La Joven CubaPor: Harold Cárdenas Lema

♫♫ Cuando te cante dolores,
ponte atento al silogismo
pues derivará en amores,
aunque no suenen lo mismo♫♫
Buena Fé

Siempre que escribimos algo lo hacemos por una necesidad de compartir nuestras ideas, nuestros puntos de vista y esclarecer mitos o tergiversaciones (muy comunes en el caso cubano). Yo personalmente lo hago para exorcizar mis demonios, criticar lo que me parece incorrecto y arrojar luz sobre las sombras. Me parece que el país necesita fortalecer un pensamiento crítico de su realidad; no la crítica destructiva, impositiva y maliciosa que se nos hace desde el exterior, pero sí una que se contraponga a los rezagos de periodismo mediocre y apologético que lamentablemente persisten en nuestra prensa. Siempre me ha parecido irónico que sea el presidente del país el mayor promotor de la crítica.


Por Eduardo

A todo hombre se le enseña en la vida a no hablar de si mismo más de lo que sea necesario. Sin embargo todo hombre tiene el derecho de hacer valer su verdad en descargo de su honor y sus principios. Es evidente que algunos del bando contrarrevolucionario que visita La Joven Cuba me perciben como el enemigo a derrotar. Un comunista de línea dura me llaman, otros me tildan de demagogo, otros insisten en mi supuesto inmovilismo, y casi ninguno entiende porque a pesar de mis supuestas desventajas en el orden material, insisto en defender tanto el sistema social en el que nací y al cual le debo todo lo que soy. Acabo de leer un comentario que me invita a leer historia de Cuba, y no me ha quedado más remedio que esbozar una sonrisa.


Por Eduardo

Hay un tema recurrente en estos días, en que casi no he tenido tiempo de escribir algo en serio para La Joven Cuba, el tema de la leche. Parafraseando a Marx, un fantasma recorre el mundo de La Joven Cuba, ese fantasma es un vaso de leche.

Es costumbre por parte de mis habituales contendientes, referirse a este servidor como un bolchevique furibundo, incapaz de hilvanar un pensamiento crítico hacia la realidad cubana, y nada más alejado de la verdad. Yo en lo personal soy muy crítico de algunas, o corrigiendo, de casi todas nuestras debilidades. Lo que pasa es, como ya he dicho otras veces, que la única condición que puse al unirme al equipo de La Joven Cuba, es que nunca bajaría bandera de la Revolución Cubana en Internet. Mis críticas en este blog serán siempre dirigidas hacia las políticas yanquis, y a quienes desde afuera, o desde adentro, las apoyan, ya que estas son la principal causa de los sufrimientos de mi pueblo.


Por Roberto Peralo

En los últimos días me vi envuelto en un grupo de acontecimientos que sucedían de forma natural uno tras otro y que me llevaron a pensar en el futuro de la actual generación de jóvenes cubanos, que nacimos y hemos crecido en un país suigéneris y especial. Desde que tenemos uso de razón entendimos que nos tocó vivir en un período especial en un país especial, “con una generación especial”. Pudiera haber sido este el título del artículo pero me sonó muy pretencioso. En estas líneas voy a intentar no dar mi opinión sino narrar un grupo de sucesos que sucedieron en mi entorno.

El pasado lunes 4 de octubre un grupo de jóvenes de la carrera de Informática coordinaron un encuentro con la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana para intercambiar con ellos diferentes vivencias y anécdotas de la Lucha contra Bandidos donde el territorio de Matanzas tuvo  protagonismo. El encuentro duro cerca de dos horas, durante el cual los estudiantes preguntaban e indagaban sobre sucesos que aunque lejanos en el tiempo, aun quedan huellas muy profunda en aquella generación de cubanos que lo vivió y lo sufrió en carne propia. Así era trasmitida por aquellos dos combatientes que protagonizaron esos hechos históricos.

Encuentro de estudiantes con combatientes que participaron en la lucha contra bandidos


Panel solar en Cuba

Por Eduardo

Estimados lectores de La Joven Cuba.

Desde su creación, este blog ha abordado como línea editorial, fundamentalmente, el análisis de la situación política, económica y social del Archipiélago Cubano y su interrelación con la superpotencia mundial que la somete a un brutal bloqueo económico y político en todos los órdenes, así como con el resto de las naciones del planeta. Sin embargo, nunca se ha escrito un post dedicado específicamente al estudio del uso, o mal uso de la energía en esta etapa del devenir de la humanidad, y específicamente en suelo cubano.

Desde que comenzó la Revolución, el Gobierno de los Estados Unidos de América, ha usado como una de las armas para destruirla, privar a nuestro país de los esenciales recursos energéticos para su desarrollo. No voy a repetir aquí, por no extenderme, las medidas primigenias que dieron inicio al bloqueo norteamericano. Pero una de ellas, es el punto de partida para los análisis que contiene este artículo; aquella que limitaba las ventas de petróleo norteamericano a Cuba, y la posterior negativa de las Refinerías Extranjeras a refinar el petróleo comprado a la URSS, con la consiguiente nacionalización de las mismas (la Shell era británica, pero era perro de la misma camada, con un collar ligeramente diferente). En la mente de algunos cubanos todavía resuena el estribillo de una conguita revolucionaria que proclamaba “Eso no puede Shell, porque Texaco de aquí”.


Esteban Morales

Por: Guiteras

Hoy me propongo saldar una deuda que tenía que con mi conciencia desde hace un tiempo, referirme a Esteban Morales y su denuncia de la corrupción en el país. Recuerdo la tarde que escuché la sanción que se le hiciera y que esta era producto de su artículo sobre los peligros de la corrupción en el país que se publicara el día 12 de abril de este año. Cuando escuché esto una ola de indignación me invadió, me parecía injusto, descabellado, carente de lógica y que no se correspondía con el llamado de la Revolución en los momentos actuales.

Desde el comienzo me llamó la atención la falta de una postura, llamémosla “oficial”, sobre el caso. Reconozco que soy un completo ignorante en el funcionamiento interno del Partido, pero como tampoco pertenezco a este no tengo que subordinarme a la disciplina partidista y esperar a que pronuncie su fallo de manera oficial. Voy a comentar mis impresiones, al fin y al cabo escribir en La Joven Cuba nunca ha sido un hobby autocomplaciente. Mientras la sanción a Esteban esté en proceso de reclamación cualquier declaración o pronunciamiento al respecto tendría un efecto negativo (algo así como la negativa a comentar casos abiertos por la policía a la prensa en cualquier país del mundo) y por lo tanto el Estado ha obrado en consecuencia.


1.bp.blogspot.com

Por Tatu

Producto a la desinformación de los grandes medios de comunicación, la realidad cubana es un misterio para la mayoría de las personas que sólo conocen lo que sucede en la isla por esas noticias cargadas de odio y tergiversación. Muchos de los que participan en los blog y están en contra de la Revolución, para justificar sus argumentos, narran vivencias suyas que se remontan a los años ochenta o a los más duros del periodo especial.

Buscando en la web me encuentro que nuestro amigo Raudelis, uno de los que nos visita con frecuencia en La Joven Cuba, visitó Cuba después de veinte años de ausencia, y narró sus experiencias en varios post.

No voy a reproducir los post completos sino las partes más interesantes, las que demuestran que Raudelis se la pasa haciendo análisis sobre Cuba pero en realidad no tiene la menor idea de lo que sucede en ella.

Las letras negritas son sus palabras textuales.

Quedaron atrás los días en que se hacen los malabares para armar la maleta, evitando el sobrepeso, los productos “conflictivos y punibles”, así como formando la larga lista de regalitos para llevar, muchos de los cuales darían risa, sino bochorno, tener que llevarlos en un viaje internacional: jabones, desodorantes, pasta dental, papel sanitario, agujas, hilo, pacotillas para cada uno, etc. En fin, cosas que hasta en Haití se consiguen y que debemos llevar pues sabemos que allá, sencillamente, ¡NO HAY!


Muchachas del Batallón Universitario de Ceremonias.

Por Eduardo

Yo soy una persona muy ocupada, y no siempre tengo tiempo de dedicarme a la Joven Cuba, como quisiera. Ahora mismo, tengo que trabajar en la oponencia de una Tesis de Doctorado, para un compañero de Villa Clara, que debe discutir su grado próximamente. Tarea esta que debe hacerse con toda la profesionalidad que lo amerita, y que evidentemente merece mucho más mi atención que las diatribas dirigidas a este humilde servidor; que casi nunca vienen acompañadas de la cordura, y desbordan por demás una pasión rayana en el histerismo resentido. ¿Que consecuencia inmediata me trae el exceso de trabajo? Que ya en varios post, he recibido ataques duros, que no he podido responder con todas las palabras y argumentos que ameritaban el caso.

Es por ello, que he decidido escribir varios post en respuesta a los ataques de la tropa de los adversarios de la Joven Cuba, para volver a entrar en caja, sobre todo ahora que algunos me estaban solicitando que siguiera de vacaciones. Por cierto, que todos los elogios que me dedican en el blog “Tomar la palabra” me llenan de regocijo, porque me convencen más de algo que transmito a mis amigos del equipo de LJC. Ustedes no quieren diálogo, quieren imponernos, como cubanos auténticos, sus opiniones, y nosotros, que además de ser cubanos auténticos, somos los que tenemos los pies sobre nuestra Pachamama (como el gigante Anteo, de la madre tierra sacamos nuestra fuerza), y que además la defendemos con nuestro sudor y nuestra sangre, no debemos ceder, como decía el Che, “ni tantico así”.


http://www.cubasi.cu

Por Eduardo
Amel, de tu amable emplazamiento, donde como casi siempre, y no sé porque, como dicen nuestros fiñes, “la cojes conmigo”, y me cuestionas mi calidad expositiva, tomé la decisión de escribir un post en el tiempo que me quede de mi guardia de vacaciones. No importa que me ataques. Yo digo como Jesús, “perdónalos Padre, ellos no saben lo que hacen”. Te responderé fundamentalmente aquellas preguntas relativas a la economía, que me motivan a reflexión. Y lo haré haciendo fundamentalmente uso de informaciones que domino, porque mi trabajo de profesor universitario no se enmarca tecnocráticamente, en impartir mis asignaturas de ingeniería. Decía José de la Luz y Caballero que “enseñar puede cualquiera, educar solo aquel que sea un evangelio vivo”. Y yo tengo montones de defectos, pero si me he tomado a pecho esta expresión en el sentido de que como decía un sabio, “aquel que sabe solo de medicina, ni de medicina sabe”.