portada-cubaperiodistas-upec-cubaPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

El lunes 26 de mayo de 2014 el sitio oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) publicó una nota donde informaba los resultados de una investigación realizada sobre un lamentable acto de violencia policial. Este “caso” fue denunciado en La Joven Cuba con anterioridad y finalmente podemos hacer balance de lo sucedido. Vayamos por partes.

Comienzo destacando los resultados de la comisión de trabajo que estudió el tema y aplaudo lo publicado en la nota. En todo caso me hubiera gustado saber cuestiones tales como: ¿qué medidas se tomarán con los responsables? ¿Quién cometió la alteración del orden público: las fuerzas del orden o la afición matancera? Estos son algunos cabos sueltos pero no demeritan el trabajo de una comisión que se nota fue serio. Un último detalle al respecto, la próxima vez deberían publicar una nota aclarando que el tema está en proceso de investigación para no dar una imagen de pasividad, hace tiempo aprendí que no se trata solo der ser sino también hay que parecer.

El modelo de prensa cubano nació en el

El Evento de Blogueros Cubanos será un buen momento para debatir sobre la realidad cubana y las Redes Sociales.

Por: Osmany Sánchez

Son muchos los blogs que han surgido desde el interior de Cuba en los últimos años, unos son actualizados desde hoteles, financiados con “premios” y “ayudas” o desde sedes diplomáticas “amigas”. Estos solo publican contenidos contrarios a la Revolución a la que no le reconocen nada positivo, solo ven sus manchas y la mayoría de las veces se las inventan.

No me quiero referir a esos blogueros, en ellos no pierdo mí tiempo. Quiero dar mi opinión sobre los blogueros que están involucrados y comprometidos en el proceso de actualización del proceso revolucionario.

El jueves comienza el evento de blogueros en la Universidad de Matanzas y tendré la oportunidad de hablar de este tema, ahora solo estoy “calentando el brazo”.

En la blogosfera cubana (cubana de verdad) tenemos de todo, desde los que se limitan a la reproducción de artículos de otros medios de prensa hasta los que creen que lo que los autentifica es el lenguaje mordaz que emplean cuando realizan sus críticas.

A veces veo que blogueros “del Interior”

Por: Nelson Lorenzo Rubi

Después de leer las declaraciones de Edmundo García sobre Pablo Milanés, la carta de este a Edmundo y varios artículos publicados en Cubadebate no pude resistirme a escribir estas letras, más como palabras en voz alta que me digo a mi mismo que con la aspiración de compartirlas, aunque tampoco puedo quedarme callado ante el dolor que siento y que sé  que es el mismo que sienten millones de cubanos comunes como yo, no artistas, no dirigentes del Estado o el Partido, pero revolucionarios y pienso también en las varias generaciones de latinoamericanos que han encontrado un asidero a la esperanza con las canciones de Pablito. Para que se me comprenda, tengo 45 años, crecí con la NuevaTrova y mis valores y conciencia social, humana, patriótica, revolucionaria se los debo en parte a  las canciones de ese movimiento, particularmente de Silvio, Vicente y Pablo.

Estoy de acuerdo en que cada quien puede pensar de forma diferente cómo hacer mejor las cosas en esta Cuba nuestra, en que cada cual utilice las armas que tiene a su alcance para luchar porla Patria que nos dio la identidad y la dignidad, que se traten de tender puentes en lugar de quemarlos. Pienso que se puede dialogar incluso con quienes pretenden otras alternativas para nuestro país, pero JAMÁS compartir el mismo aire con quien agrede o aupa la agresión de diferentes formas, de cubanos que viven y trabajan aquí y no es rencor estéril ni orgullo, es dignidad. Radio y TV Martí, por citar un ejemplo son una afrenta para Cuba y no solo para los revolucionarios cubanos, sino para todos los patriotas cubanos, por el odio, la desidia, la mentira, el terror que promueven en nombre del más digno de todos los cubanos, quien con sabias palabras dijo que con los humildes de la tierra su suerte quería echar y no se trata que echar suerte con poderosos sea un crimen, pero sí un reto difícil de enfrentar. Conozco algunos, como los debe conocer Pablo o cualquiera que lea estas palabras, que algún día juntaron su suerte a los más poderosos (económicamente me refiero) y se olvidaron de la suerte de los humildes, que alguna vez también fue la de ellos; creo que eso es lo que le está pasando a Pablito.