Por Jesús López Martínez

 Como desde hace cuarenta años, Cuba volvió a ocupar el segundo lugar por países en los Juegos Panamericanos celebrados en Guadalajara, México. En 1991 ocupó el primer lugar ayudado por el incremento de medallas que siempre tiene el país sede.

 Me cuento entre los escépticos que consideraban imposible obtener ese resultado. Mi escepticismo tenía como base lo siguiente:

–          La crisis estructural que afecta al mundo capitalista incide en nosotros doblemente, de la misma forma que afecta a los demás países y se incrementa por el bloqueo que EU democráticamente (la ONUacaba de aprobar por vigésima ocasión una resolución pidiendo que se levante) nos impone. Ello  implica afectaciones en la participación de competencias en el exterior, no contar con sofisticados y costosos implementos deportivos, etc.

–          Brasil, uno de los países con más fuerza económica en estos momentos, dedica recursos importantes al deporte teniendo en cuenta que será sede de una olimpiada próximamente.