Por Edu

Una amiga querida me envía desde su Universidad, una carta que un tal Felipe Rodríguez le envió a su buzón de correo. Ella no sabe como su dirección llegó a sus manos, pero evidentemente le han aplicado una táctica que aquí nos hemos dado en llamar, el gusanospam. Ahora acceden desde Internet a cualquier sitio Web de nuestras universidades, cogen las direcciones públicas que por razones de intercambio académico, muchos de nuestros profesores y estudiantes publican, y le disparan una cantidad de mensajería mercenaria, que da espanto. Emplean direcciones de servidores de Internet como Gmail y Yahoo, que cambian constante, e increíblemente en los login emplean los nombres de prestigiosas universidades españolas y latinas. Vincular a esas magnas casas de estudio, como la Universidad de Álcala de Henares, o la UNAM, con esta cochambre del asedio a Cuba, y sobre todo con las muestras de español de alto vuelo que envían estos luchadores contra la “tiranía”, es una vergüenza pública.