9442163-persona-sonando-despierto

Por: Roberto G. Peralo. (roberto.peralo@umcc.cu) @RobertoPeralo

 El día 5 de julio se reúne la Asamblea Nacional. Son altas mis expectativas con respecto a tan importante evento. Estoy convencido que la prensa dará una cobertura similar a la realizada para la cumbre de la CELAC. Será trasmitida minuto a minuto y en vivo cada una de las intervenciones de los diputados.

Los informes y documentos que serán puesto a consideración de los diputados van a ser socializados con toda la población. Si no pueden publicarse en tabloides por problemas de presupuestos van a compartirse en el sitio oficial de la Asamblea Nacional para que el ciudadano interesado -y tenga la posibilidad- lo pueda descargar.

Estoy ansioso por ver la rendición de cuenta de la Contralora General de la Republica, donde de seguro explicará el comportamiento de las indisciplinas, ilegalidades y hechos de corrupción administrativa en el año 2013. Precisará sobre quiénes son los implicados y cuáles fueron las sanciones aplicadas. Dará información pormenorizada sobre las causas y condiciones que provocaron que altos funcionarios del gobierno fueran fácilmente corrompidos por un empresario canadiense.

Sobre este tema de seguro varios diputados darán sus criterios sobre las políticas de promoción a los dirigentes y como los bajos salarios y la alta responsabilidad de muchos directivos provocan que el Estado, a espalda de la opinión pública, tenga que permitirles un grupo de privilegios y benéficos que rosan con la ilegalidad.

Voy a escuchar a un diputado preguntarle al Ministro de Economía, si el objetivo de inflar los precios de los autos era que las ventas de estos se limitara solo a 50 en 6 meses. Intervendrá un Diputado en representación de los miles de cubanos que después de años esperando para obtener la famosa Carta, vieron desvanecer su sueños, se cuestionará tal medida. Algún diputado preguntará a Marino Murillo la causa por la cual, una vez más, vuelve a posponerse la generalización del experimento de la nueva forma de gobierno.


portada_constitucion_cubaPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

En el profundo proceso de cambios que vive Cuba la Constitución se ha vuelto cada vez más obsoleta, se hace necesario sustituirla por una nueva que sea adecuada no solo en su contenido sino también en  la forma que se elabore. Pero… ¿acaso somos una sociedad empoderada, horizontal y participativa para lograr esto? Hoy hablaremos sobre el cambio de la Constitución cubana y los desafíos que esto implica.

En mi país para nadie es un secreto que muchos cubanos nos hemos conformado con vivir al margen de la Constitución, es una contradicción real que con el alto nivel de instrucción existente en el país, sepamos menos de derechos y deberes que otros pueblos de la región con menor escolaridad. Buscando superar esto, en los últimos tiempos se escucha cada vez con mayor atención un llamado a cambiar la Constitución de la República de Cuba y lograr también así un empoderamiento sociopolítico que todavía no existe.

La pregunta que pudiéramos hacernos los cubanos es: ¿lo hacemos mediante asamblea constituyente o reforma constitucional? En realidad lo importante no es que sea de una u otra forma sino que en cualquiera de estos casos se cuente con la participación ciudadana desde el inicio hasta el final de la misma.


Por Carlos Batista

 Una reforma migratoria, que los cubanos esperan que el presidente Raúl Castro anuncie el viernes en el Parlamento, eliminaría los engorrosos permisos de salida y entrada al país, así como la figura legal de “emigrante definitivo”, vigentes hace medio siglo.

El 1° de agosto Raúl Castro adelantó que se “avanza en la reformulación y elaboración” de la política migratoria, para acabar con restricciones que perduraron “innecesariamente”. Esto será “una contribución al incremento de los vínculos de la nación con la comunidad de emigrantes”, agregó Raúl, en referencia a una comunidad de dos millones de cubanos y sus descendientes que viven en otros 40 países, 80% de ellos en Estados Unidos. Académicos señalan que Raúl prevé eliminar los


cubasi.cu

Por Elsa Claro

Tomado de http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=2377:icambios-en-cuba&catid=4:en-cuba&Itemid=3

Si algo extraordinario no ocurre, bien pronto en Cuba se ampliarán las tan esperadas novedades en busca de refrescar el modelo económico imperante. Casi toda la prensa mundial se refiere al estancamiento gerontocrático en que vive la amenazada Isla, pero no reconocen las pocas y espaciadas transformaciones ocurridas y habrían sido muy publicitados de tratarse de otro sitio. Cierto que las aperturas en torno al régimen de propiedad y amplitud de la tenencia de la tierra son susceptibles de perfeccionar, pero nada imposible será que deje el ritmo de danzón y tome paso de conga.

Las pruebas en barberías y peluquerías liberadas al usufructo de sus trabajadores, ya se hacen extensivas hasta abarcar la casi totalidad de las existentes en el país. Otro tanto y en su propia medida, sucede con las piqueras de taxis que ahora funcionan a cargo del estado y pasan a convertirse en bases operativas al estilo de cualquier pequeña o mediana empresa, con gastos y ganancias propios. Algo similar debe suceder con otras entidades del sector servicios (desde la gastronomía hasta partes y piezas de automóviles, por ejemplo, o los llamados consolidados de reparación de equipos electrodomésticos y similares). La gama de permisos para trabajos por cuenta propia ha sido extendida a la chita callando y se proyecta como una de las fórmulas para absorber al millón de personas que hoy se desempeñan en puestos de labor sin real contenido.

Ese extremo tiene la mayor importancia porque permitirá no dejar desempleado a nadie. Los desactivados tendrán opciones y si algunas les resultan poco atractivas, pueden arriesgarse en empresas propias o cooperativizadas. Ninguna de estas eventualidades requiere de aprobaciones especiales (del Parlamento o del Congreso del PCC) pues tienen base en leyes existentes para cada uno de esos tópicos, requeridos, en todo caso, de regulaciones, organización y, muy importante, de un sistema impositivo que también está, pero escasa y pobremente aplicado. Quizás requiera de algunas cláusulas nuevas, pero tiene fundamentos.