lazaro ramos
Lázaro Ramos es André Gurgel en «Insensato Corazón»

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu)

Las criticamos, nos molestamos con ellas y hasta las convertimos en enemigas cuando coinciden con un juego de pelota pero sin dudas las novelas brasileñas ocupan un espacio privilegiado en el gusto de los cubanos, bueno no solo de los cubanos pues cada telenovela que sale de las “manos” de O´Globo es inmediatamente un éxito en medio mundo. Esto no es casual, sus guiones son buenos, sus actores son mejores y de manera inteligente venden la imagen que les conviene: clase media o alta todo el mundo, los pobres se casan con los ricos, al final atrapan a los malos y todos felices.

La actual telenovela, “Insensato Corazón”, es una muestra de la maestría de sus guionistas al abordar los temas más complejos. Que se aborde el tema de la homofobia no es noticia –qué bueno cuando se hace bien- pero nunca había visto un personaje mejor logrado que el de Cléver. No se trata que de la noche a la mañana se convierta de machista en una persona sin prejuicios sino que poco a poco aprende a respetar las diferencias. Eso se parece mucho más a la realidad. Nuestras telenovelas también tocan el tema pero hay mucho que aprender en este sentido.

Pudiéramos decir sin embargo que en “Insensato Corazón” hay una de cal y otra de arena, pues si el tema de la homofobia ha sido abordado de manera genial tanto por los actores como por el guión, no sucede lo mismo con el racismo. No soy especialista pero me imagino que la idea de poner a un galán negro, André Gurgel (Lázaro Ramos) sea precisamente una forma de luchar contra ese flagelo pero en este caso no fueron tan afortunados, al menos como lo veo yo.

El racismo persiste enraizado en la sociedad cubana…¿tenemos conciencia de esto?

Por: Jorge Morales

Soy cubano y negro, sin orgullos ni prejuicios, simplemente lo soy. Mi abuelo es español, mi tatarabuelo esclavo combatió con Quintín Bandera, y mi familia étnicamente es un ARCOIRIS.

Recientemente conversando con una compañera de trabajo me entero de orientaciones generales para promover en cargos de dirección a mujeres y negros. Me resultó risible esto, por que no veo condición en ninguna de estas características nada para obtener un cargo, simplemente veo la capacidad, inteligencia y transparencia como principales baluartes para tal.

La compañera me dijo que no entendía por qué esto y de hecho no sabía la existencia del racismo, y cuando conversé con ella y le di ejemplos, se quedó perpleja. En lo personal me molesta mucho la frase “es política de cuadros”, ¿y qué es un cuadro?, yo no tengo ni idea, pero mezclar racialidad o sexo con capacidad para ocupar un puesto, es cuanto menos risible, y esto lo digo como negro.