Me preocupa que el aumento salarial sea tomado como una condición sine qua non para imponer formas de pensar, apegadas a encasillamientos pusilánimes que fragmentan a la sociedad cubana…

Cuba debe insertarse en ese mundo del deporte profesional, pero protegiendo a nuestros deportistas, por eso estoy cien por ciento de acuerdo en que sea el país quien los represente legalmente.