Frei Betto

Fragmentos del intercambio sostenido por Frei Betto con estudiantes y trabajadores de la Universidad de las Ciencias Informáticas, el pasado 13 de febrero de 2014.

Nos corresponde decir unas palabras. Si ustedes no comprenden me dicen. Ocurre que cuando intenté entrar directo por Thunderbird, uno de los mecanismos de correo electrónico, apareció en la pantalla de mi computadora un aviso del sistema ABE, americano, diciendo: ¨Esta comunicación está bloqueada. Porque usted se encuentra en uno de estos países: Corea del Norte, Irán, Cuba, Sudán”, y no había ningún método para saltarse eso. En el hotel él intentó también, y apareció el mismo cartelito electrónico, con ese aviso. Y entonces, venía hoy a mi habitación, y quedó ahí dos horas y media. Buscaba neutralizar, ese antivirus, ABE, para desbloquear. Al final yo tenía que salir y él dijo: “Yo puedo llevar su computadora a mi oficina, porque ahí tengo más recursos y tengo otros compañeros que trabajan.” Sí. “Y no lograron el desbloqueo”. Claro que, por suerte, yo puedo entrar por Wi-Fi, y logro entrar, contestar o enviar emails. Entonces, dejo ese desafío para ustedes. Cómo vencer el bloqueo electrónico. Porque, por ejemplo, todavía aquí en Cuba, la comunicación a Internet es por satélite, ¿o ahora hay cable submarino? ¿Ustedes saben? (Le responden del público).

Yo sé que durante mucho tiempo, cuando empezó Internet aquí era solamente por satélite. Y yo miré un mapa de Internet en toda América Latina y el Caribe, y había cables por todos los países del Caribe con excepción de Cuba. O sea, la fibra óptica en todas partes con excepción de Cuba. Ahora Gretchen me dijo que empieza a tener fibra óptica. Entonces se va quebrando el bloqueo. Porque muchos turistas de Brasil venían aquí a La Habana y decían: “Mira cómo la Internet en Cuba es mala”. Yo les digo: “Primero el bloqueo, porque ellos no tienen opción”. Porque, ustedes cubanos, pueden ser muy buenos en medicina, educación, informática, pero son muy malos en propaganda. Muy malos, aquí debía haber una escuela como esta, de propaganda y publicidad. Son muy malos. Voy a dar tres ejemplos. Un turista, que viene aquí, no saber que este país tiene bloqueo informático, y que si la operación de la computadora es lenta, no es por culpa de la tecnología cubana, es por culpa de un bloqueo que impide tener acceso de esos recursos más avanzados. Otro ejemplo. Llegaba a La Habana, por el aeropuerto José Martí, y un cartel causó una impresión muy buena en Brasil, y que no hay más, no entiendo por qué no hay más. En ese cartel, había un niño, pionero de la escuela primaria, con uniforme, indumentaria, una sonrisa en la boca, y decía: “Esta noche, 200 millones de niños van a dormir en las calles del mundo. Ninguno de ellos es cubano”. Mira el impacto que eso causó, sobre todo en Brasil. Brasil tiene miles de niños que duermen en las calles. Y mucha gente, que llega ahí, extranjero, y pregunta por qué los niños están en la calle, ¿no tienen familia? Ocurre que los padres están desocupados, borrachos, golpean a los niños. Los niños prefieren estar en