Colaboración de: Raúl Felipe Sosa

Todo ciudadano que pretenda ser una figura pública debe entender que su persona y en ocasiones su vida se exponen a la trasparencia que da la fama, se exponen al escrutinio de la opinión pública. Por lo tanto sus actitudes se verán enclaustradas en la vitrina de la crítica. Esto es un acto de legitimidad sobre todo si la notoriedad obtenida se alcanza luchando por una causa justa y común a los intereses de una gran parte del Pueblo.

Aun suponiendo que Yoanis Sanchez sea una persona con un determinado renombre entre el Pueblo Cubano esto no quiere decir para nada que se haya ganado el derecho a recibir el cariño y el agradecimiento de un Pueblo que tiene un corazón grande pero exigente. Por lo tanto no pretendo elevarla a la categoría de figura pública, pero entendiendo su status en la red pudiéramos darle una escala algo menor en cuanto no es representativa de la gran mayoría de los cubanos que no tienen acceso a internet: la categoría de ciberfigura o sería mejor decir cibermercenaria, tal opinión la dejo a consideración de ustedes.