Díaz-Canel abanderado de continuidad, muestra una dirección como carta abierta a construir sin perder principios ni convicciones; lo que está claro es que no todos comprenden igual a qué se refiere…

«El cuarto pecado de la mala historia, repetido en los diversos manuales tradicionales, es su idea limitada del progreso…»

En realidad, los comunistas cubanos no sentían la presión de la dictadura de Batista hasta julio de 1953…

Craso, fundido por el oro…

A mi profesora, amiga y colega…

Es divertido quitarle un poco de seriedad a la Historia…

La Joven Cuba alcanzó 4 millones de vistas

Hay abrazos que matan, en especial los de Estados Unidos.