Del 16 al 18 se reunirán los líderes que representan a más de 100 millones de jóvenes de 19 países.

Por: Harold Cárdenas y Roberto Peralo

A partir de hoy jueves tendrá lugar en La Habana una reunión de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE), aquí concertarán estrategias los líderes estudiantiles latinoamericanos para lograr la necesaria unidad en nuestro continente, hubiera sido imperdonable que un blog de jóvenes estuviera al margen de dicho encuentro.

Tuvimos la oportunidad de conocer a los delegados de Ecuador, Uruguay, Venezuela y Argentina, aprovechamos para hacerles algunas preguntas y compartimos con ustedes las respuestas, estos son los jóvenes latinoamericanos del presente.

LJC entrevista a Fernando Ravsberg

Por: Harold Cárdenas Lema

Fernando Ravsberg es un corresponsal de la BBC en Cuba, uruguayo de nacimiento, lleva más de 20 años viviendo en nuestro país y compartiendo así de nuestras suertes y desgracias. Hace unas semanas le hice la entrevista que les muestro a continuación.

En un clima muy informal me cuenta un poco de sí mismo, “me siento latinoamericano y periodista, a pesar de que realmente lo que más me importa es mi familia. Me veo como un trabajador de la palabra, una persona que más que una profesión ejerce un oficio”.

Este encuentro lo habíamos concertado desde hace varios meses atrás y se sentía como una asignatura pendiente, además de su estatus de periodista en la Isla Fernando tiene su blog Cartas desde Cuba, donde comenta sus opiniones sobre nuestra realidad. Ese día se imponía preguntarle qué significa Cuba para él, y responde que “son los cubanos, la gente, con la que me llevo muy bien y me siento como en casa. De hecho, en este momento es el país del mundo en el que más años he vivido, más que en Uruguay incluso. Es un lugar que extraño y si paso mucho tiempo fuera me entran ganas de regresar”.

Sobre el Mundial
Galeano brinda sus impresiones del mundial

Por: Eduardo Galeno

Pacho Maturana, colombiano, hombre de vasta experiencia en estas lides, dice que el fútbol es un reino mágico, donde todo puede ocurrir. El Mundial reciente ha confirmado sus palabras: fue un Mundial insólito.

Insólitos fueron los diez estadios donde se jugó, hermosos, inmensos, que costaron un dineral. No se sabe cómo hará Suráfrica para mantener en actividad esos gigantes de cemento, multimillonario derroche fácil de explicar pero difícil de justificar en uno de los países más injustos del mundo.

Insólita fue la pelota de Adidas, enjabonada, medio loca, que huía de las manos y desobedecía a los pies. La tal Jabulani fue impuesta aunque a los jugadores no les gustaba ni un poquito. Desde su castillo de Zurich, los amos del fútbol imponen, no proponen. Tienen costumbre.