Por: Osmany Sánchez

El presente y el futuro de la Revolución cubana están en sus jóvenes, de ahí que la esperanza es que nosotros nos decepcionemos y optemos por la emigración o por la apatía que irremediablemente destruiría nuestro sistema social lo que constituye el sueño de algunos desde hace más de 50 años.

Yo pudiera hablar aquí de las muchas razones que tengo para continuar confiando y defendiendo la construcción del socialismo en Cuba pero me voy a limitar a una de ellas.

A algunos les llamará la atención pero sí, yo “cargo mis pilas” cada vez que leo lo que escriben los supuestos patriotas que bajo el manto de “disidentes” o “independientes” pretenden “liberar” a Cuba.

Hace poco uno de estos personajes

Por: Osmany Sánchez

Desde su surgimiento la Revolución cubana fue faro y guía para los que en cualquier lugar del mundo decidían tomar las armas para luchar contra los regímenes que oprimían sus pueblos. Cincuenta años después nuestro país continúa inspirando a jóvenes en todos los rincones del mundo.

En más de 20 meses y más de 100 combates y batallas nunca el Ejército Rebelde asesinó a un prisionero, política que permitió que los soldados del ejército de Batista se entregaran en masa, conscientes que se les respetaría la vida. En el libro “Misiones en Conflicto”, Piero Gleijeses nos narra cómo en Angola los combatientes enemigos buscaban las zonas donde combatían los cubanos para entregarse conociendo el respeto con que trataban a los prisioneros.

Nuestros enemigos se han empeñado en desacreditar a Cuba y a sus principales líderes históricos conscientes del peligro que representa nuestro ejemplo para sus intereses. Continuamente vemos cómo se refieren a los “miles y miles de muertos de la dictadura castrista”. ¿Quiénes son esos muertos? ¿Dónde están documentados? ¿Existen pruebas?

Max Lesnik conversa con La Joven Cuba

Hace ya algunos meses los miembros de La Joven Cuba tuvimos la oportunidad de conversar con Max Lesnik, periodista cubano radicado en los Estados Unidos. Durante el encuentro nuestro invitado tuvo la amabilidad de responder nuestras preguntas.

Esto no pretende ser una entrevista. Es sólo la transcripción de un encuentro entre cubanos de distintas generaciones:

Joven Cuba Usted sufrió la intolerancia de la derecha de Miami cuando fundó la revista Réplica en los años sesenta. Algunos dicen que eso quedó atrás y que en la actualidad es diferente y citan como ejemplos a Radio Miami y al programa de Edmundo García y Francisco Aruca “La tarde se mueve” ¿Cree usted que los tiempos son diferentes ahora y que se puede hacer un periodismo libre sobre Cuba en esa ciudad?

Max– Todos los tiempos son diferentes y depende de las circunstancias. Cuando la revista Réplica sale a la palestra pública como una publicación al estilo de lo que fue Bohemia en la lucha inicial contra los gobiernos de la corrupción auténtica y el batistato .Era una revista que le daba a todos los segmentos de la población cubana de Miami el material de entretenimiento, crucigramas, astrología y todas las cosas que hay en una revista general y de política le dábamos espacios a todos los segmentos, derecha, izquierda, centro. No había veto para que nadie opinara lo que quisiera.

Pero la derecha no se conformaba con que nosotros le diéramos un espacio. La derecha quería que la revista pensara como ella, y como la publicación estaba dispuesta a darle espacio a aquellos que no pensaban como nosotros pero que no estaban dispuestos a renunciar a la independencia que nos habíamos dado como meta y objetivo empezó el hostigamiento de la derecha, bombas, intentos de asesinato, todo eso para decirlo claro con la protección de las autoridades norteamericanas a nivel de la policía de Miami, a nivel de la policía del condado y del aparato federal. Giraban la cara y en ese proceso a Réplica le pusieron 11 bombas y lograron mediante la intimidación a los anunciantes y a los puestos de distribución (habían 800 comercios en donde se vendía la revista) mediante el terrorismo lograron estrangular a la revista.

Bueno… y la pregunta es: ¿eso ha cambiado?

Por: Harold Garcia Betancourt

El caso de los Cinco jóvenes cubanos que guardan injustas condenas en prisiones de Estados Unidos encuentra nuevamente matices dentro de los Medios de Información. En primer lugar, porque en estos días se lleva a cabo en un tribunal federal de  la ciudad de “El Paso”, Texas  el juicio a Luis Faustino Clemente Posada Carriles que constituye el ícono o el héroe de todo el engendro de cubanos que desde el mismo 1ro de enero del año 1959 declararon la guerra por todas las vías posibles a Fidel Castro, la naciente Revolución cubana y cuanto individuo estuviese a su favor, sin importar el costo que esto implicase. Resulta que Posada Carriles, quien ha reconocido en varias ocasiones ser un ex agente de la CIA y se ha adjudicado una buena parte de acciones violentas contra objetivos económicos y sociales en Cuba está siendo juzgado por el delito de mentir a un tribunal de inmigración, al cual presuntamente no le dijo la verdad sobre la forma que utilizó para ingresar a territorio estadounidense. Sin embargo, lo que llama extraordinariamente la atención, es que el tribunal ha declarado que no tomará en cuenta las evidencias presentadas por el gobierno cubano que delatan la complicidad de Posada en el reclutamiento, la formación y el financiamiento de individuos centroamericanos que directamente participaron en la colocación de artefactos explosivos en Cuba, acciones que provocaron desafortunadamente la muerte del turista italiano Fabio di Celmo.. Los medios internacionales han televisado a Posada mencionando una frase épica en las afueras del  tribunal que le juzga: “Ya nosotros ganamos, solo que no hemos cobrado todavía”. Algo que podría interpretarse como: ya yo hice mi parte y ha tenido efectos positivos sobre el pueblo cubano, espero que mis amigo los americanos no me culpen por ello; solo falta que vaya el ejército estadounidense y acabe de liquidar el gobierno de los Castro, cosa que al parecer yo no podré seguir haciendo. Quizás quien no conozca la trayectoria de Posada  en contra de la Revolución cubana interprete como exageradas estas impresiones.

mayaweb.cu

Por Tatu
Aquí en la universidad tuvimos la oportunidad de ver el video del programa 59 Segundos de la televisión española, y vimos como Jorge Moragas mencionaba constantemente que en Cuba habían más de 200 presos políticos, para ello se basaba en el documento realizado en Cuba por el “camaján”,( Elizardo Sánchez Santa Cruz). En días recientes leía, que en el congreso de los Estados Unidos también se mencionaba la misma cifra. En esto blog ya se ha hablado de algunos de esos “presos políticos” pero creo que debemos refrescar conocimientos.

Piensen ustedes cómo se debe sentir Giustino Di Celmo cuando ve que Raúl Ernesto Cruz León, el terrorista centroamericano que fue contratado por Posada Carriles y que puso la bomba que asesinó a su hijo, Fabio Di Celmo, está en esa lista de presos políticos. Cómo se sentirán los familiares de Arcilio Rodríguez García, el joven de 34 años de edad que fue asesinado el 14 de octubre de 1994 por Humberto E. Real Suárez (Alias KP3) quien junto a Armando Sosa Fortuny y Jesús Horta (Chucho) se infiltró en la isla formando parte de un terrorista, financiado y organizado desde la Florida por el denominado Partido de Unidad Nacional Democrática.

FECHA: 2 de febrero del 2010 .

Simbología:

ME: María Elvira Salazar

EG: Edmundo García

ME: Edmundo García, es un gusto tenerlo en mi programa. Muchas gracias por haber venido. Para los hermanos latinoamericanos, que no lo conocen, que están fuera del sur de la Florida, Edmundo García, sin duda que es una de las voces más conocidas de la gente que no pertenece al exilio histórico de los que consideran que el régimen de Fidel Castro no es un régimen que ha servido bien al pueblo. Ahora tú te vas a presentar, sin dudas con otras palabras, pero bueno, yo solamente quería ponerte en contexto para los hermanos latinoamericanos.

Hacía tiempo que no venías, ¿porque ahora decidiste regresar?

EG: Primero, Edmundo García es un hombre que al menos tiene un diapasón de personalidad: puede ser desde un conde hasta un obrero, así que no es bueno encasillarme.

Por Eduardo

Especial del Asere de “La Joven Cuba”.

Napo, nací en un barrio donde los tipos que no llevan los pantalones bien puestos no asoman ni la cabeza, y donde los hombres más humildes tienen las Fotos de Fidel y de Raúl al lado de los Elegguas y las piedras de Shangó. Donde conviven todavía hoy el delincuente más malo, y los viejos estibadores que hacían el juramento abakuá de no decir ni una palabra cuando descargaban en el puerto las armas para defendernos de los ataques de los yanquis y de la contrarrevolución. Donde tenemos médicos nacidos en el barrio en un montón de países, y Doctores en Ciencia dando clases en la universidad, que se comen la harina con quimbombó del ritual Yoruba, y se suenan un ronazo como el más pinto. Entonces como dice un reguetón del Insurrecto, ¡Que estás formando tú! Si tú no sabes nada de mí.

Te paso una anécdota de Martí recogida en el Anecdotario compilado por Gonzalo de Quesada Miranda, y que fue contada a este por la propia María Mantilla.