guerra instigada por terceros países podría estar en camino.

Cuatro días antes, Machado lanzó otra amenaza violenta contra Maduro, declarando que si «quiere salvar su vida, debe entender que se ha acabado su tiempo».

Un peón en el juego de otros

El colapso de Voluntad Popular bajo el peso de la violenta campaña de desestabilización que encabezó, enajenó a grandes sectores del público y terminó con gran parte de su liderazgo en el exilio o bajo custodia. Guaidó seguía siendo una figura relativamente menor, después de haber pasado la mayor parte de sus nueve años de carrera en la Asamblea Nacional como diputado suplente. Proveniente de uno de los estados menos poblados de Venezuela, Guaidó ocupó el segundo lugar durante las elecciones parlamentarias de 2015, con solo el 26% de los votos emitidos para asegurar su lugar en la Asamblea Nacional.

Guaidó es conocido como el presidente de una Asamblea Nacional dominada por la oposición, pero nunca fue elegido para el cargo. Los cuatro partidos de oposición que conformaban la Mesa de Unidad Democrática de la Asamblea, habían decidido establecer una presidencia rotativa. El turno de Voluntad Popular estaba en camino, pero su fundador, López, estaba bajo arresto domiciliario. Mientras tanto, su segundo al mando, Guevara, se había refugiado en la embajada chilena. Un personaje llamado Juan Andrés Mejía habría sido el siguiente en la línea, pero por razones que ahora quedan claras, se seleccionó a Juan Guaidó.

«Hay un razonamiento de clase que explica el ascenso de Guaidó», observó Sequera, el analista venezolano. “Mejía es de clase alta, estudió en una de las universidades privadas más caras de Venezuela y no se podía comercializar fácilmente al público de la manera en que Guaidó podía hacerlo. Por un lado, Guaidó tiene características mestizas comunes como la mayoría de los venezolanos, parece más un hombre de la gente. Además, no había estado sobreexpuesto en los medios de comunicación, por lo que podía convertirse en casi cualquier cosa».

En diciembre de 2018, Guaidó cruzó la frontera y viajó a Washington, Colombia y Brasil para coordinar el plan de realizar manifestaciones masivas durante la toma de posesión del presidente Maduro. La noche antes de la ceremonia de juramentación de Maduro, el vicepresidente Mike Pence y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, llamaron a Guaidó para afirmar su apoyo.

Una semana después, el senador Marco Rubio, el senador Rick Scott y el representante Mario Díaz-Balart, todos legisladores de la Florida, hogar del lobby de exiliados cubanos de derecha, se unieron al presidente Trump y al vicepresidente Pence en la Casa Blanca. A petición de ellos, Trump acordó que si Guaidó se declaraba a sí mismo presidente, lo respaldaría.

El secretario de Estado Mike Pompeo se reunió personalmente con Guaidó el 10 de enero, según el Wall Street Journal. Sin embargo, Pompeo no pudo pronunciar el nombre de Guaidó cuando lo mencionó en una conferencia de prensa el 25 de enero, refiriéndose a él como «Juan Guido».

Para el 11 de enero, la página de Wikipedia de Guaidó había sido editada 37 veces, destacando la intención por dar forma a la imagen de una figura antes anónima y que ahora era un peón para las ambiciones de cambio de régimen de Washington. Al final, la supervisión editorial de su página fue entregada al consejo de «bibliotecarios» de élite de Wikipedia, que lo declaró como presidente «disputado» de Venezuela.

Guaidó pudo haber sido una figura oscura, pero su combinación de radicalismo y oportunismo satisfacía las necesidades de Washington. «Esa pieza interna nos faltaba», dijo un miembro gobierno de Trump sobre Guaidó. «Era la pieza que necesitábamos para que nuestra estrategia fuera coherente y completa».

Brownfield, el ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, explicó al New York Times: «Por primera vez, vemos un líder de la oposición que está señalando claramente a las fuerzas armadas y a la policía que quiere ponerlos del lado de los ángeles y con los buenos».

Pero el partido Voluntad Popular de Guaidó formó las tropas de choque de las guarimbas que causaron la muerte de policías y ciudadanos por igual. Incluso se jactó de su propia participación en los disturbios callejeros. Ahora, para conquistar los corazones y las mentes de los militares y la policía, Guaidó tuvo que borrar su historia empapada de sangre.

El 21 de enero, un día antes de que comenzara el golpe de estado, la esposa de Guaidó compartió una alocución en video en la que pedía a los militares que se alzaran contra Maduro. Su actuación parecía de madera y resultaba poco inspiradora, resaltando los límites políticos de su esposo.

Mientras Guaidó espera alguna asistencia directa, sigue siendo lo que siempre ha sido: la mascota favorita de cínicas fuerzas externas. «No importa si se estrella y se quema después de todas estas desventuras», dijo Sequera sobre la figura del golpe. «Para los estadounidenses, es prescindible».

Tomado de: The Grayzone

6 Comentarios

  1. Juan Guaidó, es el resultado del fracaso del socialismo del siglo XXI, venezuela vive una crisis económica sin presedente en un país petrolero, no culpen más al imperio, el socialismo no funciona, lo demostró Europa.

  2. y quien era el finado Hugo Chavez Frias antes de su intento de golpe? quien lo formo?

  3. Ya que saben tanto ¿por que no dicen tambien de que fueron producto Hugo Chávez y Nicolas Maduro?¿Por qué no hablan de la formacion de este último en la escuela del PCC Ñico López ?Y ¿Por qué no dicen también que cuando el intento de golpe de estado de Chavez en el 92 Fidel fue uno de los primeros que condenó ese golpe?Para despistar de lo que vendria después.Y que tanto Fidel como Chavez fueron beneficiarios de amnistías de los gobiernos a los cuales se enfrentaron violentamente.

  4. Este señor podrá ser un producto creado para derrocar al Chavismo,pero de lo que no cabe dudas es que el PSUV necesita una renovación total,deberían hacer un congreso y sustituir a todos sus miembros,la incompetencia es total,solo basta ver cómo hablan para darse cuenta que lo que hay en Venezuela no es socialismo ni Chavismo,como es posible que el hijo de Maduro llegó a tener tres cargos públicos,un muchacho que no ha estudiado nada,en el 2017 dijo que,si los americanos atacaban ellos tomarían la Casa Blanca,cuando alguien dice cosas como esas es que no sabe ni lo que dice,los socialistas deben renovarce,convocar elecciones,si pierden,a los cinco años tendrán la oportunidad de recuperar la presidencia.

  5. Llego y paso! Guaidó!! La Operacion Tocororo Rojo continua, el regimen cubano se percata de la realidad y lo publica finalmente, ellos (el gobierno comunista cubano) estan en la lista tambien…

    http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/03/04/asesor-de-seguridad-nacional-confirma-nuevas-sanciones-de-estados-unidos-contra-cuba/#.XH1b0HdFycw

    Espero que no existan temores en LJC en poner un link de cubadebate, es un sitio pagadito, pero, lo paga el estado cubano. 🙂 🙂 🙂 Saludos 😉

Comments are closed.