Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

Cuanta frustración e impotencia provoca ver cómo una empresa estatal te roba tu dinero y queda impune al respecto. La indignación se multiplica cuando ves que la solución a tu problema existe: tiene un precio en el mercado de la corrupción.

Según la tarifa eléctrica establecida, dos viviendas con un solo contador de electricidad tienen que pagar 10 veces más que si contaran con contadores eléctricos independientes. En tal situación me encuentro en estos momentos, complicándose esto al ver como casi la mitad de mi salario está destinado al pago de la electricidad.

El cinco de febrero del 2014 solicité un contador de electricidad para pagar de forma independiente la electricidad que consumo. En el momento de la solicitud firmamos un contrato las dos partes involucradas, en este quedó establecido que en un máximo de 10 días naturales debía recibir respuesta por parte de la Empresa Eléctrica.

Tuve la paciencia de esperar cuatro meses por la respuesta de dicha empresa. Cuando la situación financiera se me puso negra con pespunte gris no tuve más remedio que salir a buscar respuesta. Solo los lunes es que la comercial de la empresa, atiende a los clientes con quejas. Coincidentemente el lunes 4 de mayo, que fui en busca de una respuestas, la comercial se encontraba en una reunión muy importante y no podía atender a la población. En sustitución envió una emisaria con la encomienda de tomar nota de la situación de cada cliente, para darle así la respuesta oportuna.

Volví el lunes 12 para buscar mi “respuesta oportuna“ pero esta vez la comercial tenía otro problema, mandó otra emisaria. Una vez más, me dice muy amablemente que su función era tomar nota de mi problema y trasmitírselo a la comercial, la cual tiene la responsabilidad de darme una respuesta. Al preguntar por el director de la empresa se me aclara que él no está atendiendo a la población.

Los corruptos del mañana pueden formarse en las aulas hoy ¿cómo cambiar esto?

Por: Jorge Morales

Ya en ese lejano año 2000, el Ministro de Educación Superior en ese entonces luchaba a brazo partido contra el fraude. Recuerdo que los directivos juveniles de la universidad en ese entonces eran los que recibían al ministro y arengaban más acerca del mal, me dolió ser testigo de dos de ellos cometiendo fraudes en su grupo, desde entonces me preocupó esa fachada que proyectaban y aún siento malestar al verlos.

En distintos momentos se ha empleado y se confía en algunos personajillos “probados políticamente” por encima de los técnicamente capacitados, aun cuando muchos de los “probados” solo se han puesto la máscara que han necesitado para seguir escalando y en el momento oportuno, cometer fraudes que van desde el tráfico de influencias hasta delitos económicos. Recientemente Raúl mencionó que para dirigir no se debía pertenecer al Partido sino tener capacidad, ojalá, para eliminar a muchos que fraudulentamente se visten de socialistas y son más capitalistas en actitud que George Soros.

Tengo una compañera que es dirigente política en mi trabajo, es impresionante la habilidad que tiene para no informarse; ni noticiero, ni prensa, ni mesa redonda, ni nada… ella no sabe de nada ni le interesa. Sale en horario laboral  con el mayor orgullo del mundo a las reuniones (esto se hace con el daño en salario a la empresa) y no sabe nada de política, pero aun así ocupa un cargo de dirección en algo tan importante como el Partido, espero que

Por: Roberto G. Peralo

Una vecina acude desesperada a que la auxilie, encontrándose en medio de una situación muy difícil. Con una mirada simplista lo ocurrido parece algo absurdo y hasta risible, pero que es producto de uno de los sistemas de gestión empresarial más esclavizante que he conocido.

La mujer con los ojos hinchados de llorar trae en la mano un celular. Me cuenta que es la única vía de comunicación que tiene con su hija que se encuentra cumpliendo misión internacionalista como colaboradora de la salud. Tienen implantado un sistema de comunicación que la hija todos los días a una hora fija le manda un mensaje y la madre le timbra en señal de que lo recibió.

En esta ocasión la madre recibió el mensaje que le envía su hija pero sin poder timbrarle porque se le había vencido el plazo que establecía la empresa (una vez al mes) para al menos depositar5.00 C.U.C a la cuenta del celular. La situación adquiere un matiz dramático porque la hija al no recibir el siempre esperado timbrado de la madre y sabiendo que el celular tenía dinero suficiente, piensa que a la madre le había pasado algo y comienza a pasar más de 10 mensajes seguidos de desespero y preocupación.

La madre imaginándose el agobio de la hija y sin saber que hacer sale en busca de ayuda para poder mandarle un mensaje a la hija. En este caso no pude ayudarla porque no cuento con celular. Otro vecino rápidamente se ofreció y le enviamos un mensaje a la muchacha.

Nuestra vecina nos dice que cuenta con más de12 C.U.C en el celular, pero con las colas de estos días por las nuevas ofertas de este servicio no podía recargar la cuenta. Perdiendo así el derecho de hacer uso de su celular a pesar de contar con dinero todavía. Más absurdo todavía es que si en el plazo de un mes no recargas su celular. Pierdes la línea así tengas 1 millón de pesos.

Este mecanismo, para mi diabólico, obliga a los usuarios a depositar todos los meses al menos $ 5:00 C.U.C el equivalente a $ 125.00 pesos para no peder la inversión inicial que hiciste al comparar la línea. Traduciendo esto,

En un modelo económico como el cubano, lo principal es corregir errores y lograr la eficiencia, en este sentido están encaminados los lineamientos de la política económica nacional.

Por: Ricardo Torres Pérez (Profesor. Centro de Estudios de la Economía Cubana, Universidad de La Habana)

 

Introducción

 

Los procesos de cambio social son dilatados y en nuestro caso soportan la pesada carga de una herencia prolongada por demasiado tiempo, que ha limitado la capacidad efectiva del Estado de promover una agenda de desarrollo, en tanto las crisis recurrentes desviaron continuamente la atención hacia los aspectos coyunturales. La superación de las deformaciones estructurales de una economía es un proceso esencialmente de largo plazo, que no tiene lugar espontáneamente sino que requiere liderazgo, estrategia y capacidad de ajuste a los cambios del entorno.

 

Esta breve reflexión tiene como objetivo ilustrar de forma sintética, cuáles son algunos de los problemas más importantes que tiene que atender el país si aspira a enrumbarse por una ruta de desarrollo económico, y examinar la forma en que estos se recogen dentro de la propuesta actual de actualización del modelo económico cubano.