Por Eduardo

Hace algunos días, una amiga me envió un Email, que circulaba por la red de la Universidad Central de las Villas. Aunque no conozco al autor de las líneas, me he tomado el atrevimiento de hacerle algunas correcciones de estilo para regalárselo a todos los participantes en el blog. Espero que el evidentemente nostálgico redactor de este correo electrónico, si algún día entra a La Joven Cuba, no vaya a meterme ninguna candanga con el Copyright.

Gran parte de los participantes en La Joven Cuba caen en el grupo de edades que antecede a la Tercera Edad, lo que en cubano se ha dado en llamar, la Tembocidad, que se deriva del vocablo temba, que es el calificativo dado en la isla a las personas entre 35 y 55 años, tres o cuatro años, «parriba», o tres o cuatro años «pabajo». Hay tembas hombres y mujeres, o lo que es lo mismo tembanas y tembanos.  A mi generación, que es la que en estos momentos sostiene la vida de nuestra querida Patria, en todos los órdenes, quisiera dedicar este post, no sin antes darle las gracias a mi querida amiga, por compartir conmigo estas líneas.

cubasi.cu

Por Eduardo

He leído con atención el post de mi amigo Guiteras acerca de la reaparición del cineasta y crítico de cine Enrique Colina en la programación de la televisión nacional y los comentarios de todos relacionados con su post, y tengo que confesar que aunque comparto la alegría del retorno de 24 x segundo, aunque sea solo como una sección de 15 minutos del programa Arte 7, y aunque conozco de sobra las intenciones de mi compañero a la hora de publicar la carta, donde primó su deseo de motivar el debate en La Joven Cuba, no comparto algunos aspectos de la visión de Colina acerca del papel que han jugado algunas producciones del ICAIC en nuestro devenir artístico, y sobre todo revolucionario.

Y que conste que si alguien no se perdía, se pierde, o se perderá, un programa de Colina soy yo. Si el pueblo cubano es profundamente conocedor del arte cinematográfico, tal y como refieren actores, directores y críticos que acuden a los principales festivales cinematográficos realizados en nuestro país cada año, se debe entre otras cosas a la labor que han realizado durante muchos años una pléyade de pedagogos de la cinematografía como José Antonio González, Mario Rodríguez Alemán, Tony Mazón Robau, Frank Padrón, Rufo Caballero, Rolando Pérez Betancourt, Martha Araújo, el propio Enrique Colina, y muchos otros, quiénes desde nuestros medios de comunicación nos han transmitido las claves para desentrañar los misterios del arte de las imágenes en movimiento.

Enrique Colina
Enrique Colina, una vida a 24 por Segundo

Por: Guiteras

El domingo pasado quedé pasmado al frente del televisor. Como si de una película se tratara, se anunció (y ocurrió) en el espacio cinematográfico dominical Arte 7, el resurgimiento de 24 x Segundo.
Entonces, a las 3 y media de la tarde, parecía yo un niño al que le ha caído un regalo del cielo, inesperado, una secuela de un espacio de los más añejos (32 años) y populares en la televisión cubana. Agradezco infinitamente al espacio Arte Siete que transmite la Televisión Cubana todos los domingos a las 2:00 pm por restaurar, regresar y renacer a 24 por Segundo, esta vez como una sección de Arte 7.
Mientras escuchaba a Enrique Colina, conductor de 24 por Segundo, recordé la último que había leído sobre el programa y el propio Enrique, una carta de las tantas que circuló en lo que se conoció como la Guerra de los Mails, y en la que Colina brinda un montón de interioridades del ICAIC, el ICRT y 24 por Segundo.
La lectura de las palabras de Colina, a la luz del 2010, resulta esclarecedora, algunos de los planteamientos ya han caducado, otros mantienen una actualidad pasmosa, pero ciertamente vale la pena acercarse a ellas.
Muchas personas me han preguntado, ¿qué cambios reales ves tú que han ocurrido en el país? Voy a mostrar un ejemplo, Colina menciona un listado al final de su carta en la que enumera películas cubanas no exhibidas por la Televisión Cubana. Tres años después de sus palabras, la mayoría han aparecido en la pequeña pantalla, muestra de una política cultural en desarrollo y en ascenso.

Pudiera hacer un millón de valoraciones de las palabras de Enrique Colina, pero prefiero que ustedes hagan sus propias lecturas, a continuación publicamos íntegramente la carta del conductor de 24 por Segundo.

Versión de la conferencia de Alfredo Guevara en la Facultad de Comunicación UH
(5 de mayo de 2010)
“Transcripción de los alumnos asistentes al conversatorio”.

Alfredo Guevara:
Me hubiera gustado tanto ver una película para empezar porque aunque soy un cineasta parcialmente de vacaciones me sigue interesando el cine y descubro en algunos cineastas grandes lecciones del periodismo. Del periodismo que debía ser. Me refiero a la película que sirvió para finalizar el 31 Festival de Cine, la película sobre Chávez que hizo Oliver Stone, creo que son de las últimas películas-reportajes una gran lección de periodismo.

Tengo muchos años pero he pasado la vida entera militando a favor de una causa u otra. Muy joven era anarquista, después devine marxista, he sido siempre un libertario y lo voy a seguir siendo. Lo primero que quiero decir a partir de mi propia experiencia es que un periodista que no milite en lo que quiera no podrá ser jamás buen periodista. Puede ser un periodista a la usanza occidental de la cual formamos parte, de Occidente, de este mundo iniciado por los griegos y que ha llegado hasta nuestros días con algunas marcas desde entonces. Aunque evolucionando hasta los conceptos, y naturalmente para expresar los conceptos revolucionando la palabra entre ellas la palabra democracia.