Bolton se alimenta de un odio a Cuba que no le toca

Cómo uno de los asesinos del Che privó a Cuba de millones de dólares, y posiblemente mucho más

Por: Edmundo García (www.latardesemueve.com) El pasado lunes 27 de abril dediqué parte del programa La Tarde se Mueve […]

¿A qué le teme Frank Artiles? * Cuando se trata de extrañezas y leyes absurdas, hay que contar […]

CRI La Florida

Por: Jesús Arboleya

Como siempre, la última encuesta patrocinada por el Cuban Research Center (CRI) de Florida International University (FIU) ha animado los más diversos análisis y comentarios, debido a la fiabilidad de sus resultados y la capacidad que nos brinda para analizar la evolución de las actitudes políticas de la comunidad cubanoamericana en el condado Miami-Dade, durante más de veinte años.

Desde mi punto de vista, la pregunta más relevante de la encuesta es aquella referida al apoyo o la oposición al embargo (yo le digo bloqueo, pero respeto el lenguaje de los encuestadores), toda vez que está centrada en lo que constituye la esencia de la actual política de Estados Unidos hacia Cuba.

El resultado de la encuesta nos muestra entonces un resultado concluyente respecto al sostenido incremento de las personas que se oponen a la política actual (52 %), por primera vez una posición mayoritaria respecto a los estudios anteriores, y efectivamente refleja una tendencia, ya que solo los mayores de 65 años apoyan mayoritariamente su mantenimiento.
Incluso es posible que, analizada de manera general, esta posición sea aún más nutrida, ya que un 68 % apoya el restablecimiento de relaciones diplomáticas, lo que supone el levantamiento previo del embargo, y lo mismo ocurre con el hecho de que más de un 70 % apoye la venta de medicinas y alimentos o de que incluso un 76 % respalde la ampliación o el mantenimiento de los negocios con Cuba, todo lo cual se contradice con las normas establecidas por el embargo.

Casi tres cuartos de los encuestados opinan que la política del embargo no ha funcionado. No obstante, llama la atención que el mayor porcentaje de los que consideran que ha funcionado bien o muy bien, esté precisamente en los que arribaron a ese país después de 1981. Creo que esta respuesta tiene un significado distinto para ellos que para los primeros inmigrantes, ya que se trata de las personas que realmente sufrieron el embargo y lo analizan desde esta perspectiva, mientras que los primeros lo conciben como una estrategia fracasada para derrocar al régimen cubano.

LA HABANA. A la reciente noticia de la partida del jardinero industrialista Yasmani Tomás de Cuba, se une ahora la firma el viernes pasado de una nueva ley en la Florida que busca facilitar la llegada de jugadores cubanos a las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) dentro de ese estado: una especie de fast track para lograr contratos, que deja intacta la precondición de que los peloteros cubanos abandonen su residencia en Cuba.

Según el reporte del periodista Bill Cotterell, la nueva normativa permitiría a los jugadores cubanos la posibilidad de negociar directamente como “agentes libres” una vez llegados a territorio estadounidense, sin la necesidad de ser sometidos al conocidodraft.

El draft es el mecanismo que rige la llegada a la MLB de jugadores amateurs, residentes en Estados Unidos o Canadá, y que no hayan sido contratados previamente por equipos de las Ligas Mayores o Menores. En el caso de los peloteros cubanos, la MLB los considera como amateurs por el esquema del béisbol practicado en la Isla durante cincuenta años.

Esta ley beneficia a las dos franquicias de la MLB en la Florida: Miami Marlins y los Rays de Tampa Bay, y prevé como incentivo “hasta 13 millones de dólares anuales por reembolsos de impuestos a las ventas para equipos de deportes profesionales por la construcción, renovación o ampliación de estadios”.

La rúbrica de Rick Scott, gobernador de Florida, plasmada el viernes 20 de junio, ha puesto en marcha una propuesta hecha en abril de este año por los representantes José Félix Díaz (R) y Matt Gaetz (R)  introdujeron esta solicitud como parte de un paquete de transformaciones dedicados a la legislación del período 2013-2014.

Según se pudo conocer, la motivación declarada para llegar a este nuevo mecanismo radica en la creciente actividad de tráfico humano que ha proliferado en torno a la migración ilegal de peloteros cubanos a Estados Unidos. Dichas prácticas, antes disimuladas y que ya escandalizan, tuvieron su punto álgido en meses pasados tras las revelaciones del caso de Yasiel Puig, actual jardinero de los Dodgers de Los Ángeles.

En el artículo de Cotterell se explica que será obligatorio además “reportar al fiscal general del Estado cualquier evidencia de contrabando de personas, tráfico humano o movimiento de personas a través de las fronteras nacionales”.

La MLB, que ha expresado su preocupación por tal fenómeno, “dice que sus políticas no tienen la culpa, y señaló que el gobierno cubano tampoco permite a los jugadores firmar con equipos de Estados Unidos”.

Sin embargo, las nuevas disposiciones relacionadas con la contratación de deportistas cubanos en el extranjero, y la presencia de jugadores cubanos como Frederich Cepeday Yulieski Gourriel en el Béisbol Profesional Japonés, por el momento, demuestran un cambio de política por parte de las autoridades cubanas.

¿Buenas intenciones o inmovilismo político?

La iniciativa floridana se encamina por las ramas sin cuestionar realmente la raíz del problema. No se trata de demeritar el intento por evitar que los jugadores cubanos sean pasto fácil para los traficantes de personas que se aprovechan de los requisitos excepcionales que precisan estos para ingresar las grandes ligas.

Para seamos francos: poco o nada cambiará esta nueva disposición, salvo que ahora los peloteros cubanos solo precisarán llegar a los Estados Unidos para negociar directamente su contratación (¡solo en la Florida!). Esto, si es que la MLB se “engancha” a esta inciativa legal.

Ya en abril, ante la propuesta, el director general de la MLB Rob Manfred había dado la clarinada al declarar a la cadena ESPN: “La primera pregunta que hay que hacerse antes de pensar en cambiar las reglas es si hay alguna diferencia entre el tráfico (de personas) a Estados Unidos y el tráfico a México, y si el destino cambia qué pasará con los jugadores cuando traten de salir de Cuba. En términos generales lo que quiero decirles es que este es un problema que va más allá del béisbol”.

En estos días la noticia es Tomás. Pero otros muchos seguirán su camino, como viene sucediendo desde hace años. Ya sea por razones económicas o de realización personal —ambas razones casi siempre vienen juntas y son muy válidas—, está claro que, bajo las actuales condiciones, el flujo ilegal de peloteros cubanos a la MLB es indetenible.

A pesar de que la nueva Política de Ingresos para Atletas, Entrenadores y Especialistas del Deporte dispone un aumento salarial y facilidades de contratación para los deportistas cubanos, es imposible competir con los salarios millonarios que ofrecen las franquicias de la MLB por los servicios de los beisbolistas que militan en sus filas.

El problema y la solución

La causa central de la proliferación del tráfico humano es posible detectarla en las condicionantes que enrarecen las relaciones entre los cubanos y las organizaciones estadounidenses, por los efectos directos del bloqueo.

El hecho de que, hasta ahora, fuese necesario para los nacidos en la Isla presentar una residencia alternativa en un tercer país, fue aprovechado por los traficantes, quienes corrían con la operación a cambio de una buena suma de dinero.

Si realmente las autoridades floridanas y la MLB quisiesen erradicar este eslabón impostado a la cadena lógica de contratación, bastaría con respaldar la conocidaBaseball Diplomacy Act, presentada desde 2005 en la 109 sesión del Congreso por José Serrano, representante demócrata por New York.

Entonces, dicha acta no fue considerada por el Congreso, mas el 4 de enero del 2013 —en la sesión 113 de la Cámara de Representantes— y bajo el rótulo de H.R.215 – Baseball Diplomacy Act, el propio Serrano volvió a presentarla. Su propuesta es obviar las restricciones impuestas por el embargo económico en este sector, para facilitar la presencia de jugadores cubanos en la MLB, bajo las mismas condiciones que el resto de los extranjeros.

Un escenario de normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba dejaría sin sentido la legislación que el señor Scott ha rubricado hace pocas horas, puesto que no es más que una variación de la melodía. Pero no es para ese escenario que trabaja ese gabinete. La pregunta de Manfred sigue sin ser resuelta esta vez: ¿hay alguna diferencia entre el tráfico (de personas) a Estados Unidos y el tráfico a México?

Tomado de: Progreso Semanal

c3a1lvaro-fernc3a1ndez1-640x480Por: Arnaldo Mirabal

Desde hace algún tiempo, un diario digital radicado al sur de La Florida va ganando adeptos entre los cubanos de la isla que  acceden a las redes sociales. Con un periodismo fresco y oportuno Progreso Semanal refleja la realidad cubana, en ocasiones, con más veracidad y franqueza que los propios medios que circulan en Cuba.

Con el deseo de conocer más sobre las interioridades de este sitio contactamos con su editor Álvaro Fernández. En un diálogo franco, mediante correo electrónico, la conversación fue más allá de las rutinas productivas de este diario, y abarcó también las relaciones de la isla caribeña  con su vecino del Norte, la extrema derecha de Miami, el periodismo en ambas orillas, el decisivo papel de la juventud, entre otras muchas cuestiones,  útiles para patentizar que Álvaro Fernández y Progreso Semanal se encuentran suficientemente conectados con el día a día del cubano.

Para beneplácito nuestro, constatamos que el pensamiento claro y sincero y el respeto a la soberanía de nuestro país desde hace mucho progresa en Miami, tendencia que más temprano que tarde prevalecerá sobre el odio de una minoría cada vez más arrinconada.

 -Primero que todo: ¿quién fue Francisco G. Aruca?, ¿por qué usted afirmó tras su fallecimiento en el 2013, que durante años él ayudó a cambiar positivamente el paisaje político de Miami?

-Bueno, necesitaría más de una entrevista para explicar quién era Aruca. Él fue un hombre complejo y generoso con muchas aristas, algunas desconocidas para la mayor parte del público. En mi caso, repetiré lo que he dicho públicamente: él fue mucho más que un amigo, un hermano, un mentor… fue todas esas cosas para mí.

“En cuanto a Progreso Weekly/Semanal, Aruca fue su fundador. La persona que a fines de la década de 1990 previó esta publicación exitosa y decidió hacerla realidad a través de un medio del cual, con toda honestidad, sabía muy poco. Aún así él previó que era el camino a tomar. Sintió que era el camino del futuro”.

“Él pensó Progreso Semanal/Weekly como el próximo paso de su ya muy exitoso programa de radio. Es interesante saber que él siempre me decía que Progreso era nuestro más importante producto, aún más importante que su programa. Y ahora, después de su fallecimiento, puedo comprender lo que estaba tratando de decirme. Por medio de Progreso Semanal/Weekly, la voz de Aruca, muchos de sus pensamientos y deseos, continúan viviendo y resonando”.

“En cuanto a cambiar a Miami y sus opiniones políticas, he dicho en el pasado lo siguiente y lo reitero: Francisco Aruca fue con toda probabilidad el individuo más influyente, o al menos uno de los más influyentes, en lo que se refiere al pensamiento político en Miami durante la década de 1990. Cambió nuestro panorama con sus ideas y su voz”.

Entrando ahora en el tema en cuestión: ¿Qué es Progreso Semanal? ¿Un medio de prensa radicado en Miami para informar sobre Cuba? Hábleme de los orígenes de este sitio digital.

Progreso Semanal/Weekly es una revista digital, bilingüe –español e inglés-, con sede en Miami y con una corresponsalía en La Habana, una de las primeras, al menos en lo que se refiere a los medios del sur de la Florida.

“Desde que comenzamos siempre ha sido nuestra misión enfrentarnos al status quo. Y ese estado de cosas en este campo gira alrededor de las noticias que emanan de The Miami Herald. Ellos nunca lo admitirán, pero sabemos de buena tinta que durante más de una década el Herald a menudo ha tenido que reportar noticias que ellos hubieran preferido ocultarle al público, en especial cuando tratan de Cuba, debido a Progreso Semanal/Weekly, y con anterioridad, debido al programa de radio de Aruca”.

“Mire, una de las columnas más exitosas al inicio de Progreso… se llamaba Detector de Tretas. Semanalmente publicábamos artículos que aparecían en The Miami Herald y en El Nuevo Herald, uno junto al otro, y los comparábamos. A los mismos artículos a veces les faltaba una línea o una cita en uno o en el otro, o incluso hasta un párrafo, que cambiaban el sentido del artículo. El razonamiento del Herald era evidente: informar de las noticias a mercados que hablaban diferentes idiomas, pero dándoles un sesgo para adaptarlas al gusto de esos mercados. Divide y vencerás… al mercado, dándole la misma noticia con diferentes significados”.

“Surgimos como un semanario, pero en la actualidad, aunque mantenemos el nombre estamos actualizando nuestro producto sobre una base diaria, y a veces por horas. ¿Por qué es esto importante? ¿Y por qué la necesidad de la rapidez? Por algunas de las mismas razones por las que publicábamos el Detector de Tretas. Si somos los primeros en publicar una noticia, se les dificulta a los medios de Miami darle un sesgo, como sucedía a menudo en años anteriores. Cuando se es el primero en reportar algo, establecemos el tono de la noticia, y a menudo la forma de interpretarla. Y cuando uno es honesto, como lo somos nosotros, eso es importante en el mundo de las noticias.

En los últimos tiempos Progreso Semanal se ha convertido para muchos cubanos de la isla en un referente del ejercicio del periodismo, ¿a qué usted cree que se deba?

balsero-crisis-cubaPor: Yasel Toledo Garnache

La ficción como tal no existe, incluso los hechos

más fantasiosos tienen mucho de realidad

Lo haces bien, dice con un tono que revela la rara mezcla de satisfacción y tristeza. Pone la colilla del cigarro en el cenicero, y expulsa el humo agazapado en sus entrañas de forma lenta, como si lo saboreara o quisiera que no acabara nunca, como si fuera la frontera entre el placer del sexo y los problemas.

Sentado sobre la cama, se pregunta por qué está allí. Mira al mar a través de la ventana, parece tan cerca que cree sentir el olor a salitre. Piensa que después del sexo esa es la mejor sensación del mundo.

-¡Coño! Maiquel, ¿te vas a poner sentimental otra vez?, le pregunta Claudia todavía desnuda y sudada.

-No me jodas.

-Yo esperaba más de ti.

-No me gusta que me prueben. ¿Qué carajo querías, que no me viniera nunca o que te apuñaleara y me llevara todo lo que tienes en este cuarto de mierda?

-Que no fueras tan flojo y te dejaras de lloriqueos.