Las noticias llegan por memorias flash

Por  Sayli Sosa Barceló

Por falta de tiempo o de ganas, o de las dos juntas, no soy aficionada a perseguir programas extranjeros y chismes digitales, de esos que viajan en memorias flash de una punta a la otra dela Isla.Sin embargo, de vez en cuando, caen en mis manos, sin yo pretenderlo, algunos de estos “materiales” y un poco por morbo, y otro por información, los veo.

La más reciente “noticia” llegó en forma de fotografías, un compendio de imágenes que supuestamente corresponden a la lujosa residencia de un gerente o director de una fábrica de compotas en La Habana, acusado por corrupción.

He dicho supuestamente porque, como es habitual en este tipo de casos, a estas alturas todavía no existe información oficial, y no se puede apreciar más allá del rumor compartido y la especulación.

No obstante, daré por cierto lo que me han dicho y me escudaré en la sabiduría popular que asegura que cuando el río suena, piedras trae, porque en definitiva, lo de menos es si es gerente o funcionario, o si esta vez se trata de una fábrica de compotas o de fósforos.

El asunto, en mi opinión, tiene varias