2.bp.blogspot.com/

Por Inaoy

La nación cubana, esta gran isla del Caribe, ha vivido durante los últimos 50 años, en un proceso complejo y difícil; la construcción del socialismo ha sido una meta invariable a la que los cubanos le hemos apostado todo, por lo que no hay habitante de este país que no haya dicho en más de una ocasión la consigna de “Socialismo o Muerte”. Este proceso ha permitido la liberación definitiva del yugo colonial y neocolonial al que fuimos sometidos durante cuatro siglos, lo cual nos ha transformado en un faro guía para muchos estados en el mundo, teniendo en cuenta los logros alcanzados en materia de salud, educación, deporte, seguridad social, derechos humanos, etc.

Desde el triunfo de la Revolución en el año 1959, potencias imperialistas como Estados Unidos han trabajado de sol a sol para asfixiar la revolución cubana, se puede decir que de todo han hecho en pos de este objetivo, debido precisamente a que hemos hecho una revolución socialista en sus narices.

El interés por Cuba tiene numerosos antecedentes en la historia de Estados Unidos, la Doctrina Monroe es ejemplo de ello, aunque un poco general, expresa claramente los deseos del entonces naciente imperio. Le acompañan las declaraciones de presidentes y personalidades políticas norteamericanas en las cuales expresan con claridad lo beneficioso, desde puntos de vista estratégicos, que sería la adhesión de Cuba la Norteamérica, así lo hizo saber Jefferson en 1823 y John Quincy Adams en el mismo año, con la ofensiva política de la Fruta Madura y su estúpida teoría de la gravitación política. Intentos de compra, no reconocimiento de procesos independentistas e intervenciones oportunistas en estas, injerencia y control económico han sido ejemplos de lo anteriormente expuestos a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

Por El Discípulo

No hay una ocasión en que los enemigos de la revolución cubana no usen como uno de los argumentos para demostrar que en Cuba no hay democracia y que su destino está regido por una dictadura, es la repetida consigna de la existencia de un solo Partido, el Partido Comunista de Cuba conocido por sus siglas (PCC). Para nuestros enemigos, que están muy bien informados, y que conocen cómo funciona el sistema democrático cubano, no me voy a desgastar en rebatirle sus argumentos porque hasta ellos mismos saben que no tienen bases ninguna, estas ideas van dirigidas a aquellos que desconocen de por qué en Cuba debe haber un partido único y el papel que este juega en la sociedad. Aclaro esta es la visión de un joven universitario cubano.

La única reforma que pide la juventud cubana es socialismo y pa´lante, y al que no le guste, que aguante o que se vaya para el cubil de ratas que nos queda a noventa millas. El problema es que a ti no te pasan los videítos del concierto por la Patria el viernes pasado en la tribuna antiimperialista, ni el de la escalinata, donde Nassiry Lugo, y sus invitados le dedicaron su música a la victoria de Playa Girón. En esos conciertos la cantidad de jóvenes cubanos apoyando a la Revolución fue tan grande que la comparsita de tus damas de blanco se hubiera diluido como una gota de agua en el Océano Pacífico. Y todos contentos y guarachando a lo cubano. Mira las fotos del evento en http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/04/18/jovenes-cubanos-concierto-victoria/

Por Eduardo
Respuesta a un artículo de María Argelia Vizcaíno, supuesta Consultora Independiente, sobre temas de Cuba (la categoría de independiente la recibe todo el que ataca a la Revolución), donde alaba la educación y otros temas en Cuba durante el Gobierno de Batista y critica su situación en la actualidad. El artículo aparece en el sitio web www.mariaargeliavizcaino.com
Estimada señora María Argelia:s

Mi amigo Osmany me trasladó un correo que él le envió como respuesta a un artículo publicado por usted en un sitio de la red, que no me aclaró en su misiva, y que evidentemente manifiesta una cantidad de errores históricos tal, que pareciera que se está refiriendo a la historia de un país situado en algún planeta de alguna lejana galaxia, fuera de la Vía Láctea, y que evidentemente, por aquello de los mundos paralelos se llama Cuba, pero es a la Cuba real, como la materia a la antimateria. Es una Cuba Descartiana, que existe, porque algunas personas como usted, detrás de intereses muy mezquinos insisten en imaginarla. Para ahorrar mi precioso tiempo como decimos ahora en el verde Caimán, me montaré sobre su mensaje para desarmarlo en piezas. Osmany es veinte años más joven que yo, que tengo 46, que nací con nuestra Revolución, y conoce el capitalismo solo por referencias familiares, pero yo, que trabajé un año en África y algún tiempo en Alemania y otros países, lo conozco en sus dos variantes, la de los países explotados, expoliados y saqueados de nuestros países, ayer colonias, y hoy presa de las transnacionales, y el capitalismo del eufemísticamente llamado “Primer Mundo”, que no es otro que el de los países saqueadores de nuestros pueblos, contaminadores del medio en que viven, y asesinos de pueblos en nombre de su democracia. Los más de un millón de iraquíes muertos para que usted tenga gasolina en el tanque su auto claman justicia. Así que cargo como la caballería camagüeyana. Las citas suyas las enmarco en puntos suspensivos.

Por:Tatu El periódico español elpais.com (quién si no) publica que en cuba “la oposición cubana pide un referéndum […]

Por: El poeta Las damas de blanco son reinas de la hipocresía que no saben todavía lo que […]

Foto: cambiosencuba.blogspot.com
Foto: cambiosencuba.blogspot.com

Por: Tatu

Son muchas las figuras que desde el exterior se prestan para la campaña contra la revolución cubana, pero sin lugar a dudas Carlos Alberto Montaner, el terrorista mitómano, a quien según Wikipedia lo leen más de 6 millones de personas a la semana, ocupa un lugar de privilegio.

Uno de los análisis más cínicos que realiza el terrorista mitómano, es el referido a las bandas de alzados que en los primeros años de la revolución, organizados por la CIA, sembraron el terror en gran parte del territorio nacional.

En un artículo de Jean-Guy Allard, para Granma Internacional, titulado “Montaner, Terrorista”, Montaner expresa: «Fuimos apresados casi en el momento mismo en que comenzábamos a intentar ayudar a las guerrillas campesinas del Escambray»