Deja Que Yo Te Cuente
Colectivo del programa

Por: Guiteras

Recuerdo la primera vez que vi el programa Deja Que Yo Te Cuente, no me causó una gran impresión ni nada por el estilo, un programa humorístico más. Poco a poco me empezaron a interesar los comentarios del personaje Mentepollo, que haciendo hincapié en los estereotipos más agudos y visibles de la sociedad cubana, hacía una crítica abierta a conductas negativas y malos procederes que por algún concepto errado, estaban ausentes de la televisión nacional.

Ya cuando salió el personaje de Lindoro Incapaz, debo confesar que me hice adepto del programa y le agradecí un millón de veces a sus guionistas tener el coraje de enfrentarse (como me imagino han tenido que hacer) a cuanto funcionario mediocre existe en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) que creen que defender al país es no tocar temas espinosos y esconden bajo la alfombra nuestros defectos en vez de enfrentarlos de una vez. Lindoro es un personaje real, que existe en muchas empresas e instituciones y con los que en más de una ocasión he tenido que lidiar o escuchar.

Por:  Edu

Para que no existan discrepancias ni confusiones al respecto, quien firma los comentarios de las discusiones como Edu, es el mismo que escribe los artículos con el nickname de Eduardo, es decir, yo. Alguien preguntó por la Universidad desde donde escribimos, y aunque en realidad su intención era burlarse de nuestra Alma Mater, le contesto que aunque los que empezamos pertenecemos a la misma entidad, el hecho de haber abierto el Blog para “los jóvenes universitarios cubanos” nos hizo tomar la decisión de no imponer la identidad de la universidad cabecera. De hecho ya se han incorporado como colaboradores algunos compañeros externos al Centro.

Si se fijan los comentarios iniciales fueron escritos por Tatu, Baro, el Poeta, Sócrates, El Discípulo y por “mi mismo” como diría un personaje humorístico de la televisión cubana, y que representa a un administrador corrupto denominado Lindoro Incapaz (ese personaje nada tiene que ver conmigo). Sin embargo la lista de colaboradores se ha incrementado al punto, y el blog se está volviendo tan popular por estos predios, que ya algunos profesores nuestros, nos han pedido como decimos en buen cubano, meter la cuchareta.