Por: Eduardo

Hace 197 años, en su famosa Carta de Jamaica, Simón Bolívar escribía “Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más

 grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por

 su libertad y gloria

”. Años antes, el Precursor de la independencia latinoamericana, el Generalísimo Francisco de Miranda, proponía crear una nación gigantesca, que incluyera todo el territorio que abarca lo que actualmente se conoce como Hispanoamérica. Proponía el nombre de Columbeia para la república que debería nacer de ese parto histórico. La República de Colombia, que en su denominación retomaba el nombre

Por Osmany Sánchez

Era uno de las personas más conocidas de mi pueblo, siempre riendo y bailando detrás de su mesa de  vendedor de carne de puerco.  Un día se le cumplió el sueño de la reunificación familiar y salió rumbo norte para encontrarse con su hijo. Antes de irse le hicieron una fiesta y lo despidieron como a alguien del que se separan físicamente pero que saben que la distancia no va a vencer la amistad.

Alrededor de dos años después el amigo vino de visita al pueblo y para sorpresa de todos parecía que lo habían cambiado por otra persona. No saludó a los amigos porque decía que tenían las manos sucias, llegó al kiosco de la TRD, pidió una cerveza Cristal y después de probarla, escupió en el piso y dijo que tenía gusto a orine: “allá sí hay cerveza buena”.