Por: Greter Torres Vázquez.

Hace algunos días en el periódico vi un chiste de humor gráfico donde una persona le preguntaba a otra: “¿Cuál es la bola que mas daño hace?”, refiriéndose luego a diversas bolas en el argot beisbolero, a lo que la otra persona le responde: “La de la calle.”

¿Cuántas veces no habremos creído a pie juntillas que cuanto chisme y rumor que nos sea contado es cierto? Da risa (o pavor) escuchar como la mayoría de la población se deja embaucar de esa manera, como si fuesen niños, lo que está muy difícil, porque actualmente, ni a los niños se les pueden engañar (algunas veces si, otras no).

Después de la visita a Cuba del Santo Padre Benedicto XVI, un chisme, perdón, una bola comenzó a rodar en las calles. Se hablaba fundamentalmente de que iba a bajar la tasa de cambio de la moneda libremente convertible (CUC). Se oía comentar por doquier: “para cuando el Papa se vaya bajaran el CUC a 12, me lo dijo Fulana que está en Venezuela”, “claro que lo van a bajar, me dijo Mengano que lo pondrán a 17…” y otros mas por el estilo.

Visto esto uno se dice ¿de dónde sacan la información?, debe de ser de un correo del extranjero o porque el vendedor “ilegal” (o no tanto) de dólares se lo dijo, de aquellos que día por día son fijos en los alrededores de la casa de cambio CADECA, haciéndoles mas caso a esas