images (3) Por: Jorge Morales

Según Wikipedia, la información es el conjunto organizado de datos procesados que brindan un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje. Está claro que la información nos modifica y nos convierte en personas proactivas con lo que nos rodea, desde ese momento ya estamos ganando.

Siempre he creído que los cubanos debemos conocer con lujo de detalles cómo se gasta y en qué se gasta el dinero público. Si pretendemos tener un país con una base social y socialista que sea cada vez más más justo, cualquiera debe tener el derecho de auditar la información pública, esto no puede quedar relegado solo a las instituciones estatales.

El espíritu de secretismo autoimpuesto debe terminar, su existencia se debe al contexto en el que se ha tenido que mover la Revolución, unas veces más justificado que otras. Primero por la necesidad de sobrevivir en la lucha guerrillera en la Sierra Maestra y luego con el objetivo de esconder lo que hacíamos a nuestros «vecinos» para que no fuera utilizado en nuestra contra. Esta situación nos ha permeado a todos los cubanos de un secretismo muy grande.

Los corruptos del mañana pueden formarse en las aulas hoy ¿cómo cambiar esto?

Por: Jorge Morales

Ya en ese lejano año 2000, el Ministro de Educación Superior en ese entonces luchaba a brazo partido contra el fraude. Recuerdo que los directivos juveniles de la universidad en ese entonces eran los que recibían al ministro y arengaban más acerca del mal, me dolió ser testigo de dos de ellos cometiendo fraudes en su grupo, desde entonces me preocupó esa fachada que proyectaban y aún siento malestar al verlos.

En distintos momentos se ha empleado y se confía en algunos personajillos “probados políticamente” por encima de los técnicamente capacitados, aun cuando muchos de los “probados” solo se han puesto la máscara que han necesitado para seguir escalando y en el momento oportuno, cometer fraudes que van desde el tráfico de influencias hasta delitos económicos. Recientemente Raúl mencionó que para dirigir no se debía pertenecer al Partido sino tener capacidad, ojalá, para eliminar a muchos que fraudulentamente se visten de socialistas y son más capitalistas en actitud que George Soros.

Tengo una compañera que es dirigente política en mi trabajo, es impresionante la habilidad que tiene para no informarse; ni noticiero, ni prensa, ni mesa redonda, ni nada… ella no sabe de nada ni le interesa. Sale en horario laboral  con el mayor orgullo del mundo a las reuniones (esto se hace con el daño en salario a la empresa) y no sabe nada de política, pero aun así ocupa un cargo de dirección en algo tan importante como el Partido, espero que