El uso propagandístico de frases de José Martí en ocasiones lo utiliza para decir lo contrario a lo que el Apóstol expresó

Confundir lo cubano con lo revolucionario es un error. Descalificar corrientes del pasado utilizando recursos del presente, otro error

Por: Guillermo Carmona (guillito314@gmial.com) Propongo una situación hipotética: Un grupo de amigos disfrutan de un partido de fútbol. […]

Un post escrito hace 4 años… pensando en el Che.

El diario español El País escoge con pinzas a sus articulistas, estos a su vez manipulan y tergiversan la realidad cubana. Esta vez le tocó al blog de los jóvenes matanceros. La Joven Cuba responde.
El diario español El País escoge con pinzas a sus articulistas, estos a su vez manipulan y tergiversan la realidad cubana. Esta vez le tocó al blog de los jóvenes matanceros. La Joven Cuba responde.

Por: Harold Cárdenas Lema

Hace dos semanas un bloguero cubano publicó un artículo en El País sobre mi post La sospecha. Mario Armando Riva Morales me califica de mentiroso en su espacio personal Reflexiones de Manchiviri, alojado en la comunidad de blogs del diario español (sólo con mencionar este espacio ya le estoy dando la mayor promoción que ha recibido posiblemente pues apena nadie lee lo allí publicado, es raro el artículo que contenga comentario alguno). Aunque da vergüenza ajena tener que replicarle a un señor que casi podría ser mi abuelo, el que calla otorga y no tengo otra opción que responder de la manera más respetuosa posible.

Ya en el primer párrafo de su artículo se lamentaba de haber apostado inicialmente al caballo perdedor, (refiriéndose al proyecto socialista nacional), quizás ahora que le juega al caballo de los intereses foráneos su inversión le vaya mejor, aunque no apostaría mucho por su conciencia. A mí me enseñaron a no apostar mi patriotismo, a no tomar a la ligera mi lealtad con mi país y su circunstancia. Este hipódromo es del tamaño de una isla y mi corcel siempre se llamará Cuba, cambiar de caballo merece un montón de adjetivos que prefiero omitir.

No puedo evitar sonrojarme cuando le tengo que explicar a un veterano de Angola que ha viajado por tantos países cuál es el balance final de la historia de la URSS. Armando se refiere a su estancia en la Unión Soviética como estar en “las entrañas del monstruo”, curiosa selección de palabras pero la última referencia que tengo de ellas proviene del Apóstol nacional y en alusión a un país opuestamente contrario, casualmente un país con el mismo discurso inflamatorio que este señor. Me prometí no caer en el facilismo de una vendetta personal o un lenguaje ofensivo así que sólo me limitaré a replicar lo más decentemente posible los argumentos sostenidos por mi interlocutor.

Por: Harold Cárdenas Lema

Cada generación tiene su música, nuestros padres tuvieron a Pablo Milanés y Silvio Rodríguez pero en la actualidad es muy difícil definir un grupo que identifique una época, si tuviera que arriesgarme la respuesta sería sencilla: Buena Fe.
Los muchachos guantanameros le han sabido tomar el pulso a la realidad cubana con sus canciones y de ahí su éxito. En sus letras es evidente su procedencia trovadoresca y se respira un nivel de compromiso social que lamentablemente no abunda en estos tiempos. Un compromiso que artistas e intelectuales debieran tener todos en su obra, no forzando sus creaciones a tener un matiz político al más puro estilo del realismo socialista, sino reflejando la realidad y tratando de mejorarla con sus creaciones cada vez que sea posible.
Los jóvenes cubanos se forman en un contexto muy agresivo, es la generación del Período Especial y la consiguiente pérdida de valores en la sociedad cubana, entonces no puede sorprender a nadie la apatía que evidencian a diario. En una situación tal de enajenación, me pregunto a menudo cómo fomentar sentimientos de patriotismo e identificar a mis compañeros con la actualidad de su país, en la noche del sábado encontré una posible respuesta.

Por: Harold Cárdenas Lema (Guiteras)

No hace mucho, conversando con un joven de mi universidad, este se cuestionaba por qué se maneja el término Patriotismo indisolublemente ligado al de Revolución. Era una pregunta válida, mi primera reacción fue un cuestionamiento a la superioridad de un proyecto político (Revolución Cubana) sobre la identidad de una nación, cosa seria. Es un hecho que lo más importante para todos nosotros es nuestra identidad, lo que nos hace cubanos y nos motiva a defender lo nuestro. Ahora, ¿es un pedazo de suelo lo que defendemos? ¿Es un concepto de país por lo que luchamos? Después de mucho darle vueltas al asunto alcancé mi verdad al respecto (que no tiene que ser la de otros), mi conquista personal sobre un asunto cardinal en lo que a política se refiere: el orden de prioridades.

Ernesto Che Guevara y Aleida Guevara
Che y su hija Aleida

Por: Guiteras (Harold Cárdenas)

Desde pequeños, los niños cubanos tenemos como paradigma del revolucionario a Ernesto Che Guevara. En las escuelas primarias del país, es común escuchar a los pioneritos  expresar su consigna: “seremos como el Che”. Pero, ¿realmente sabíamos lo que decíamos? ¿Decirlo nos daba conciencia política? ¿Decirlo a coro nos hizo más revolucionarios o nos acercó al Che?
Desde esa edad y durante el resto de los niveles escolares se nos habló sobre los mártires, sobre las guerras de independencia y sobre la Revolución. Voy a hablar ahora de mi caso particular, pero no creo ser la excepción en mi generación, el impacto real de estos intentos por formar una conciencia en mí fue muy pobre. Pasó como pasa actualmente con algunos spots televisivos y el manejo que se hace de estos temas en relación a la juventud, una saturación de mensajes políticos que puede terminar en aversión o apatía, exactamente el objetivo contrario de lo que se busca.