Manuel Alberto Ramy

Por Manuel Alberto Ramy

Corresponsal de Progreso Semanal en Cuba

El PCC en función de la economía

Diseño es político: un nuevo modelo de socialismo

Este año las medidas de mayor calado

Rejuvenecimiento paulatino del 20% del CC

Desde que concluyó la conferencia del Partido Comunista de Cuba (PCC), tenía pendiente una conversación acerca del tema con Francisco Aruca, director de Radio Progreso Alternativa (RPA).

Como estaba sobre aviso, me dediqué a buscar en los medios nacionales (prensa escrita y TV) toda la información publicada (discursos y fragmentos de intervenciones). Primero la dejé reposar, y luego medité serenamente para mantener en el análisis con Aruca el hilo conductor inicial de lo que está ocurriendo en Cuba desde hace unos cinco años.  Me interesaba dejar en claro que la Conferencia no fue un hecho aislado, sino la continuación del proceso político-económico-humano que está desarrollándose en el país y que, a mi juicio, será profundo. El ritmo y la velocidad de los cambios son factores del mismo, más no limitan la hondura que puede vislumbrarse. Se puede lograr profundidad gradualmente. Paciencia y alcance no son excluyentes.

Este es el resultado de la conversación con Aruca.

Francisco Aruca (FA): ¿Qué es lo más importante de lo sucedido en la Conferencia?

Manuel Alberto Ramy (MAR): Raúl Castro, en su condición de primer secretario, logró algo esencial: poner la estructura partidista en función de los cambios económicos. La primacía de lo económico se impone sobre la  política, que había disfrutado de la primacía durante muchísimos años.

FA: ¿A qué se debe este giro?

MAR: A la realidad. Ya fue dicho en su momento con otras palabras: o se producen cambios de fondo o