Cubana de aviación

Por Osmany Sánchez

La muchacha no le hace caso al padre, y solo piensa en que el novio que conoció por Internet le haga la carta de invitación para viajar a Dinamarca. El avión se va a caer y mientras los demás piden que caiga en un lugar donde no pierdan la vida, el cubano dice “que caiga donde sea” para demostrar que lo que quiere es ir a otro lugar. Estos ejemplos sacados de una telenovela o de un cuento tienen algo en común: El viaje.

Las limitaciones que tienen los cubanos para viajar es uno de los argumentos que siempre se esgrimen para demostrar la falta de democracia en Cuba. No es el único, pero a diferencia de los otros: Derechos humanos, Partido único, o libertad de expresión, este sí es reconocido por los cubanos como algo que les falta y lo plantean en todos los lugares. En varias reuniones de discusión de los lineamientos en los que estuve presente fue abordado este tema. Unos pedían que se les permitiera a los cubanos a viajar libremente y otros que por lo menos se les explicara las razones de esta limitación.

Francisco López Segrera
Historiador cubano. Profesor Adjunto del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), La Habana. Asesor académico de la Red Universitaria Global para la Innovación (GUNI), Barcelona. fsegrera@telefonica.net

Debilidades de la democracia consensuada
Es previsible que en los próximos años, el sistema político cubano se mueva hacia la descentralización y hacia un mayor pluralismo. Se fortalecerá la participación popular en él, gracias al desarrollo de medidas organizativas y normativas de carácter institucional y jurídico. Se elevará el perfil de la sociedad civil y de sus expresiones orgánicas, ante un Estado más regulador y menos total y abarcador. El nuevo modelo debe implicar el perfeccionamiento del modelo de democracia consensuada, vigente desde los 60 como han argumentado algunos autores (Juan Valdés Paz, Carlos Alzugaray, Fernando Martínez, Aurelio Alonso, Julio César Guanche, Mayra Espina, entre otros).
El nuevo sistema político, en proceso de conformación como resultado de la reforma política que se inició en 1992, y a partir de lo enunciado por Raúl Castro en varios discursos desde el 2007, tendría, entre otros, los siguientes rasgos:
1. El sistema político deberá descontaminarse de los rasgos incorporados de la experiencia soviética y reforzar en cambio su condición de poder popular dirigido por un partido de vanguardia; con un Estado basado en la autonomía de poderes, sin una definición ideológica del mismo de carácter excluyente y donde la descentralización suplante la burocratización de las decisiones y su carácter meramente administrativo.

Ernesto Che Guevara y Aleida Guevara
Che y su hija Aleida

Por: Guiteras (Harold Cárdenas)

Desde pequeños, los niños cubanos tenemos como paradigma del revolucionario a Ernesto Che Guevara. En las escuelas primarias del país, es común escuchar a los pioneritos  expresar su consigna: “seremos como el Che”. Pero, ¿realmente sabíamos lo que decíamos? ¿Decirlo nos daba conciencia política? ¿Decirlo a coro nos hizo más revolucionarios o nos acercó al Che?
Desde esa edad y durante el resto de los niveles escolares se nos habló sobre los mártires, sobre las guerras de independencia y sobre la Revolución. Voy a hablar ahora de mi caso particular, pero no creo ser la excepción en mi generación, el impacto real de estos intentos por formar una conciencia en mí fue muy pobre. Pasó como pasa actualmente con algunos spots televisivos y el manejo que se hace de estos temas en relación a la juventud, una saturación de mensajes políticos que puede terminar en aversión o apatía, exactamente el objetivo contrario de lo que se busca.

Por El discípulo

Dada la polémica que suscitó el Artículo ¿Por qué un Partido Único? Y conociendo también que los argumentos para demostrar la tesis que en Cuba no hace falta ni es necesario más partidos me han estimulado a escribir esta 2da parte para seguir compartiendo un grupo de ideas con los lectores de este Bloc.

Para poder entender por qué en Cuba existe y defendemos la idea de un Partido Único y con esto no se violan los preceptos de democracia, hay que entender que papel juega el PCC en la sociedad cubana pero no solo en teoría sino en la práctica diaria y cotidiana sobre la base de la realidad.

¿Cómo está diseñado nuestro sistema político social?

Por El Discípulo

No hay una ocasión en que los enemigos de la revolución cubana no usen como uno de los argumentos para demostrar que en Cuba no hay democracia y que su destino está regido por una dictadura, es la repetida consigna de la existencia de un solo Partido, el Partido Comunista de Cuba conocido por sus siglas (PCC). Para nuestros enemigos, que están muy bien informados, y que conocen cómo funciona el sistema democrático cubano, no me voy a desgastar en rebatirle sus argumentos porque hasta ellos mismos saben que no tienen bases ninguna, estas ideas van dirigidas a aquellos que desconocen de por qué en Cuba debe haber un partido único y el papel que este juega en la sociedad. Aclaro esta es la visión de un joven universitario cubano.