Tercer trimestre de 2021: colapso sanitario, estallido social y olimpiadas exitosas

(Imagen: Wimar Verdecia)

El tercer trimestre inició en julio con las que posiblemente sean las imágenes más tristes de los últimos sesenta años en Cuba: pacientes durmiendo en los pasillos de hospitales, médicos y enfermeras al límite, crisis de medicamentos, colapso de los sistemas fúnebres por el aumento en el número de muertes…

La crisis sanitaria en Matanzas, agudizada desde finales de junio, sembró la alarma y movió sensibilidades entre los cubanos dentro y fuera de la Isla. En tan solo diez días, se reportaron 16 447 casos. El gobierno, que hasta entonces negaba la situación, debió tomar cartas en el asunto y movilizar personal médico y recursos hasta la provincia.

En Twitter, bajo las etiquetas #SOSMatanzas, #MatanzasNoEstásSola y #SOSCuba, la sociedad civil se articuló con el fin de reunir donaciones de insumos para los matanceros. Esta sería la puerta a futuras iniciativas semejantes en otros territorios del país. En medio de esta situación, que se extendía a otras provincias y ciudades, llegó el 11 de julio.

Los lugares donde se han registrado protestas según el sitio de investigación @inventario.

Las protestas de ese día fueron el colofón de una serie de conflictos políticos-económicos y sociales latentes en Cuba durante años y agravados por la pandemia. Desde más de sesenta puntos de la geografía nacional, los cubanos salieron a exigir tanto sus necesidades básicas como la libertad.

El gobierno, en todo momento, negó la espontaneidad del estallido social y trató de dar la impresión de protestas orquestadas desde Estados Unidos y ejecutadas por mercenarios y «revolucionarios confundidos». Pero la legitimidad de los sucesos y los reclamos del pueblo que salió a la calle ese día no pueden anularse ni con diez órdenes de combate.

Según datos de la organización Cubalex, luego de los sucesos se registraron 1332 arrestos. De este este total, 710 personas aún se encuentran detenidas, entre ellas catorce menores de edad.

La represión gubernamental durante esa jornada y las posteriores se cobijó bajo la consigna del presidente: «la calle es de los revolucionarios». La impunidad de los órganos represivos estuvo garantizada, en cierta medida, por los medios oficiales del estado que contaban su versión de los hechos en detrimento de las imágenes y testimonios de los manifestantes.

Con el objetivo de calmar los ánimos, el primer ministro Manuel Marrero anunció tres días después una serie de medidas para aliviar la situación. La más destacada fue la de suspender, «con carácter excepcional», el límite de entrada de alimentos, aseo y medicamentos como equipaje acompañado, a partir del 19 de julio y hasta el 31 de diciembre.

Los Juegos Olímpicos Tokyo 2020 se atrasaron un año debido a la pandemia. En esta ocasión, con la delegación más pequeña desde 1964, Cuba quedó en el lugar catorce del tablero de posiciones. Los 69 atletas cubanos se alzaron con 15 preseas, de ellas 7 doradas. El luchador Mijaín López obtuvo su cuarto título olímpico, primer cubano en lograrlo en eventos consecutivos de la misma modalidad.

Mijaín López (Foto: Reuters/Piroschka Van De Wouw)

La carencia de oxígeno en Cuba se hizo evidente en agosto. En medio del pico pandémico, la rotura de una pieza sacó de circulación a la principal planta productora de oxígeno. Las denuncias de pacientes y familiares desbordaron las redes sociales mientras el gobierno —nuevamente— negaba la situación.

También desde el gobierno se negó el colapso de los cementerios. Ante el incremento de fallecidos, que en julio y agosto sumaron casi 4000, los camposantos rebasaron su capacidad. Entonces fueron autorizados enterramientos en fosas comunes durante algún tiempo, mientras se trabajaba en la expansión de ciertas necrópolis.

Como una especie de Ley Mordaza se aprobó el Decreto Ley 35 «De las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y el uso del Espectro Radioeléctrico». Aunque la normativa se había anunciado desde abril de 2021, el oportunismo de la fecha hizo pensar a más de uno en una especie de escarmiento social por el estallido social de julio, visibilizado principalmente desde las redes sociales.

Entre sus objetivos, la legislación está encaminada a que los servicios de telecomunicaciones: sean un instrumento para la defensa de la Revolución; logren satisfacer las necesidades generales del Estado y el Gobierno y las relacionadas con la Seguridad y la Defensa Nacional, el Orden Interior y la Defensa Civil y eleven la ciberseguridad para salvaguardar que el uso de los servicios de telecomunicaciones no atente contra la seguridad y la defensa nacional, el orden interior u ocasionen afectaciones o perjuicios a terceros.

Mientras por un lado se negaba y se satanizaba el derecho al disenso y la crítica, el decreto satisfacía una de las demandas sociales respecto al empleo de las TIC y las redes sociales: que no se puedan utilizar estos servicios «para realizar acciones o transmitir información ofensiva o lesiva a la dignidad humana; de contenidos sexuales, discriminatorios; que genere acoso; que afecte la intimidad personal y familiar o la propia imagen y voz; la identidad, integridad y el honor de la persona; la seguridad colectiva, el bienestar general, la moralidad pública y el respeto al orden público».

El 22 de septiembre, desde la plataforma Archipiélago, fundada por el dramaturgo Yunior García Aguilera para articular diferentes sectores de la sociedad civil luego del 11 de julio, se lanzó la convocatoria para la Marcha Cívica por el Cambio el día 20 de noviembre.

Septiembre cerró con otro suceso que desmentía el supuesto estado de derecho en Cuba. El artista Hamlet Lavastida, arbitrariamente detenido desde junio bajo la acusación de «instigación a delinquir», fue expulsado del país junto a su pareja, la poeta y activista Katherine Bisquet. 

Textos relacionados

Un largo camino a Yuma

La corrupción en Cuba: ¿la verdadera contrarrevolución?

Mi árbol

9 comentarios

Tercer trimestre de 2021: colapso sanitario, estallido social y olimpiadas exitosas — La Joven Cuba | Cuba Nuestra: Sociedad Civil 29 diciembre 2021 - 6:20 AM
[…] Tercer trimestre de 2021: colapso sanitario, estallido social y olimpiadas exitosas — La Joven Cub… […]
El inagotable, Orlando J Martinez 29 diciembre 2021 - 7:16 AM
Balsero con balazo de goma en la frente: "pudo ser peor" 'La herida es profunda. Si le cogen un ojo se lo hubieran sacado', afirma la cubana Lisaida Mochey Delgado, esposa de un balsero
Tony crespo 29 diciembre 2021 - 7:25 AM
A la “cronica” omitio el hecho mas definitorio de lo que se ha dado a llamar la “POS REVO!UCION” o el AUTO GOLPE..... Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, el poderoso yerno sale de la sombra Antiguo general de división y nacido en 1960, el militar fue elegido como diputado del Parlamento López-Calleja fue incorporado al Parlamento cubano en una ceremonia en Remedios (Villa Clara). Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, ex yerno de Raúl Castro y conocido como el "zar de Gaesa", pasó a engrosar la lista de diputados este octubre, cuando se incorporó al Parlamento en una ceremonia en Remedios (Villa Clara). Antiguo general de división y nacido en 1960, el militar fue elegido con el 98,5% de los votos emitidos por los delegados y sustituyendo al fallecido Antonio Pérez Santos. Hasta entonces, López-Calleja era un hombre de perfil discreto y, aunque era miembro del Comité Central del Partido y presidente ejecutivo del poderosísimo Grupo de Administración Empresarial, S. A. (Gaesa), se había mantenido a la Pero su irrupción en el tablero político tuvo una interpretación aparte. Algunos analistas han querido ver en ello una jugada maestra de Raúl Castro. Según esta teoría, Díaz-Canel es un político quemado que goza de nula aceptación popular y deberá ser sustituido muy pronto. López -Calleja ya supera los 60 años, edad máxima para un presidente en Cuba, pero no para un primer ministro. Marrero, en cambio, un hombre del Turismo y por ello muy vinculado a Gaesa, podría ocupar el puesto de mandatario. El tándem se vislumbra.
Manuel Figueredo 29 diciembre 2021 - 11:05 AM
Tristeza me da ver en la cronología los sufrimientos por los que atravesó el pueblo Cubano.
ivan 29 diciembre 2021 - 1:00 PM
Estoy totalmente de acuerdo con la esencia de este articulo, que es si mal o bien entendí, es que: el tercer trimestre, como todos los trimestres anteriores, fue un total y completo desastre para la gestión de gobierno, una gran calamidad para el pueblo, incrementándose las carencias y necesidades y reforzándose la violación de las libertades y derechos humanos, solo me falta agregar que se equivocan en que las olimpiadas fueron exitosas, cuba no ha podido alcanzar como en el periodo especial, los logros de la olimpiada de barcelona y el triunfo de mijain fue fruto de presuntos acuerdos de colaboración y patrocinios a la lucha libre por entes foráneas. Como se refleja en el editorial desde una visión muy equilibrada, objetiva y acertada, la sociedad civil se articulo bajo etiquetas generadas solo en cuba y por actores cubanos y el registro de cubalex es mas secreto que los documentos de Wikileaks y las filtraciones de Eduard Snowden. Como le sugerí a una articulista hace poco, busquen un medio digital y documenten, todas las detenciones y actos represión Y PUBLIQUENLAS, no ya desde cuba, sino desde cualquier medio o plataforma en el exterior y no teman que al denunciante no le harán como a Assange o Snowden, es decir no los deportaran hacia cuba y no les pronosticaran sanciones de mas de 100 años, porque según su lógica, esos si son gobiernos plenamente democráticos, no como el nuestro- a propósito, sabían ustedes que existen en los documentos de Wiki, algunos que para nada son del agrado de los respectivos órganos de poder de cuba, Rusia, china, Vietnam, Venezuela, etc, los exhorto a que investiguen. Me gusta el sitio, pero me gustaría mas que, sin un lenguaje preconcebido, algo prejuiciado y marcadamente inflamable, pero si es así es su derecho a usarlo, no, contribuyeran a algo que si mal no recuerdo dice la biblia, conocereis la verdad y la verdad os hará libres y que pudieran si no es mucho pedir, abordar para el 4to trimestre o el año, como quieran los con la visión propias que los caracteriza siguientes argumentos: Retrocesos y algún avance de la gestión gubernamental. Carencias y vicisitudes de los cubanos de a pie, situación higiénica y sanitaria, con destaque para la COVID. Estadio real de los derechos y libertades de los cubanos. Incidencia de los actos de genocidio contra el pueblo cubano que según los que los ejecutan y muchos de los foristas de la joven cuba, no afectan al pueblo, solo al gobierno. Papel en el debate nacional de los intelectuales, seudo intelectuales, tecnocratas, pancistas, articulistas ávidos de protagonismo, chupatintas o expele tinta de cualquier categoría etc, etc, en buscar , divulgar, proponer e implementar acciones para mejorar a los cubanos de cuba o del exterior, independiente del credo, raza, sexo, filiación politica, estatus social y económico. Muchas gracias de antemano.
Javier 29 diciembre 2021 - 4:02 PM
Ya sé que a cada uno le duele lo suyo, pero para ponerlo en contexto ¿Ha sido muy diferente las consecuencias de la pandemia en Cuba respecto a países de su entorno, o del "tercer mundo" en general? Aparte de todos los errores que haya podido cometer el gobierno, o de la "maldad" que al parecer se le atribuye en el artículo, solo otra pregunta ¿El bloqueo ha tenido algún efecto pernicioso para agravar la pandemia o para nada? Javier
Esteban 29 diciembre 2021 - 4:51 PM
El bloqueo ha tenido un efecto terrible sobre el pueblo cubano, en especial el interno, ese que procede del gobierno cubano sobre el pueblo cubano, dos veces más cruel que el gringo por tratarse de nuestros propios gobernantes. Los que andan por ahí con boina ladeada, camisas roja y puño en alto, que no se les olvide que Cuba vive bajo una dictadura que conculca los derechos de los cubanos mientras hipócritamente patalea en cada tribuna por el levantamiento del embargo Yankee. Viva Cuba Libre.
Javier 30 diciembre 2021 - 9:52 AM
Se puede negar la realidad y los hechos que la conforman, pero ponerse a discutir con quien lo hace sería de necios.
Manuel* 29 diciembre 2021 - 2:59 PM
Se le encoge a uno el corazón al ver condenas de hasta veinte años de prisión a personas jovencísimas, incluyendo menores, solo por salir a manifestarse. Por matar o violar caen penas menores. Mientras el asesino de Diubis Laurencio Tejeda sigue libre y ni siquiera le hacen juicio. Es una injusticia insoportable. En otras épocas te caían diez años por asaltar un cuartel matando gente, y después solo cumplías año y medio.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario