La nacionalidad cubana es el fruto de un largo proceso histórico, en eso todos estamos de acuerdo, pero solo la Revolución cubana permitió que Cuba se convirtiera en una Nación. No quiero entrar en el terreno de los historiadores, mis consideraciones se basan en el análisis de diferentes épocas y países.

Necesitamos luchar por el socialismo que contemple las advertencias de Martí a propósito del trabajo de Herbert Spencer que abordaba el peligro del Estado aniquilando al individuo…Hay fetichismo mercantil donde la mercancía se vuelve contra el productor pero sabemos que también el poder puede ser un fetiche que disminuya la participación real de las personas.

Cuba está en su momento más importante desde la década del 60, en un contexto de agresión externa y problemas de administración interna, solo el pensamiento crítico puede salvar al país. Solo una sociedad civil que con su participación activa regule la gestión estatal, podrá presentar una alternativa viable a esta isla agotada.