Por: Esteban Morales El  Sr. Alan Gross, ya lleva cuatro años preso en Cuba y el presidente Obama no […]

Por Raul Felipe Sosa

Desde el momento que conversando con ella me di cuenta que podía mandarle una carta a Gerardo, no lo pensé dos veces y le pregunté. Su respuesta fue inmediata, claro que sí! Alina López vive en California desde los años 60, sus padre cubanos la llevaron a esa ciudad en los primeros años de las Revolución, sin embargo  su vinculo con Cuba se nota que es muy fuerte.

Se comunica continuamente con Gerardo y me ha contado que en momentos difíciles su apoyo como amigo ha sido vital. Me pareció sorprendente porque uno pensaría que el apoyo moral, incluso espiritual, lo necesita la persona que ha visto mutilada su libertad de la manera más injusta y cruel. Pero los hombres grandes no lo son solo para las grandes causas sino además para las acciones cotidianas, aquellas que pueden darle un instante de felicidad a una persona. Sobre los valores de Gerardo como persona, como ser humano independientemente del significado de su sacrificio para el pueblo de Cuba, puede dar testimonio Alina, pero eso le corresponde a ella.

Quedamos en que yo escribiría la carta, la escanearía, se la enviaría por correo a Alina y luego ella se la haría llegar a Gerardo. Solo algunos obstáculo técnicos hicieron demorar el proceso, sin embargo cuando se dio yo me sentía contento solo con el hecho de que le pudiera llegar mi mensaje. Su respuesta a menos de un mes de hacerle llegar mi carta a Alina fue una grata sorpresa. Realmente no imaginé que me respondiera tan rápido, puesto que le llegan cientos de cartas al mes, y además con mensaje tan profundo el cual evidentemente no es solo para mí. Por eso humildemente les hago llegar está carta ustedes a través de nuestro blog, La Joven Cuba, voz de la juventud comprometida cubana, se hagan eco del mensaje que nos quiso trasmitir este gran hombre.

Solo me queda decirles que mi intención en estos momentos es hacerle llegar mi respuesta lo antes posible.

Prisión Federal de Victorville, Californía

Septiembre 8, 2011

Querido Hermano Raúl:

 Muchas gracias por las alentadoras palabras de tu carta, y por la solidaridad con tus compatriotas presos en EEUU. Primero que todo, tal vez cuando la mediación de la amiga Alina recibas esta, ya Sofía Cuba habrá llegado a este mundo, así que te felicito – al igual que a la mamá y a toda la familia- y le deseo lo mejor a la pequeña. Me gusta mucho su nombre.

Interesante anécdota la de cómo conociste a los muchachos deLa JovenCuba.(salieron bien, pudiste haberles puesto una “demanda” por el nombre, para que por lo menos te pagaran una “dispensadas”…)

Me parece muy importante el trabajo que ustedes están haciendo. Por lo general, cuando en el exterior se habla de “la juventud cubana”, meten a todo el mundo en el mismo saco para dar la imagen que les conviene a los enemigos dela Revolución, e ignoran la existencia de jóvenes como ustedes, inteligentes, preparados para pensar con cabeza propia, conscientes de los problemas que enfrenta el país, y dispuestos a trabajar para irlos resolviendo. Quien se guíe por los grandes medios de prensa pensará que en Cuba todos los jóvenes son “disidentes”, y hasta el termino lo usan al revés, porque los verdaderos disidentes somos nosotros, los revolucionarios, la espinita en la garganta de quienes pretenden dictarles al mundo cómo hay que vivir. ¿Cómo pueden llamarse “Disidentes” quienes bailan con la rumba que les toca el imperio?. Somos nosotros los que por medio siglo nos hemos negado a sumarnos a esa comparsa – y bien caro que hemos tenido que pagar el “atrevimiento”- así que los disidentes somos nosotros, los revolucionarios que soñamos con un mundo mejor.

 

Por: LJC
La Revolución comenzó en las montañas, no hay mejor lugar para luchar por ella y reclamar justicia para aquellos que la dignifican. Por esa razón el pasado sábado 29 de enero un grupo de jóvenes de la Universidad de Matanzas escalaron la Loma del Pan, el punto más alto de la provincia. La actividad tuvo lugar con vistas a conmemorar el 158 aniversario del nacimiento del Apóstol y para exigir la liberación de los Cinco cubanos presos injustamente en cárceles norteamericanas.
El ascenso estuvo caracterizado por un ambiente de jovialidad y una vez en la cima se leyeron los alegatos de los Cinco héroes cubanos, poemas de Antonio Guerrero y José Martí, así como la carta que Gerardo Hernández Nordelo hiciera llegar a los miembros del blog La Joven Cuba.
Estábamos en ventaja, éramos 13 jóvenes cuando con sólo 12 se hizo la Revolución en la Sierra Maestra…

Queremos hacerle llegar un agradecimiento muy especial al imperio, pues sin su ayuda (y cámara) estas imágenes no habrían sido posibles. A continuación el testimonio gráfico de esta actividad: