Por: Osmany Sánchez

Desde su surgimiento la Revolución cubana fue faro y guía para los que en cualquier lugar del mundo decidían tomar las armas para luchar contra los regímenes que oprimían sus pueblos. Cincuenta años después nuestro país continúa inspirando a jóvenes en todos los rincones del mundo.

En más de 20 meses y más de 100 combates y batallas nunca el Ejército Rebelde asesinó a un prisionero, política que permitió que los soldados del ejército de Batista se entregaran en masa, conscientes que se les respetaría la vida. En el libro “Misiones en Conflicto”, Piero Gleijeses nos narra cómo en Angola los combatientes enemigos buscaban las zonas donde combatían los cubanos para entregarse conociendo el respeto con que trataban a los prisioneros.

Nuestros enemigos se han empeñado en desacreditar a Cuba y a sus principales líderes históricos conscientes del peligro que representa nuestro ejemplo para sus intereses. Continuamente vemos cómo se refieren a los “miles y miles de muertos de la dictadura castrista”. ¿Quiénes son esos muertos? ¿Dónde están documentados? ¿Existen pruebas?


Foto: marcosdoegal.wordpress.com
Cárcel norteamericana en Guantánamo Foto: marcosdoegal.wordpress.com

Por: Tatu

El 24 de agosto de 2009 fue puesto en libertad Mohamed Jalad, que había sido detenido en Afganistán en el 2002 por presuntamente lanzarle una granada a unos soldados estadounidenses. En el momento de su detención Jalab tenía 12 años, no obstante a eso fue sometido a torturas en la Base Naval de Guantánamo durante 7 años, hasta que la jueza Ellen Huvelle ordenó su puesta en libertad ante la falta de pruebas para justificar su encarcelamiento.
A Omar Khadr, que nació en Canadá y fue criado entre ese país y Pakistán, lo acusan de haber matado a un soldado norteamericano, también con una granada. Fue capturado en Afganistán en julio de 2002. Gravemente herido, y con apenas 15 años, fue trasladado a la base de Bagram. En octubre de ese mismo año llegó a Guantánamo, donde fue sometido a torturas y vejaciones.
La clasificación para estos dos prisioneros (menores de edad) según el gobierno de los Estados Unidos es la de “combatientes enemigos”, lo que les impide acogerse a las convenciones internacionales que protegen a los prisioneros de guerra.
Este hecho demuestra la falta de moral del este gobierno para evaluar el tema de los derechos humanos y el trato a los prisioneros en los demás países. Sin embargo en el guión trazado desde la Casa Blanca y seguido obedientemente por los “demócratas” europeos, en cuba hay más de 200 prisioneros políticos, como aparece registrado por la “Coordinadora Nacional de Presos y ex Presos Políticos”.