robo de cerebros

Por: Abdel Martínez Alonso

En no pocas ocasiones nuestra prensa nacional ha abordado el tema del llamado “Robo de Cerebros”. Programas como el “Cuban Medical Professional Parole Program”, creado por el Gobierno estadounidense en agosto de 2006 durante la presidencia de George W. Bush, promueven activamente la migración de profesionales altamente calificados formados en la Isla.

El “Robo de Cerebros” es un fenómeno reiterado en la historia de la humanidad, cobrando mayor vigencia en la actualidad debido al creciente flujo de información y facilidades de viaje. Las consecuencias son nefastas para los Países en Desarrollo y en especial para aquellos que, como Cuba, no poseen grandes cantidades de recursos naturales y dependen fundamentalmente del ingenio humano para generar riquezas.

Las transformaciones de nuestra economía sucedidas en los últimos 5 años han reformado de manera significativa la sociedad cubana. La idea, un tanto difundida, de que nos encontramos en un punto de inflexión en nuestra historia, comienza a hacerse cada día más evidente. No es secreto que en la actualidad cubana los profesionales y académicos vinculados a la Investigación, Desarrollo y Docencia son uno de los sectores peor remunerados en relación al aporte brindado. La brecha se acrecienta con la aparición de nuevas y atractivas ofertas de trabajo, que en muchos casos, logran retribuir en una jornada laboral el equivalente a un mes de trabajo de un académico o investigador.

Nuevos actores han surgido en la sociedad cubana contemporánea. El sector cuentapropista, el Sistema de Cooperativas no Agropecuarias y más recientemente la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), se presentan como seductoras propuestas para los especialistas cubanos altamente calificados, que ven en estas novedosas formas económicas un vía para obtener mayores ingresos personales.

1362022006-LA REVOLUCION ES EDUCACION

Por: Roberto G. Peralo   (roberto.peralo@umcc.cu)

Recientemente contraté el servicio de un albañil para eliminar algunas zonas de riesgo en mi casa. Mi hijo está dando sus primeros pasos y hay posibilidades reales de un accidente, me vi obligado a realizar una inversión constructiva.

Cinco días de intenso trabajo, donde un albañil aportó sus conocimientos en labores de albañilería, la experiencia de varios años dedicados a ese oficio y su trabajo físico. El resto de los recursos materiales corrieron a mi cuenta.

La consternación la sufrí cuando se me informa sobre el costo del trabajo realizado. La suma ascendía a dos mil pesos en moneda nacional u ochenta dólares. Mi primer análisis fue: tengo que trabajar casi 4 meses para ganar lo mismo que gana un albañil en cinco días.

La reacción más natural es culpar al albañil y ponerse molesto con él por estar siendo excesivo con el precio de su trabajo. Pero él a pesar de tener 9no grado entendió muy bien y aplica literalmente lo que aprendió de Karlos Marx en el “El Capital“: “El valor de la fuerza de trabajo radica en el valor de los medios de subsistencia necesarios para la reproducción del obrero, para la satisfacción de sus necesidades de primer orden y las de su familia.“

El albañil consideró que para satisfacer las necesidades de su familia, su trabajo vale dos mil pesos. Cuando se realiza una comparación con los precios del mercado de productos básicos, se concluye: que está bien calculado el valor de su trabajo. El que está mal calculado es el valor de mi trabajo.

titulo 11212 Por: Roberto G. Peralo

Como el resto de los trabajadores cubanos tuve la oportunidad de participar en la asamblea sindical donde se debatió El Anteproyecto de Ley del Código de Trabajo. En lo personal, me gusta este método de participación. Por unas horas me sentí Diputado de la Asamblea Nacional y aunque en la práctica no apruebo la Ley, mi criterio al igual que el del resto de los trabajadores serán tenidos en cuenta para confeccionar el documento final.

No comparto la opinión (ínter-pasillo) de un colega, antes de comenzar la asamblea dijo: “Esta reunión es puro formalismo, ya esa ley está aprobada”. Este ejercicio de participación es similar al aplicado con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y en aquella ocasión el 68% de los lineamientos fueron modificados.

Me habría gustado ver la presencia en la reunión de algún Diputado. Los canales de comunicación serían mucho más directos y no se correría el riesgo de que una idea importante se pierda entre los cientos de actas, transcripciones de las miles de asambleas que se realizan por todo el país