Entrevista al investigador Newton Briones Montoto para conversar sobre aspectos poco conocidos de la historia de Cuba…

Mucho se ha hablado en estos días en La Joven Cuba sobre revolución y revolucionarios. Imaginen que la niña busque en el Word el significado de la palabra Revolucionario…

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu)

Es normal que cuando uno lee un texto que escribió un tiempo atrás, le queden insatisfacciones. Si lo reescribiera ahora le quitaría unas cosas y le agregaría otras o en algunos casos lo eliminaría todo. A raíz de sucesos recientes leo “la universidad para los revolucionarios” que publiqué el 29 de mayo de 2011 y me doy cuenta que no le cambiaría una sola letra.

Les sugiero leer el texto y luego me comentan:

La universidad es para los revolucionarios

 Por: Osmany Sánchez

“las revoluciones no se hacen con los que no lo son”. José Martí

Más de 2600 jóvenes de la provincia de Matanzas se presentaron a las pruebas de ingreso. Para ellos estaban disponibles más de 4200 plazas en la Educación Superior, o sea que de aprobar las 3 pruebas de ingreso (Matemática, Historia y Español) tienen su plaza asegurada. Anteriormente cada estudiante había llenado una planilla donde ponía sus opciones por orden de preferencia y después todo depende de sus resultados docentes y de la cantidad de plazas en cada una de las opciones.

Por: Harold Cárdenas Lema (La Joven Cuba) “Cuídate de la política, tan emocionante como laberíntica” “Cuídate de la […]

Por: Vicente Feliú Miranda Especial para: www.cubano1erplano.com Quiero felicitarlos por la labor que realizan para dar a conocer […]

El pueblo sabe distinguir entre los Revolucionarios y los oportunistas

Por: Osmany Sánchez

 La moda se impone en todos los renglones de la vida, hasta en la política. Ahora estamos rodeados de «revolucionarios», de gente de Izquierda. Nuevos partidos, nuevos movimientos, nuevas caras pero en el fondo muchos de ellos no son más que los mismos oportunistas de siempre pero estas vez disfrazados para confundir a las masas.

Estos no son Revolucionarios (con mayúscula) de verdad, estos son revolucionarios color rosa (con minúscula). O para que se entienda mejor, no son más que involucionarios.

Cuba no es la excepción y el gobierno de los Estados Unidos se deshace de la vieja y desprestigiada “oposición” y pone en su lugar a una nueva camada de involucionarios que se presentan como Revolucionarios, pretenden actuar como Revolucionarios, pero salta a la vista que están lejos de ser lo que aparentan.

Un Revolucionario de verdad es por encima de todas las cosas un antiimperialista convencido y eso es incompatible con

Por Raul Felipe Sosa

Desde el momento que conversando con ella me di cuenta que podía mandarle una carta a Gerardo, no lo pensé dos veces y le pregunté. Su respuesta fue inmediata, claro que sí! Alina López vive en California desde los años 60, sus padre cubanos la llevaron a esa ciudad en los primeros años de las Revolución, sin embargo  su vinculo con Cuba se nota que es muy fuerte.

Se comunica continuamente con Gerardo y me ha contado que en momentos difíciles su apoyo como amigo ha sido vital. Me pareció sorprendente porque uno pensaría que el apoyo moral, incluso espiritual, lo necesita la persona que ha visto mutilada su libertad de la manera más injusta y cruel. Pero los hombres grandes no lo son solo para las grandes causas sino además para las acciones cotidianas, aquellas que pueden darle un instante de felicidad a una persona. Sobre los valores de Gerardo como persona, como ser humano independientemente del significado de su sacrificio para el pueblo de Cuba, puede dar testimonio Alina, pero eso le corresponde a ella.

Quedamos en que yo escribiría la carta, la escanearía, se la enviaría por correo a Alina y luego ella se la haría llegar a Gerardo. Solo algunos obstáculo técnicos hicieron demorar el proceso, sin embargo cuando se dio yo me sentía contento solo con el hecho de que le pudiera llegar mi mensaje. Su respuesta a menos de un mes de hacerle llegar mi carta a Alina fue una grata sorpresa. Realmente no imaginé que me respondiera tan rápido, puesto que le llegan cientos de cartas al mes, y además con mensaje tan profundo el cual evidentemente no es solo para mí. Por eso humildemente les hago llegar está carta ustedes a través de nuestro blog, La Joven Cuba, voz de la juventud comprometida cubana, se hagan eco del mensaje que nos quiso trasmitir este gran hombre.

Solo me queda decirles que mi intención en estos momentos es hacerle llegar mi respuesta lo antes posible.

Prisión Federal de Victorville, Californía

Septiembre 8, 2011

Querido Hermano Raúl:

 Muchas gracias por las alentadoras palabras de tu carta, y por la solidaridad con tus compatriotas presos en EEUU. Primero que todo, tal vez cuando la mediación de la amiga Alina recibas esta, ya Sofía Cuba habrá llegado a este mundo, así que te felicito – al igual que a la mamá y a toda la familia- y le deseo lo mejor a la pequeña. Me gusta mucho su nombre.

Interesante anécdota la de cómo conociste a los muchachos deLa JovenCuba.(salieron bien, pudiste haberles puesto una “demanda” por el nombre, para que por lo menos te pagaran una “dispensadas”…)

Me parece muy importante el trabajo que ustedes están haciendo. Por lo general, cuando en el exterior se habla de “la juventud cubana”, meten a todo el mundo en el mismo saco para dar la imagen que les conviene a los enemigos dela Revolución, e ignoran la existencia de jóvenes como ustedes, inteligentes, preparados para pensar con cabeza propia, conscientes de los problemas que enfrenta el país, y dispuestos a trabajar para irlos resolviendo. Quien se guíe por los grandes medios de prensa pensará que en Cuba todos los jóvenes son “disidentes”, y hasta el termino lo usan al revés, porque los verdaderos disidentes somos nosotros, los revolucionarios, la espinita en la garganta de quienes pretenden dictarles al mundo cómo hay que vivir. ¿Cómo pueden llamarse “Disidentes” quienes bailan con la rumba que les toca el imperio?. Somos nosotros los que por medio siglo nos hemos negado a sumarnos a esa comparsa – y bien caro que hemos tenido que pagar el “atrevimiento”- así que los disidentes somos nosotros, los revolucionarios que soñamos con un mundo mejor.

 

Por: Nelson Lorenzo Rubi

Después de leer las declaraciones de Edmundo García sobre Pablo Milanés, la carta de este a Edmundo y varios artículos publicados en Cubadebate no pude resistirme a escribir estas letras, más como palabras en voz alta que me digo a mi mismo que con la aspiración de compartirlas, aunque tampoco puedo quedarme callado ante el dolor que siento y que sé  que es el mismo que sienten millones de cubanos comunes como yo, no artistas, no dirigentes del Estado o el Partido, pero revolucionarios y pienso también en las varias generaciones de latinoamericanos que han encontrado un asidero a la esperanza con las canciones de Pablito. Para que se me comprenda, tengo 45 años, crecí con la NuevaTrova y mis valores y conciencia social, humana, patriótica, revolucionaria se los debo en parte a  las canciones de ese movimiento, particularmente de Silvio, Vicente y Pablo.

Estoy de acuerdo en que cada quien puede pensar de forma diferente cómo hacer mejor las cosas en esta Cuba nuestra, en que cada cual utilice las armas que tiene a su alcance para luchar porla Patria que nos dio la identidad y la dignidad, que se traten de tender puentes en lugar de quemarlos. Pienso que se puede dialogar incluso con quienes pretenden otras alternativas para nuestro país, pero JAMÁS compartir el mismo aire con quien agrede o aupa la agresión de diferentes formas, de cubanos que viven y trabajan aquí y no es rencor estéril ni orgullo, es dignidad. Radio y TV Martí, por citar un ejemplo son una afrenta para Cuba y no solo para los revolucionarios cubanos, sino para todos los patriotas cubanos, por el odio, la desidia, la mentira, el terror que promueven en nombre del más digno de todos los cubanos, quien con sabias palabras dijo que con los humildes de la tierra su suerte quería echar y no se trata que echar suerte con poderosos sea un crimen, pero sí un reto difícil de enfrentar. Conozco algunos, como los debe conocer Pablo o cualquiera que lea estas palabras, que algún día juntaron su suerte a los más poderosos (económicamente me refiero) y se olvidaron de la suerte de los humildes, que alguna vez también fue la de ellos; creo que eso es lo que le está pasando a Pablito.