Me parece que confundir la crítica a personas que no ejercen sus funciones debidamente con una crítica a la “institucionalidad” es una aberración exagerada…

Mientras más graves los problemas, más buenos los chistes. El humor político con el agua al cuello…