congresoeconomia

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu@JimmydeCuba

Mucho se habla de las oportunidades y las amenazas de la actualización de nuestro modelo económico, pero en la práctica, para Cuba existen dos vías –sólo dos- la primera, mantener el socialismo como sistema y continuar perfeccionándolo cada día. La segunda, retornar a un capitalismo salvaje tercermundista que es el que nos tocaría y no el noruego o el sueco como piensan algunos.

El socialismo cubano está constantemente sometido a debate mediático. Por una parte la gran prensa –y sus colaboradores dentro de la isla- se ha empeñado todos estos años en demostrar su supuesta inviabilidad y por la otra –y más reciente- una pujante comunidad de blogueros dentro de la isla que desde diversas posiciones se implica en el fortalecimiento –y no solo mantenimiento- de un sistema que llegue a todos por igual, sin igualitarismos, pero sin olvidos.

En medio de este debate aparecen personas con buenas intenciones –me inclino a creer que son buenas- pero que al desconocer nuestra realidad, les es difícil realizar un análisis objetivo de la misma. Hace algunos meses sentado en una acogedora cafetería en Cartagena, coincidía con la opinión de un español cuando me decía que en Cuba hacía falta más información, pero no estuve de acuerdo cuando me dijo que no entendía por qué en los estanquillos no se vendía El País y otros periódicos del mundo que tienen en su agenda una “particular” visión de Cuba.

Respeto el derecho de todos a opinar y actuar en la construcción de lo que consideran una Cuba mejor pero a veces no me quedan claras las intenciones. He visto que desde otras latitudes ofrecen espacios para que los cubanos –sobre todo los jóvenes- hablen de la “realidad cubana” y de eso modo contribuir al debate, pero mi duda está en si ellos quieren la misma Cuba que quiero yo o una Cuba a imagen y semejanza de sus países. Lo que es imposible en la vida real.

1362022006-LA REVOLUCION ES EDUCACION

Por: Roberto G. Peralo   (roberto.peralo@umcc.cu)

Recientemente contraté el servicio de un albañil para eliminar algunas zonas de riesgo en mi casa. Mi hijo está dando sus primeros pasos y hay posibilidades reales de un accidente, me vi obligado a realizar una inversión constructiva.

Cinco días de intenso trabajo, donde un albañil aportó sus conocimientos en labores de albañilería, la experiencia de varios años dedicados a ese oficio y su trabajo físico. El resto de los recursos materiales corrieron a mi cuenta.

La consternación la sufrí cuando se me informa sobre el costo del trabajo realizado. La suma ascendía a dos mil pesos en moneda nacional u ochenta dólares. Mi primer análisis fue: tengo que trabajar casi 4 meses para ganar lo mismo que gana un albañil en cinco días.

La reacción más natural es culpar al albañil y ponerse molesto con él por estar siendo excesivo con el precio de su trabajo. Pero él a pesar de tener 9no grado entendió muy bien y aplica literalmente lo que aprendió de Karlos Marx en el “El Capital“: “El valor de la fuerza de trabajo radica en el valor de los medios de subsistencia necesarios para la reproducción del obrero, para la satisfacción de sus necesidades de primer orden y las de su familia.“

El albañil consideró que para satisfacer las necesidades de su familia, su trabajo vale dos mil pesos. Cuando se realiza una comparación con los precios del mercado de productos básicos, se concluye: que está bien calculado el valor de su trabajo. El que está mal calculado es el valor de mi trabajo.

revolucion vs brutalidad policialPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

Hay principios que son inviolables, con los que no se juega, a los que no se les da “ni un tantico así” porque sabemos lo que ello podía significar. Su importancia es tal que cuando los escamoteamos, aún movidos por las circunstancias, quizás con las mejores intenciones, estamos haciendo concesiones nefastas. Hoy hablaremos de violencia policial, silencio mediático y lecciones no aprendidas. Hoy tocamos un asunto sensible.

La circunstancia de acoso externo en que vivimos los cubanos nos ha llevado a tomar una mirada defensiva sobre muchos aspectos, en ocasiones innecesaria y hasta suicida. Es por eso que cuando ocurre un hecho lamentable y los medios no se hacen eco, ni siquiera los alternativos, le hacemos concesiones al capitalismo que nos ponen a su nivel.

Hecho: en un reciente juego de beisbol las fuerzas del orden agredieron y encarcelaron a un grupo de fanáticos en lo que podría ser un ajuste de cuentas. En el grupo se encontraba un periodista acreditado con su cámara, fue encarcelado también.

Resultado: las autoridades competentes reponen el daño pero los medios no reconocen el hecho y las medidas a tomar no son de dominio público.

Este asunto tiene varias aristas por donde abordarlo, solo propongo varias. Es normal en muchos países ver excesos policiales en situaciones de estrés como puede ser un juego deportivo con afluencia masiva, en Cuba no puede serlo, tiene que marcarse una diferencia porque nuestro proyecto político es más ambicioso que el capitalista.

socialismoxxi

Por: Miguel Márquez Díaz

Sí, hacia dónde enrumba la nave. Esa es una pregunta que se hacen los cubanos de ayer y de hoy; en voz alta algunos y otros de forma más tenue, pero no deja de estar allí esta interrogante. ¿Hacia dónde nos llevan los cambios actuales en la economía cubana?

Los de ayer, quienes vivieron la igualdad social y económica de los años en que la Unión Soviética apadrinaba la economía del país; se preguntan si los cambios de actuales nos llevan directo a la desigualdad exacerbada, porque ya este fenómeno había emergido con el período especial.

El fenómeno del cuentapropismo o lo que es igual: la pequeña producción mercantil, es el protagonista de esta comedia en que algunos pueden acceder a determinadas mercancías y servicios que les es muy difícil acceder a una mayoría, que vive del salario estatal.

¿Cómo regular que esos pequeños productores mercantiles no se enriquezcan o que la mayoría tenga el mismo estatus que dichos productores? La respuesta más razonable sería el mecanismo de impuestos sobre las ganancias, el cual debería permitir redistribuir parte de esa ganancia en los otros miembros de la sociedad.

Pero lo anterior requiere de todo un aparato de carácter fiscal que no pueda ser evadido por la minoría acaudalada, la ONAT y las organizaciones bancarias no serán suficientes para combatir tanto las violaciones a los impuestos como la corrupción que generan dichas violaciones.

3WkAq.Em.84 Por: Roberto G. Peralo   (roberto.peralo@umcc.cu)

Me arriesgo a afirmar que la aplicación de la nueva ley de inversión extranjera será la que determine el éxito o el fracaso del nuevo modelo económico cubano. Es fácil percatarse que las transformaciones realizadas en la economía no han dado el resultado esperado hasta el momento. No es porque las medidas tomadas no han sido las correctas sino porque carecen de un enfoque integral y unido a la resistencia de un importante grupo de funcionarios “al cambio“ se ven muchas transformaciones pero muy pocas mejorías.

Junto a las reformas en la gestión empresarial y la unificación monetaria, esta nueva Ley va a significar un punto de viraje a la economía cubana: para bien o para mal. Aparecerán riesgos para la sociedad cubana, donde ni leyes ni resoluciones serán suficientes para mitigar su impacto. La clave va a estar en la interpretación y la forma en que lo lleven a la práctica, los responsables de implementar dicha Ley.

Uno de los riesgos latentes tienen que ver hacia dónde se dirigirán las inversiones. En el nuevo modelo económico la estructura de la propiedad está cambiando, para algunos decisores lo estatal es la forma de empresa más avanzada en el socialismo. Las empresas que no lo son serán consideradas solo como necesarias, pero villanas, que deben ser mantenidas en los márgenes del sistema económico y eliminadas cuando se logre fórmulas que hagan efectiva la gestión estatal.

constitucioncooperativasnoagro

Por: Claudia Díaz Pérez

¿Cooperativas no agropecuarias? Este es un término nuevo dentro de la práctica económica cubana. Hace unos años sería una mala palabra pero hoy es una embarcación que marcha viento en popa y a toda vela. ¿Embarcación con buen rumbo o embarcarnos (hablando a lo cubano) en el propósito de construir el socialismo? Esa es la disyuntiva de este nuevo tipo de organización social autogestionaria.

La biblia política moderna de la sociedad cubana, los lineamientos de la política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista, dedica cinco lineamientos al tema de las cooperativas. Estos objetivos se materializaron el 11 de diciembre de 2011 con el Decreto-Ley número 305 del Consejo de Estado de la República de Cuba, concerniente a las cooperativas no agropecuarias. En el artículo 2.1 se define a la cooperativa como una organización con fines económicos y sociales, que se constituye voluntariamente sobre la base del aporte de bienes y derechos y se sustenta en el trabajo de sus socios, cuyo objetivo general es la producción de bienes y la prestación de servicios mediante la gestión colectiva, para la satisfacción del interés social y el de los socios.

Un poco de Historia

Desde la época remota de la pintura en cuevas y la caza de animales como la única vía de subsistir, el hombre comprendió que, con la ayuda de sus semejantes, lograría cosas, que de hacerlas solo, sería imposible. El trabajo en grupo trajo bondades nada despreciables para la sociedad, la necesidad de comunicarse fue una de ellas, además que se cruzó la frontera del interés individual.

rene gonzalez-entrevistaPor: Martín Granovsky (martin.granovsky@gmail.com)

Empezó a cumplir con la misión que le encargó el gobierno cubano al robar un avión en Cuba. Hasta el comienzo fue clandestino y ni su familia sabía que volaría a Miami para meterse en las organizaciones que buscaban montar acciones agresivas contra su país. Condenado a 15 años, es el único de Los Cinco que fue liberado. Aquí cuenta su historia.

De mañana en una casa de La Habana, una ciudad inundada por especialistas que participan del congreso Universidad 2014 y por editores y escritores invitados a la Feria del Libro. El tipo con altura de basquetbolista que antes de la entrevista conversa con uno de los especialistas, Pablo Gentili, el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, luce tranquilo. Es uno de los cinco cubanos que fueron procesados en Estados Unidos luego de infiltrarse en Miami para buscar información sobre los grupos violentos contrarios al gobierno de Fidel Castro. René González es el único de Los Cinco que está libre. Los otros siguen presos.

–Me gustaría una definición de Los Cinco a cargo de uno de ellos.

–Primero que todo, somos cubanos comunes. Somos hijos de un país que, como nosotros, ha tenido a muchos hijos. Crecimos bajo la amenaza del terrorismo, presenciando cómo se imponía sobre Cuba la muerte, desde Miami específicamente. Tuvimos que participar en entierros de compatriotas que habían sido asesinados por bandas terroristas establecidas en Miami con el apoyo del gobierno norteamericano. Y como cubanos se nos pidió que nos infiltráramos en esos grupos. Dijimos que sí y lo hicimos.

.

agricultura_campesino_cubano Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

Si el hombre sirve, la tierra sirve. José Martí

En Cuba la producción de alimentos fue declarada un tema de seguridad nacional. Sin embargo se ha convertido en algo habitual y casi endémico escuchar en la Asamblea Nacional sobre los incumplimientos en la producción de los principales productos agropecuarios; provocando el gasto de 2 500 millones de dólares anuales en compra de alimentos.

Hace 20 años la Unión Soviética (URSS) era uno de los principales importadores de alimentos.Hoy los países de la ex Unión Soviética se han insertado en el comercio agrícola mundial, no como importadores sino exportando. En estos momentos están entre los principales exportadores de granos del mundo compitiendo de igual a igual con Estados Unidos, Argentina y Brasil.

Raúl Castro explica,en unos de sus discursos, cómo enseñamos a cultivar café a los vietnamitas, convirtiéndose pocos años después en el primer país exportador del aromático grano y nosotros, en cambio, en fieles importadores. Es vergonzoso escuchar cosas como estas. Estoy convencido que la construcción del socialismo no tiene nada que ver con la ineficiencia agrícola aunque un análisis rápido y superficial de los hechos históricos demuestre lo contrario.

El recurso más seguro y duradero con que cuenta esta isla es la tierra, con bloqueo económico, con guerras internacionales o crisis financieras a escala planetaria, siempre va a estar ahí. Lo único que se necesita es hacerla producir; pero qué trabajo nos cuesta.