El talón de Aquiles

La Constitución debe ser respetada por el Estado y el Partido