Me preocupa que el aumento salarial sea tomado como una condición sine qua non para imponer formas de pensar, apegadas a encasillamientos pusilánimes que fragmentan a la sociedad cubana…

estudiantes-alma-mater

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) En Twitter: @JimmydeCuba

Un compañero de trabajo me mira con cara triste y me dice que está “embarca´o”, que empieza septiembre como Jefe de Departamento. Otro pide la baja para salir por tres años a un contrato de trabajo. Dos ejemplos de la realidad de los profesores universitarios. El primero muestra las contradicciones que se viven en Cuba, donde una promoción es vista como un “embarque” en lugar de una aspiración. El segundo es un profesor que se aleja de su familia durante tres años para poder resolver sus problemas económicos.

La realidad es que muchas veces los cargos no están en manos de los más capacitados sino de los que asumen por responsabilidad partidista o por amistad.

Desde la apertura migratoria son muchos los docentes que han abandonado las aulas universitarias y si el éxodo de profesores afecta a la educación superior, el hecho de que muchos de ellos sean doctores lo hace más grave. Son muchas las deudas acumuladas durante años en este sector y otras que se añaden en los últimos tiempos.

Sobre el éxodo de profesores hay un dato que me parece importante resaltar. El sector de educación es una fuente de dirigentes y si eso pudiera considerarse un reconocimiento a la preparación de esta fuerza laboral y su prestigio, no lo es cuando esos profesores convertidos en dirigentes, no regresan luego al magisterio.

La profesión de educador en Cuba se realiza por amor, no por incentivos económicos, por eso hay que tener mucho tacto al tomar ciertas decisiones. Si eliminar las cartas para la adquisición de carros, tuvo un costo político enorme, más daño hizo la explicación de las razones que lo motivaron. Si un profesor universitario vende su carro para poder comprar una casa y dejar de vivir con sus suegros -a veces varias generaciones en una casa- qué daño puede hacer eso a nuestro proyecto social.

Debieron preguntarse por qué un profesor universitario se ve obligado a vender su carro, algo tan ansiado para cualquier persona.