jovenes cubanosPor Diosnara Ortega González.

Especial para La Joven Cuba

Joven madre. Socióloga. Msc. Psicología Social y Comunitaria. Investigadora ICIC Juan Marinello. Cuentapropista.

                                                                    Yo

no me fui, yo me alejé un poquito.

Desde más lejos se oye más bonito.

                          Habana Abierta

 Nota: Para entender mejor este artículo sugerimos la lectura de Carta a un joven que se va escrita por el Rafael Hernández, director de la revista Temas, especialmente para La joven Cuba.

 Querido Rafael:

Cada una de sus palabras parecen un espejo donde escucho rebotar tantas voces y la mía propia. Comparto sus preguntas y certezas y es entonces cuando me siento tan feliz, pocas veces veo permearse las barreras generacionales por ideas y sentimientos más importantes que los discursos preestablecidos. A usted le correspondería hablar como un cuadro, un típico militante del partido, a mí simplemente no hablar.

 Soy de la generación de los ochenta, y tiene razón, no me acuerdo de la caída del Muro, y la Crisis de Octubre no significa nada para mí. Pero recuerdo ir a comprar jabolina a una casa clandestina con mi mamá, las largas noches durmiendo en el piso de la sala con la puerta abierta en busca de refrescar aquellos interminables apagones, los intentos de salida del país de mis tíos, los que al fin lo lograron “por el bombo”.