taringa.net

Por Tatu

Acabo de leer el último artículo de Yoani Sánchez, donde realiza un análisis muy superficial de la televisión nacional, a la que acusa de “pirata” y de “contrabandear” productos norteamericanos. Según Yoani Sánchez la televisión cubana “tiene dos sellos distintivos: la extrema ideologización de ciertos espacios y la abundancia de materiales robados a productoras extranjeras. Peculiar combinación la de un incendiario discurso antimperialista que cohabita con la difusión constante de producciones hechas en el país del Norte” y continua “Filmes que hace un par de semana se estrenaban ante el público norteamericano son difundidos hoy sin pagar un solo centavo de derechos de autor. Los espectadores nos beneficiamos —claro está— con esa premura por tomar lo ajeno que tiene el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) pero un gusto amargo nos deja el saber que sin el contrabando no se sostendría nuestra programación televisiva”

Por Eduardo

Especial del Asere de “La Joven Cuba”.

Napo, nací en un barrio donde los tipos que no llevan los pantalones bien puestos no asoman ni la cabeza, y donde los hombres más humildes tienen las Fotos de Fidel y de Raúl al lado de los Elegguas y las piedras de Shangó. Donde conviven todavía hoy el delincuente más malo, y los viejos estibadores que hacían el juramento abakuá de no decir ni una palabra cuando descargaban en el puerto las armas para defendernos de los ataques de los yanquis y de la contrarrevolución. Donde tenemos médicos nacidos en el barrio en un montón de países, y Doctores en Ciencia dando clases en la universidad, que se comen la harina con quimbombó del ritual Yoruba, y se suenan un ronazo como el más pinto. Entonces como dice un reguetón del Insurrecto, ¡Que estás formando tú! Si tú no sabes nada de mí.

Te paso una anécdota de Martí recogida en el Anecdotario compilado por Gonzalo de Quesada Miranda, y que fue contada a este por la propia María Mantilla.

Tomado de museocheguevaraargentina.blogspot.com

Por Tatu

Primer Caso: Yoani Sánchez

Yoani recientemente en uno de esos tantos sitios que le hace coro a todo lo que ella dice (bueno a casi todo porque la entrevista donde la hicieron “papilla” no la publicaron) reconoce que las elecciones en Cuba son un suceso pacífico donde son los pioneros quienes custodian las urnas: “Mi hermana y yo íbamos con nuestros uniformes escolares los domingos de sufragio para hacer el saludo marcial cada vez que alguien introducía la boleta en la ranura”, claro no pierde la oportunidad para enviar el mensaje de que Cuba es una sociedad militarizada, por eso en lugar de referirse al saludo con que nuestros niños (y tantos en el mundo) saludan la bandera nacional, ella dice “saludo marcial”, pero bueno sigamos.

A esa edad para todos los niños es un reconocimiento participar en las elecciones, estar ahí con su uniforme, ser partícipe de algo que aunque a esa edad no entendamos del todo, notamos que es un proceso que los mayores asumen con respeto, sin embargo las motivaciones de Yoani y su hermana eran diferentes: “Recuerdo tres motivos al menos para participar en aquellas elecciones: creíamos aún en que el poder del pueblo era poder, no era posible decir un “no” si la maestra –con toda su autoridad– nos convocaba y, además, en aquellas jornadas repartían un pan con queso muy sabroso. No me perdía una, la verdad, pues nos entregaban también un jugo de frutas –en envase parafinado– que era imposible de probar en otras circunstancias, en medio de tanto racionamiento.” Sin dudas eran muy precoces esas muchachitas…

Tomado de http://www.eluniversal.com

Por Baro
Qué fácil resulta volverse “famoso”, “culto”, “importante”, e incluso “disidente” cuando posees la cualidad de ser enemigo de la Revolución Cubana, y un poco más allá, amigo de sus enemigos. Creo que sin abundar mucho más ese es el caso de Oswaldo Payá Sardiñas, aunque creo que debo sumarle también grandes dotes de “líder” a este señor.
Este individuo que dice ser el líder del Movimiento Cristiano de Liberación, organización que utiliza para intentar lograr una supuesta y pacífica “transición democrática” se caracteriza, según los medios de comunicación internacionales, por no querer tener vínculos con el gobierno de los Estados Unidos (no aceptar ayuda económica), e incluso dice que los grupos poderosos de Miami lo atacan porque su propuesta de transición (Proyecto Varela) no tiene un contenido neoliberal.

Por Eduardo
Respuesta a un artículo de María Argelia Vizcaíno, supuesta Consultora Independiente, sobre temas de Cuba (la categoría de independiente la recibe todo el que ataca a la Revolución), donde alaba la educación y otros temas en Cuba durante el Gobierno de Batista y critica su situación en la actualidad. El artículo aparece en el sitio web www.mariaargeliavizcaino.com
Estimada señora María Argelia:s

Mi amigo Osmany me trasladó un correo que él le envió como respuesta a un artículo publicado por usted en un sitio de la red, que no me aclaró en su misiva, y que evidentemente manifiesta una cantidad de errores históricos tal, que pareciera que se está refiriendo a la historia de un país situado en algún planeta de alguna lejana galaxia, fuera de la Vía Láctea, y que evidentemente, por aquello de los mundos paralelos se llama Cuba, pero es a la Cuba real, como la materia a la antimateria. Es una Cuba Descartiana, que existe, porque algunas personas como usted, detrás de intereses muy mezquinos insisten en imaginarla. Para ahorrar mi precioso tiempo como decimos ahora en el verde Caimán, me montaré sobre su mensaje para desarmarlo en piezas. Osmany es veinte años más joven que yo, que tengo 46, que nací con nuestra Revolución, y conoce el capitalismo solo por referencias familiares, pero yo, que trabajé un año en África y algún tiempo en Alemania y otros países, lo conozco en sus dos variantes, la de los países explotados, expoliados y saqueados de nuestros países, ayer colonias, y hoy presa de las transnacionales, y el capitalismo del eufemísticamente llamado “Primer Mundo”, que no es otro que el de los países saqueadores de nuestros pueblos, contaminadores del medio en que viven, y asesinos de pueblos en nombre de su democracia. Los más de un millón de iraquíes muertos para que usted tenga gasolina en el tanque su auto claman justicia. Así que cargo como la caballería camagüeyana. Las citas suyas las enmarco en puntos suspensivos.

Tomado de Cambios en Cuba
Foto:Cambios en Cuba

Por: Baro

Desde hace ya unas semanas (orquestada desde la unión europea, tras la muerte de un reo cubano con antecedentes penales innumerables), se ha articulado todo una campaña para una vez más intentar abrumar de titulares la prensa internacional en términos de las supuestas violaciones  de los derechos humanos que se cometen en Cuba.

Creo importante recordar que no se trata meramente de un interés surgido a raíz de que la contrarrevolución cubana, lograra “captar” dentro de determinados grupos con patologías o vulnerabilidades psíquicas (capaces de entregar su vida por reclamos que van desde un televisor hasta cualquier otra mejoría en el confort de las áreas en que deben permanecer los reclusos ) supuestos “disidentes” con características de héroes que la comunidad internacional debe admirar por su actitud de inmolarse ante la muerte. Por fortuna la inmensa mayoría del mundo que puede disponer de información fiel, conoce que los grupos contrarios a la Revolución Cubana, radicados en Cuba, poseen como benefactores a individuos cuyo historial en la temática de violaciones de los derechos humanos es lamentablemente intenso en contra del pueblo cubano, tales como Orlando Bosch, autor confeso del Sabotaje al avión de Cubana en el año 1976  (individuo del que se recuerda haber declarado que en el crimen de Barbados solo perdieron la vida “cuatro o cinco negritas”); Santiago Álvarez Magriñá, sentenciado recientemente por poseer un alijo de armas inmenso para utilizar en acciones contra Cuba (como el mismo reconoció) y luego liberado por el gobierno norteamericano; Luis Posada Carriles, autor confeso de una buena cantidad de acciones terroristas contra Cuba, narcotraficante durante la Operación Cóndor, traficante de armas como miembro de la “contra” nicaragüense y torturador de la DISIP venezolana, bajo el seudónimo del comisario “Basilio”. Sin embargo aunque creí necesario extenderme en el preámbulo  no es  a ellos precisamente a quien quiero dedicar este comentario, quiero hablar en este artículo de la reina de los medios internacionales cuando de difamar  del gobierno cubano se trata; de la doncella que posee la voz autorizada y más escuchada sobre Cuba en el mundo según la revista Time.