A esta altura, a uno no le queda otro remedio que hacerse la pregunta ineludible: ¿en qué punto de ese «tránsito escabroso» estamos?

La sociedad cubana, perdida en los caminos de aplaudir solo a jóvenes obedientes…