Los empleados de EE.UU. reciben un aumento del 35% en su salario en La Habana

Por: Javier Gómez Sánchez Diariamente uno participa en disímiles conversaciones, dónde se habla de los temas más diversos […]

Por: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com)   Los niños que se formaron en el Período Especial solo conocieron la […]

sociedad2 Por: Gabriela González González

Período especial. Sinónimo de una de las más crudas crisis económicas cubanas.Solo dos palabras que desempolvan miles de recuerdos, anécdotas; porque más allá de causas e índices macroeconómicos, cada cubano recuerda su propia aventura hacia la sobrevivencia.

El período especial en tiempo de paz constituyó una estrategia política y económica, trazada por la dirección del país una vez que se previeron las consecuencias de la caída de la URSS y el campo socialista. Desde entonces, dicha frase ha quedado latente en el imaginario popular cubano para denominar esa etapa de carencias y escasez.

Pero un gran amigo sin ser erudito ni académico una vez me expresó:“No deberíamos llamar especial a un período colmado de necesidades, ciertamente especial fue la década de los ochenta. Los años de abundancia en los mercados paralelos, de las confituras y productos al alcance de las mayorías”

El reconocido dramaturgo matancero Ulises Rodríguez Febles expone que quienes vivieron, a finales de la década del 80 del pasado siglo,disfrutaron de beneficios que les hacían más fácil la vida, cosas que se semejaban a sus aspiraciones.

“Conocer las desgarraduras, a las que teníamos que enfrentarnos; que el camino sería largo, lleno de obstáculos, de mutaciones, persiguiendo lo que era, es realmente una tragedia de nuestra generación”, agrega el también investigador.

El período especial llegó como un fantasma aterrador a los hogares cubanos.

Por: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu) En 1926 el científico alemán Werner Heisenberg formuló su famoso principio de incertidumbre […]