Desconfía de quien no es capaz de decir las cosas de frente, aunque le cueste

Donde está la bandera de la injerencia, no se puede entrar y hacerlo conscientemente es un delito de apostasía