Por: Roberto G. Peralo

 Cuando Mossadegh fue elegido democráticamente en Irán a principio de los años 50 del siglo pasado. Fue considerado la «Esperanza para la democracia» en Oriente Medio. Fue el «Hombre del Año» de la revista Time. Pero, una de sus ideas y que empezó a implementar fue que los iraníes debían beneficiarse de su propio petróleo. Extraña política,

Por supuesto que eso no gustó, estaba naciendo una dictadura. Entonces se envió a un agente de la CIA, Kermit Roosevelt, un pariente de Teddy Roosevelt. Kermit fue allí con unos pocos millones de dólares, a combatir tal dictadura, y fue muy pero muy efectivo. En poco tiempo, se las ingenió para derrocar a Mossadegh. Democráticamente trajo al Sha de Irán  para reemplazarlo,  quien restableció el control del petróleo a sus “verdaderos dueños”, las transnacionales.

Cuando Árbenz se convirtió en presidente de Guatemala, el país estaba en manos de la  compañía «United Fruit», la gran corporación internacional. Y Árbenz basó su campaña en un lema que decía, «Queremos  devolverle la tierra a la gente». Y una vez que tomó el poder implementó políticas que harían exactamente eso.

A «United Fruit» no le gustó mucho eso, así que contrataron firmas de relaciones públicas para hacer una