Por: Gabriel Torres Rodríguez.

“Hoy vine a esta universidad, básicamente, a regalarles mi obra” fueron las primeras palabras de Nelson Domínguez Cedeño, Premio Nacional de Artes Plásticas 2009, durante la inauguración de una de sus creaciones en la Galería Abierta de la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos.

 “Un homenaje al ballet”, me dice despreocupado sobre el título, mientras absorbo y degusto la combinación de colores y líneas. Mi nacimiento en Holguín resulta  acicate ideal para acercarme y comenzar el diálogo. Comparto con él algunas impresiones de su obra y le propongo conversar unos minutos. Aceptó sin reparos la entrevista, esas que brotan de una conversación afable.

–          Nelson, su obra enriquece hoy este especial rincón de nuestra casa de estudios, ¿qué importancia tiene para usted verse representado aquí?

Aquí no sólo estará mi obra, sino la de artistas tan o más reconocidos como yo. Es muy importante, porque pasará el tiempo, pasarán los años y los antiguos estudiantes de esta universidad recordarán que tuvieron frente a sí cuadros de primera calidad. Cuadros que formaron su mundo y su gusto estético.

Creo que esa relación con el arte entre los jóvenes es