DSC02961_1

Por: Julio César Pérez:(julio.verdecia@umcc.cu)

Serían las seis y minutos cuando subió Silvio al pequeño escenario, entonces alguien del barrio dijo – ahora- y un trueno de aplausos irrumpió en el aire.

La gente de Canímar, asentamiento periférico de las afueras de Matanzas, agradecida por el milagro escuchó el breve discurso, en el que el poeta y trabador dijo que la noble idea había surgido en las oficinas de Ojala y que era abrazada con amor por muchos amigos – la visita a barrios como aquel- .

– Aquí nadie viene invitado, la gente se invita sola, por puro acto de humanidad y amor- dijo.

Y sí, allí estaba Silvio con sus músicos y amigos matanceros invitados, rompiendo la noche a guitarra limpia, cantándole al amor, a la juventud, a los niños, y a todos los que quisiesen apostar por la esperanza, desde el mismo centro de un barrio con compleja realidad, pero no abandonado.

Con él tararearon viejas y nuevas canciones, desde una música de puro compromiso patrio, música con la que critica el sin sentido y la banalidad cultural e ideológica, la discriminación y reconoce la plenitud humana del amor y la espiritualidad, por lo menos así lo vi yo que estaba entre aquellos que atacaron a limpio y estruendoso aplauso