Lo que debilita a Cuba es la confusión, es llamar revolucionario a lo que no lo es, de la misma forma que nos debilitó en el pasado llamar contrarrevolucionario a lo que no lo fue

Podemos convertir las redes sociales, la blogosfera y los medios de prensa en una universidad colectiva donde se coincida y discrepe a fuerza de pensamiento. O podemos promover linchamientos mediáticos que no tardarán en llegar al mundo físico. Somos mejores que eso.

Por: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu) ¿Cómo se escribe sobre algo que ha definido tu vida desde que naciste? […]

Fernando Ravsberg durante un encuentro con miembros de La Joven Cuba

ENTREVISTA A FERNANDO RAVSBERG (*)

Por Joseba Macías (**)

Dos décadas trabajando como periodista extranjero en Cuba dan para mucho. El uruguayo Fernando Ravsberg (1957), actual corresponsal de la BBC en la Isla, trata de acercar al resto del mundo la verdadera realidad de la Revolución en estos tiempos de cambios y transformaciones.

Admirado por unos, rechazado por otros, sus crónicas desde la cotidianidad caribeña no dejan indiferente a nadie. Con él estuvimos una larga tarde-noche de tertulia y café en su casa de La Habana charlando en torno a cuestiones tan diversas como el periodismo en Cuba, la situación económica o el futuro político inmediato de la Revolución. Ravsberg habla claro y directo: “Aquí hay una burocracia corrupta a la que no le interesa el socialismo”.

– Llevas veinte años en Cuba, Fernando, en tareas de periodista. Creo que tu primer trabajo fue con la radiotelevisión sueca Sí, así es. Me enviaron porque entonces en todo el mundo se consideraba que la caída de Fidel Castro era inminente. Además, las expectativas de los medios de comunicación occidentales eran que ese cambio de gobierno iba a ser, sin duda, violento.

Yo había vivido el final de Pinochet en Chile, había estado en Perú en los años de Sendero Luminoso, había trabajado en Centroamérica… Tenía una cierta experiencia y por eso me propusieron venir a la Isla. En cuanto llegué, pude ver enseguida que lo que aquí ocurría no tenía nada que ver con la visión que nosotros teníamos en Europa.

Recuerdo bien una conversación que tuve con mi jefe en la que él me hablaba de la toma de las embajadas en La Habana. “Es verdad” –le dije–, “dentro de la embajada de España hay ahora mismo veinte personas en señal de protesta… Y a 50 metros está pasando el Carnaval en el que están participando como unos 300.000 cubanos bailando y tomando cerveza. ¿Cuál es la verdadera Cuba?” Yo, realmente, no

«Ladran,Blogueros, señal de que cabalgamos»

Por: Osmany Sánchez

Mucha polémica se ha generado alrededor del Encuentro de Blogueros Cubanos en Revolución o BlogazoxCuba que se realizó en la Universidad de Matanzas la pasada semana. He seguido los post escritos sobre el encuentro y ya Harold y Roberto dieron sus impresiones.

No pensaba escribir sobre el tema, en realidad ya me aburre el tema, pues los que promueven la polémica son los mismos que se comportan como el personaje de Gocha en los muñequitos de Banner y Flappy ¿Se acuerdan?. La frase preferida de Gocha era “Me opongo” y la aplicaba en todo momento, no importaba lo que se estuviera discutiendo. Los Gochas modernos se “oponen” a todo lo que se haga en Cuba desde una posición genuinamente revolucionaria.

Hace apenas unas horas salió un post de Fernando Ravsberg donde también se aborda el BlogazoxCuba. Cuenta  Ravsberg que a él le pareció buena la idea cuando se enteró del encuentro, pero que le preocupó que intentaran “organizarnos” y que termináramos siendo la prensa nacional  en su “su versión digital, igual de monocorde, acrítica y simplona”

Dice Ravsberg además que le dio mala espina saber que se creó una comisión para “excluir internautas” y los criterios de selección fueran “tan estrechos que dejaron fuera a Yasmín y

LJC entrevista a Fernando Ravsberg

Por: Harold Cárdenas Lema

Fernando Ravsberg es un corresponsal de la BBC en Cuba, uruguayo de nacimiento, lleva más de 20 años viviendo en nuestro país y compartiendo así de nuestras suertes y desgracias. Hace unas semanas le hice la entrevista que les muestro a continuación.

En un clima muy informal me cuenta un poco de sí mismo, “me siento latinoamericano y periodista, a pesar de que realmente lo que más me importa es mi familia. Me veo como un trabajador de la palabra, una persona que más que una profesión ejerce un oficio”.

Este encuentro lo habíamos concertado desde hace varios meses atrás y se sentía como una asignatura pendiente, además de su estatus de periodista en la Isla Fernando tiene su blog Cartas desde Cuba, donde comenta sus opiniones sobre nuestra realidad. Ese día se imponía preguntarle qué significa Cuba para él, y responde que “son los cubanos, la gente, con la que me llevo muy bien y me siento como en casa. De hecho, en este momento es el país del mundo en el que más años he vivido, más que en Uruguay incluso. Es un lugar que extraño y si paso mucho tiempo fuera me entran ganas de regresar”.

Por: Fernando Ravsberg

tomado de: http://www.bbc.co.uk/blogs/mundo/cartas_desde_cuba/2009/10/la_plaga.html

Acabo de leer el «Informe Global sobre la Corrupción 2009» (IGC) realizado por la organización Transparencia Internacional. Los datos son mundiales y se basan en estudios, análisis y encuestas en 180 países, entre ellos los de América Latina.

Como una plaga que lo destruye todo, la corrupción desprestigia partidos y parlamentos debido a que «las compañías que actúan en colusión con políticos y funcionarios corruptos habrían pagado sobornos por un total de hasta US$40.000 millones».

Y lo peor de todo es que «son los ciudadanos quienes pagan el costo: los casi 300 cárteles privados internacionales descubiertos entre 1990 y 2005 aplicaron a sus consumidores sobreprecios por US$300.000 millones», según denuncia el IGC.

En América Latina los países donde se percibe más corrupción, en orden de gravedad, son: Haití, Venezuela, Ecuador, Paraguay, Nicaragua, Honduras, Argentina, Bolivia, República Dominicana, Guatemala, Jamaica, Brasil, México, Perú y Colombia.

Por Eduardo

Como todos los años, ayer 17 de julio de 2011, tercer domingo del mes que corre, Cuba celebró su tradicional “Día de los niños”. Mi hijo, que aunque espigado, por su edad de trece años, todavía clasifica para la celebración, se levantó un poco tarde. En la noche del sábado salió con su primo, y varios amiguitas y amiguitas de la cuadra, a las fiestas del Parque René Fraga. Los adolescentes matanceros de su edad, se reúnen en esa bella instalación, situada en uno de los sitios más elevados de la geografía de la ciudad, para bailar y compartir con sus amigos. Es una especie de discoteca al aire libre, donde nuestros muchachos practican una sana recreación. Parten de todos los barrios de la “Gentil Yucayo” a la hora que termina la novela brasileña, y regresan en horas de la madrugada. Mi niño, todas las semanas está de vuelta en casa a eso de las 2.00 AM.

Su mamá y yo planificamos de nuestro salario unos 100 pesos cubanos, para que tenga dinero cuando sale por la noche, a razón de 25 pesos por salida. Este sábado solo gastó un peso, cuando montaron él y sus amigos, una guagua para el regreso. Ellos forman parte de una adolescencia y una niñez muy sanas, que disfrutan el hecho de vivir en una sociedad con los más bajos índices de violencia, abuso sexual, criminalidad, alcoholismo y drogadicción de este hemisferio.