Necesitamos dirigentes que nazcan del pueblo… y regresen a él cuando concluyan sus mandatos

Por: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com)   Cuba: isla donde los periodistas hacen parte del trabajo de los políticos, […]

Por: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com)   En Cuba existen muchos prejuicios, algunos de ellos han provocado que nuestros […]

Por: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com) En Cuba existe una ley no escrita sobre los medios y los límites […]

Por: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com) ¿Cuán diferente es Cuba de los otros proyectos socialistas nacidos en el siglo […]

politica-cubaPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

Hace 2300 años Aristóteles escribió que el hombre es un zoon politikon, un animal político en toda su expresión, y tenía razón. Desde la antigua Atenas hasta ahora, los funcionarios públicos necesitan del respaldo popular para su gestión, necesitan hacer política porque ella es la que crea el consenso que los legitima en el poder. Por su parte los ciudadanos tienen el derecho de participar activamente en la política, tiene sentido si tenemos en cuenta que las decisiones que se toman en este campo influyen directamente en sus vidas. Desde la antigüedad hasta ahora ha sido necesario hacer política a todos los niveles.

Con el triunfo de la Revolución Cubana, en pocos años se cumplieron las promesas que cinco décadas de República no habían podido satisfacer y esto dotó al nuevo Estado revolucionario de una autoridad moral inédita en la historia nacional, el consenso político estaba construido sobre bases sólidas. Este pudo mantenerse durante mucho tiempo gracias al magnetismo de Fidel Castro y sus métodos de dirección, incluso durante el Período Especial la ideología nacional resistió los embates provocados por la necesidad. La política se hacía a diario y se personificaba principalmente en la figura del líder, esto traía consigo varios problemas pero estos no se harían tan evidentes hasta su salida de la política oficial.

sembrando papa matanzasPor: Arnaldo Mirabal

-¿Esas personas de allá son obreros?- le pregunté a un directivo en un reciente recorrido por una empresa agropecuaria, al divisar a lo lejos un grupo de individuos que se hallaban en un campo de papa.

-No sé, deben ser unos viejitos de por ahí que a veces vienen a recoger el rastrojo de la cosecha-me respondió sin titubear el compañero.

A mí me extrañó mucho la respuesta, porque no estábamos en época de recogida. Además, las personas se hallaban en el interior de un naciente campo de papa. Ante mi resolución de acercarme, pude apreciar la incomodidad en el rostro del señor directivo.

-¿No serán obreros?-insistí.

-Lo dudo, no me parecen conocidos-respondió él.

-Están muy lejos, si nos acercamos más…

El compañero me interrumpió, y trató de hacerme desistir alegando la humedad de la tierra y mis zapatos blancos. Ante mi persistencia no le quedó más remedio que reconocer finalmente que eran obreros de su empresa.

Yo estaba contrariado con mi visita, porque el susodicho no me perdía pie ni pisada. Soy de la opinión que quien desee sentir el pulso de cualquier entidad, debe conversar con los trabajadores. Tarea que en ocasiones se dificultad, ya que algunos jefes evitan el contacto de sus subordinados con los periodistas.

Por: Yeilén Delgado ¿Cuándo y cómo habrá comenzado a llamárseles cuadros a los dirigentes en Cuba? No lo […]