rene gonzalez-entrevistaPor: Martín Granovsky (martin.granovsky@gmail.com)

Empezó a cumplir con la misión que le encargó el gobierno cubano al robar un avión en Cuba. Hasta el comienzo fue clandestino y ni su familia sabía que volaría a Miami para meterse en las organizaciones que buscaban montar acciones agresivas contra su país. Condenado a 15 años, es el único de Los Cinco que fue liberado. Aquí cuenta su historia.

De mañana en una casa de La Habana, una ciudad inundada por especialistas que participan del congreso Universidad 2014 y por editores y escritores invitados a la Feria del Libro. El tipo con altura de basquetbolista que antes de la entrevista conversa con uno de los especialistas, Pablo Gentili, el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, luce tranquilo. Es uno de los cinco cubanos que fueron procesados en Estados Unidos luego de infiltrarse en Miami para buscar información sobre los grupos violentos contrarios al gobierno de Fidel Castro. René González es el único de Los Cinco que está libre. Los otros siguen presos.

–Me gustaría una definición de Los Cinco a cargo de uno de ellos.

–Primero que todo, somos cubanos comunes. Somos hijos de un país que, como nosotros, ha tenido a muchos hijos. Crecimos bajo la amenaza del terrorismo, presenciando cómo se imponía sobre Cuba la muerte, desde Miami específicamente. Tuvimos que participar en entierros de compatriotas que habían sido asesinados por bandas terroristas establecidas en Miami con el apoyo del gobierno norteamericano. Y como cubanos se nos pidió que nos infiltráramos en esos grupos. Dijimos que sí y lo hicimos.

PilónCuba

Julio César Pérez Verdecia (julio.verdecia@umcc.cu)
Amurallado tras la Sierra Maestra nació Pilón. Pueblito que desde sus inicios en 1902, respiró por las siete chimeneas del central Cape Cruz. Con la Revolución el pueblo tuvo lo que tenía que tener, pero al pasar de los años perdió lamentablemente mucho de todo lo logrado.

Con el triunfo revolucionario, vio la alfabetización con ojos de luz, como vio feliz la construcción del primer complejo deportivo de montaña, y años más tarde la de un moderno hospital, una flamante sala de rehabilitación y una policlínica integral, sin contar las muchas casas de médicos de la familia desplegadas por los barrios.

Suma en la lista una cooperativa pesquera nacida al unísono de una comunidad para los pescadores que laboraban en ella, junto a seis edificios comunitarios. Así, año tras año el pueblo adquiriría una nueva dimensión.

El Órgano del Poder Popular entre 1970 y 1988 promovió desde lo local la construcción de una fábrica de mosaicos, una de bloques, una lavadora de arena, una moledora de piedra con su cantera, una ladrillera con capacidad productiva de un millón anual de unidades y una planta de asfalto.

Se acondicionó además, la playa de arena blanca de Punta de Hicacos para uso de los naturales, así como la construcción por estrategia nacional de dos hoteles y una villa para fines turísticos.

Ya lo decía el Guerrillero Heroico, algunos lo escucharon, otros no…

Por: Roberto Pérez

 (Anotaciones sobre algunos aspectos de la institucionalidad del país y de diversos temas de la economía cubana)

“…Marx descubrió la ley del desarrollo humano:
el hecho tan sencillo pero oculto hasta él bajo la maleza ideológica,
de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, vestirse, tener un techo
antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión..”
Federico Engels, 17 de marzo de 1883 ante la tumba de Carlos Marx

Socialismo es transformación dialéctica de la sociedad

El nivel educacional adquirido durante el proceso revolucionario y el espíritu emprendedor del cubano es capaz de generar una fuerte actividad creadora a pesar de las numerosas dificultades objetivas (bloqueo en primer plano) y subjetivas existentes en estos momentos. La cultura política adquirida en estos 52 años, la capacidad de discutir, discrepar, criticar, son fortalezas adquiridas por nuestra población que deben aprovecharse al máximo para alentar a una mayor participación de los colectivos y los ciudadanos individualmente en el desarrollo de la economía cubana y en la toma de decisiones a los diferentes niveles.

Teniendo esto en cuenta, son preocupantes las actuales dificultades para vincular los proyectos sociales con muchos de los proyectos personales de los integrantes de nuestra sociedad. Estas dificultades han generado una brecha en la misma medida en que la vida personal y familiar se contrapone (por las dificultades del día a día) con la generalización social de las virtudes y beneficios que hemos alcanzado con nuestro gran proyecto social-estratégico.

Este gran proyecto cuenta con un sólido consenso ciudadano en un amplio conjunto de temas de la política internacional y del bienestar de la sociedad cubana como posiblemente no lo haya alcanzado ningún otro pueblo en el mundo en lo referente al amor a la patria y el arraigo a la nacionalidad, la salud, la educación, la cultura …, pero estos elementos no cubren una buena parte de las necesidades materiales primarias y de los deseos de desarrollo individual de las personas, lo que hoy frustra en cierta medida la armonía que debe existir entre lo social y lo individual.

Por: Jorge Gómez Barata (periodista cubano)

Las universidades cubanas no son la excepción en el atraso que sufre la educación superior latinoamericana.

 En ningún lugar se concentra tanto el conocimiento ni conviven saberes tan diversos y profundos como en las universidades. Durante el período colonial se fundaron en el Nuevo Mundo unas 40 universidades, las de Santo Domingo, Lima y México fueron las primeras. Luego se han creado más de tres mil. Una de ellas Harvard (1636) es la mejor del mundo.

 En Latinoamérica, no obstante una larga tradición académica, como consecuencia de brutales deformaciones estructurales, algo tan vital para el progreso como una educación universitaria de calidad tiene que ser peleada por estudiantes y profesores que son reprimidos y tratados como subversivos. La anécdota chilena evidencia la ignorancia de las elites políticas vernáculas y explica por qué según datos acopiados entre 13.388 académicos de 131 países, entre las 100 mejores universidades del mundo no figura ninguna latinoamericana y hay sólo cinco entre las primeras 500.

 Al margen de sus significados políticos y sociales, las jornadas de lucha protagonizadas por los estudiantes chilenos que reclaman una educación pública y de calidad revelan, no sólo un lado feo del neoliberalismo, sino también una carencia de los programas desarrollistas de los gobiernos latinoamericanos que se ocupan poco e invierten menos en estudios universitarios avanzados, investigación científica e innovación tecnológica.

Niños hambrientos

Por José Julián
Antes de comenzar mi nuevo artículo quisiera, como muchos de nosotros ya lo ha hecho, desnudar de apodos mi nombre y lanzarme al ruedo con toda la entereza y responsabilidad que acarrea “dar la cara”. Me enorgullezco de llamarme Gabriel, resulta para mí un nombre mágico y muy especial. Torres Rodríguez son mis apellidos y tengo 21 años, estudio en el 3er año de la Licenciatura en Periodismo y creo que este espacio nos ha hecho mejores a todos. Estoy muy orgulloso de pertenecer al team de La Joven Cuba.
Ahora sí viene lo bueno. Nuestro país a pesar de ser vilipendiado constantemente se precia de ser en el Mundo, uno de los países con más alto desarrollo social y humano. No obstante la crisis económica-financiera, los efectos del bloqueo impuesto por los Estados Unidos de América y nuestros problemas internos esta Isla tiene prácticamente cumplidas las metas del milenio propuestas por la Organización de las Naciones Unidas para el año 2015.